¿Las personas cambian o la gente no cambia? ¿Se puede cambiar? ¿Cuándo la gente cambia? ¿Por qué las personas no cambian? ¿Qué es cambiar? ¿Cómo cambiar? Cuando se plantean estas preguntas casi todo el mundo dice… “¡no, no, no, la gente no cambia!, es mejor que cambies tú para que todo cambie”. Lo cual todo sea dicho, es una contradicción, porque, aunque cambies tú, puede que nada cambie a tu alrededor. ¿Entonces? ¿Qué significa cambiar? Todos podemos cambiar, aunque no es menos cierto que hay gente que no sabe cómo cambiar. Que las personas cambien no es sencillo, pero aquí te dejo las claves que te ayudarán a entender mejor cómo cambiar y hacer cambios en la vida.

▷ ¿Las personas cambian?

SÍ, que la gente cambia. Lo digo porque soy el primero que ha cambiado, y mucho. Ahora bien, la pregunta es, ¿cuándo, cómo, qué, dónde y por qué cambia? ¿Cómo cambian las personas? ¿Qué es lo que pasa realmente? ¿Cómo cambio la vida del ser humano? ¿Mejor que no me cambien? Que la gente no cambia es una creencia que merece la pena destronar. Aquí están las reflexiones habituales cuando hay un cambio en la vida:

  • Cuándo: la gente cambia con el tiempo, pero parece que mucha gente tiende a cambiar cuando no queda más remedio. A mí me tocó sufrir un accidente y obviamente me tuve que replantear la vida de cero. Cualquier crisis ofrece un buen momento para el cambio (la palabra crisis significa también oportunidad). He oído muchas veces que existen cambios habituales en la adolescencia (a eso de los 18 años), a los cuarenta y a los sesenta, pues son hitos importantes en la vida de todo ser humano y muchas veces un buen momento para replantearse las cosas. En mi caso, he tenido grandes cambios a mis 16, 24, 29, y 36 años, por mencionar algunas cifras. Y ten cuidado, porque algunas veces las personas cambian cuando ya no te necesitan.
  • Cómo: ¿poco a poco?, ¿lentamente?, ¿uno no cambia a uno lo hacen cambiar? Encuentro que la gente evita el cambio, y no digamos cuando son varios a la vez. Nadie me entiende cuando digo que en varias ocasiones en mi vida he hecho el triplete de cambios estresantes: mudarme, cambiar de trabajo y de relación de pareja (¿quizás tienes una relación tóxica?). A la gente le gusta cambiar poco a poco, y según el grado de madurez, compruebo que algunas personas son receptivas al cambio y otras son puros fósiles.
  • Dónde: buena pregunta… y no se me ocurre mejor respuesta que… ¡dónde te pille!
  • Qué: todavía mejor pregunta. Me gusta pensar que nuestros valores (nuestra materia prima), no suele cambiar, se suele moldear. Pero sí es verdad que muchas veces tenemos ocultas ciertas formas de ser que aparecen con la edad, o que simplemente se apagan. A los que practican la disciplina del coaching les encanta decir que más que cambiar lo que se hace es modelar. Bueno, sobre gustos no hay nada escrito.
  • Por qué (o para qué): aquí viene la pregunta para los expertos en filosofía, pues toca el sentido y propósito del cambio: por qué las personas cambian de actitud. Mi única respuesta es bien sencilla: “el cambio es evolución”, y no evolucionar puede suponer la caída de la especie. Pero claro… quizás haya mucho que debatir al respecto, porque aquí está la esencia para comprender mejor el valor para empezar un cambio, y la motivación y compromiso para no decaer hasta conseguir el resultado deseado.

Es muy fácil pensar que la gente no cambia, pero ahora les invito a meditar cómo eran veinte años atrás. ¿Verdad que han cambiado en muchas cosas? También les invito a pensar cómo eran hace cinco años, ¿verdad que han cambiado alguna cosilla? Por último, me gustaría que se vieran a comienzo del año, ¿alguna cosa ha cambiado su actual manera de vivir? Me temo que sí, que las personas cambian.

Se oye mucho eso de "el tiempo te va cambiando por fuera las personas por dentro", bueno... cada persona es un mundo y muchas veces no puedes cambiar a las personas. Alguno piensa que las personas nunca cambian, pero ¡bienvenido sea el cambio! Las personas cambian, sí, sí, porque las personas cambian con el tiempo.

▷ ¿Cómo conseguir un cambio?

Los componentes principales, que se deben incluir para que gestiones todo cambio de forma efectiva, son un buen objetivo, una clara descripcíón, opciones para el cambio, una fecha de compromiso, un premio y quizás algún tipo de recordatorio. Los cambios en una persona deben ser algo normal, es decir, los cambios es la vida deben ser normales, ¡no andes asustado! ¿Eres de los que dice quiero cambiar? ¿O eres de los realmente te propones un cambio de vida? Los cambios a realizar pueden ser cosas generales cómo cambiar la vida, o cosas más concretas como cambiar algo de nuestra forma de ser, ¡pero no esperes que sean los demás los que decidan cuándo cambias! Los ingredientes con los que debes contar a la hora de realizar un cambio son:

  • Descripción: una frase que detalle el cambio y que deberá resultar lo más concreta, objetiva y medible.
  • Objetivo: la meta deseada. Posteriormente trabajarás otra herramienta, el Gestor de Metas, que servirá para definirla mejor.
  • Escenarios u opciones: normalmente son varias las posibilidades que se pueden aplicar, así que indica las distintas maneras o caminos para conseguir el objetivo. Será necesario que comprendas en cada opción todos los obstáculos y ayudas que puedan aparecer. Más adelante, también trabajarás la herramienta Generador de Perspectivas, que te servirá para analizar en detalle las distintas acciones o tareas a incluir en cada escenario.
  • Fecha: momento en el que te comprometes a tener el cambio finalizado o concluido.
  • Premio: de forma opcional es posible incluir una recompensa que se materializará al conseguir el cambio.
  • Recordatorios: aquellas cosas con las que tendrás presente el objetivo y las distintas tareas marcadas. Por ejemplo, una hoja de papel autoadhesiva o un recordatorio en el teléfono móvil o agenda.

Nada mejor para entender esta herramienta que un ejemplo que he trabajado en algunas sesiones de coaching. Es un ejemplo de mi segundo libro "Autocoaching para despertar".

Supongamos que una persona quiere subir de un seis a un siete su quesito de la salud, y se compromete a mejorar su forma física bajando de 80 a 75 kilos (objetivo concreto y medible), para en cinco meses (fecha determinada) tener el estado físico deseado. Para ello se plantea las siguientes opciones:

  • Asistir a un gimnasio cercano a casa al menos dos veces por semana.
  • Acudir a un dietista e intentar mejorar la alimentación.
  • Rebajar la última comida del día, cenando algo ligero.

Se pesará cada semana, y lo apuntará en un post-it (recordatorio). Cuando consiga su objetivo, se regalará un buen libro (premio). En este caso, podrán ser varias las opciones a seleccionar, pero habitualmente serán exclusivas y será necesario meditar el coste de oportunidad. Para el ejemplo anterior, supón que se selecciona la primera opción, y ahora se enumera el conjunto de acciones que lleven al éxito. Estas serían algunas de las alternativas posibles:

  • Sin contemplar ningún tipo de excusa, salir el martes pronto de la oficina para ir al gimnasio.
  • Reservarme la mañana del domingo para ir a primera hora, y luego disfrutar un poco de la sauna.
  • Hacer un seguimiento del peso cada semana, y comprobar que disminuye de forma progresiva.

Utilizará la agenda personal para apuntar las fechas en las que asistirá al gimnasio (otro recordatorio).

Lo mejor de la vida

Muchas veces no puedes cambiar a las personas... pero ¿ya sabes qué es lo mejor de la vida? ¿O esperas que te cambien?


Con el cambio pensado, hay una pregunta previa, ¿Te organizas bien el tiempo? Casi todo el mundo responde ¡por supuesto que me organizo muy bien! Pero la realidad es que solemos dejar muchas cosas para el último momento. Cuidado con el tiempo, porque algunas veces hasta que no pasa volando, no se valora lo que tienes. Cada vez compruebo más y más la facilidad con la que se posponen las cosas para el último minuto, y como es obvio, el estrés que se genera el hacer todo apurado de tiempo (la procrastinación o el "es que").

Mucha gente necesita estar en la angustia del último minuto para comenzar las tareas… y luego pasa lo que pasa… que muchos detalles salen mal. Por dejar todo para el final, se oye mucho aquello de ¡es que ando muy liado! ¡es que no doy para más! ¡es que tengo mil cosas que hacer! Este tipo de comentarios suelo traducirlos en algo bien sencillo… ¡es que no me te sabes organizar! Ahora bien… cuesta mucho aceptarlo. Algunas veces basta con aceptar y decir un simple "no lo sé".

Mejor empecemos y pongamos manos a la obra con los recordatorios. Hay que incluir en un papel, nota del ordenador, post-it o semejante, una lista con todo lo que tenemos que hacer. Luego poner un orden de mayor a menor importancia. El orden viene marcado con lo que nos aporta beneficio económico/laboral, y no como se suele hacer en muchos casos, con lo que nos apetece. Escucho muchos casos de gente que empieza siempre por lo sencillo, lo que le gusta, y van acumulando las actividades importantes del trabajo para el final, pese a que sea por lo que les pagan. Es importante repetir esto cada semana o cada día, y no tener miedo a ser un poco más organizado.

Es importante ser disciplinado y empezar por lo importante de nuestra lista. Una vez acabado lo básico, ya nos ponemos con el Facebook, el Twitter, el blog, llamar a los amigos, o el ocio que mejor consideremos. Pero desde luego, no empezar por el ocio, y dejar lo importante para el final. El valor clave es la disciplina, ¿se animan a potenciarla? Ahora te doy más consejos en el video de cómo ser más productivo.

Disfruta este video para mejorar en tu cambio y ser más productivo

▷ Más reflexiones en YouTube

▷ Cómo gestionar las perspectivas de un cambio

Cuando desarrollas cualquier cambio, son varias las posibilidades que se te plantean para conseguirlo. Debes ampliar nuevas perspectivas sin limitación alguna, dejando volar tu imaginación, por imposibles que puedan resultar éstas al formularlas. Con la lista en la mano, es el momento de que medites qué ventajas y desventajas tiene cada opción, ¿cuáles son los pros y los contras? ¿Qué consecuencias, buenas y malas, tendrá que ejecutar cada una de las posibilidades de la lista? Siempre se gana y se pierde algo, por más que te niegues a verlo.

Te incluyo ahora un sencillo ejemplo de cómo generar distintos escenarios para un cambio deseado, que sería practicar unas horas más de ocio a la semana, para ser concretos, supongamos tres. Muchas veces improvisas lo primero que te viene a la cabeza, pero ¿realmente es la mejor opción? Es probable que, si meditas durante unos minutos, te ayude a escoger mejor entre todas las posibilidades. Como hemos mencionado anteriormente, debes enumerar los pros y contras de cada escenario, y poner tantas cosas como se te ocurran.

Ten en cuenta que este es sólo un ejemplo simplificado para comprender la herramienta. Cada vez que realices un cambio, y sigas estos pasos, será bueno que enumeres tantas opciones como puedas, y que habitualmente incluyas la de no hacer nada.

Ejemplo de cambio: Practicar tres horas más de ocio a la semana

Escenario 1: Salir con los amigos

Pros (+)
Se hacen nuevos amigos, se potencian los actuales, y se pueden valorar a las personas mejor
Nuevas experiencias

Contras (-)
Habitualmente se suele gastar dinero

Escenario 2: Ver la televisión

Pros (+)
Puedes ver cosas interesantes (aunque parezca un juicio de valor)
Muy barato

Contras (-)
Atonta y fomenta el sedentarismo, que no te cambien.

Escenario 3: Ir al gimnasio

Pros (+)
Mejora nuestra forma física (mejor salud) y mental
Se pueden hacer nuevas amistades

Contras (-)
Requiere constancia. No es fácil el cambio de vida

Escenario 4: No hacer nada

Pros (+)
No hay que pensar, ¡nada cambia! ¡hasta las páginas del libro se vuelven de color amarillo!
Es gratis

Contras (-)
No se consigue el objetivo (se defiende el las personas nunca cambian)
Aumenta la desesperación

En todos los escenarios debe aparecer algún punto a favor y en contra. Muchas veces no es sencillo dar con alguno, pero es importante hacer el esfuerzo, ya que inconscientemente se tiende a no ver problemas en la opción favorita. Cuando se consigue analizar cada escenario, durante un tiempo, se acaban ampliando todos puntos negativos y positivos. Es más fácil ver todos los pros y contras cuando no se está involucrado en el problema, por lo que este es un buen momento para preguntar a un amigo, familiar, o al propio coach.

Una vez finalizado el cuadro de opciones, es el momento de elegir. Si la relación de pros y contras te generan dudas, te costará más elegir el escenario que te permitirá conseguir tu objetivo final. Te guste o no, casi siempre habrá un coste de oportunidad, con las alternativas abandonadas.

▷ ¿En DÓNDE cambiar? ¿Y cuál es el mejor sitio para cambiar? ¿Qué contexto me es favorable?

Hacer cambios en la vida no es tarea fácil y por eso es importante analizar el contexto. ¿Es que en cualquier sitio donde viva puedo conseguir todo lo que me proponga? ¿Es lo mismo vivir en Uruguay, que vivir en Japón, que vivir en el Congo? Hay muchos sitios en donde por más que te apetezca, el cambio puede no tener sentido. Mi conferencia de emprendedores te ayudará a entender este esquema de la importancia de la motivación según el contexto, donde explico este esquema de la motivación según el contexto:

Dónde cambiar - esquema motivación según el contexto - consejos de vida

La realidad es que por muy motivado que te encuentres hay una realidad a tener presente: o estás en el contexto adecuado, o estarás. Entonces, ¿debería emigrar a un sitio mejor? En muchos contextos la gente no cambia, o simplemente las personas ni se plantean cambiar. Usa el sentido común, y piensa con la cabeza, ¿realmente estoy en el sitio adecuado para conseguir lo que me he planteado? ¿Estás con las personas adecuadas? ¿Te alimentan el optimismo? Rodéate de quien te puede ayudar a cambiar, ¿no has visto cómo una persona te puede cambiar la vida? Recuerda también que algunas veces la gente cambia cuando ya no te necesita.

Eres el único responsable de estar donde estás, y si llevas un buen tiempo mal donde estás ahora, ¿de verdad se puede cambiar? Solo hay una forma de empezar a cambiar a mejor… ¡cambiar de contexto! ¡la gente cambia!

▷ Cómo gestionar las metas de un cambio

Todos podemos cambiar, y establecer los objetivos correctamente es crítico para alcanzar el resultado. Es importante que tengas en cuenta las cualidades de una buena meta. Si una meta no es realista, no existe ninguna esperanza, pero si no es desafiante, no hay motivación. La palabra inglesa smart (inteligente) es un buen truco mnemotécnico para recordar las características esenciales de todo objetivo: específicos (Specific), medibles (Measurable), alcanzables (Achievable), realistas (Realistic) y limitados en el tiempo (Time phased). Para comprender mejor nuestro cambio, puedes hacerte las siguientes preguntas:

  • Específicos: ¿sé al detalle lo que deseo lograr? Nada de ambigüedades. Los objetivos serán adecuados y claros si otra persona competente puede alcanzar el mismo objetivo.
  • Medibles: ¿soy capaz de evaluar mi progreso? Recuerda que no podrás conseguir lo que no puedas medir. Debes ser capaz de medir el cumplimiento de tu objetivo, ya sea con un potente ordenador o con un gráfico lleno de chinchetas colgado en la pared.
  • Alcanzables: ¿puedo conseguir el objetivo en mi actual situación? Es recomendable que sea todo un reto (quizás te haga falta evaluarlo en una sesión de coaching), pero tienes que poder conseguirlo con los medios que tienes a tu alcance.
  • Realistas: ¿es el objetivo relevante frente a mi propósito en la vida? No hay que despegar nunca los pies del suelo. Sin duda hay muchas cosas que se pueden hacer, pero es más importante saber si se deben hacer. Antes de que digas aquello de que mi vida es una mierda recuerda proponerte cosas alcanzables.
  • Limitados en el tiempo: ¿qué plazo tengo para completar esta meta? Hay que elaborar una línea del tiempo donde vayan marcadas las etapas para llegar al objetivo.

Las metas deben ser enunciadas de un modo positivo, ya que, de otra forma, centras la atención en lo negativo. Por ejemplo, en vez de decir: "no debo suspender el examen", es más efectivo que afirmar: "quiero aprobar el examen" (uno de esos buenos juicios particulares afirmativos). Es esencial tener en cuenta que sueles conseguir aquello en lo que te concentras. Por ejemplo, si enfocas tu atención en el miedo al fracaso, eso mismo es lo que conseguirás. Hay que centrarse en "lo que quieres" y no en "lo que no quieres". Una forma muy efectiva de cambiar el foco de atención es variando el tipo de preguntas que habitualmente te haces. Para establecer metas expresadas en positivo, pregúntate, ¿qué es lo que quiero? ¿Qué quiero en lugar de lo que tengo? ¿Qué preferiría tener? Cada persona tiene sus gustos.

Los objetivos tangibles como, por ejemplo, quiero un nuevo trabajo o deseo un coche nuevo, etc., son fáciles de especificar. Sin embargo, cuando los objetivos son abstractos o intangibles, como, por ejemplo, quiero mejorar mis relaciones, o quiero ganar más dinero, no resultan tan evidentes. Por tanto, asegúrate de que tu objetivo sea lo más específico posible. Por ejemplo, si tu meta consiste en tener más confianza en ti mismo, significa que puedes hablar en público durante diez minutos sin que te entren sudores fríos y pases la noche anterior sin poder dormir de los nervios. Utiliza preguntas como: ¿qué es exactamente lo que quiero? ¿Puedo describirlo con mayor precisión? ¿Qué veré, oiré y sentiré exactamente cuándo lo alcance? ¿Cuánto tiempo necesito para alcanzarlo? ¿Cuándo quiero alcanzarlo?

Asimismo, es importante definir de antemano algunos indicadores de seguimiento, es decir cómo medir el progreso en la consecución de tus objetivos. Así que decide: ¿cómo voy a medir mi progreso hacia mi objetivo? ¿Con cuánta frecuencia lo mediré? ¿Cuándo y cómo sabré que lo he alcanzado?

Frases me rindo

¿Miedo al fracaso? Me rindo FRASES... para cambiar prueba diferentes palabras.

▷ Cómo gestionar un plan de acción de una meta

Las metas no llevan a ningún lugar sin un plan de acción, porque son éstas las que nos indican los pasos necesarios para alcanzar nuestros objetivos. La esencia de un buen plan de acción es comenzar a partir de una meta a largo plazo. Se empieza estableciendo el resultado que se quiere alcanzar, y luego se van desglosando objetivos intermedios que debemos realizar para llegar a esa meta. Por ejemplo, si tu objetivo es incrementar las ventas en un 20% a finales de año, una forma de crear un plan de acción eficiente sería analizar cuántos nuevos clientes debes captar cada trimestre, cada mes y cada semana para lograr ese objetivo. La idea es desglosar el objetivo final en objetivos intermedios o hitos a lo largo del tiempo... ¡el caso es conseguir la meta y llegar a ser más feliz!

Ten en cuenta que en todo plan de acción deberán aparecer las fechas de cada acción a emprender, así como los indicadores de seguimiento para medir su cumplimiento. Todo empieza con un primer paso. Paso a paso se crea un camino y día a día se crea una vida. No puedes tardar en empezar. Deja la ignorancia a un lado y date una oportunidad.

También es buena opción que pienses en cada objetivo intermedio, que evalúes los distintos riesgos a los que te enfrentas. No siempre sale todo bien, y cuantas más posibilidades hayas meditado de antemano, más preparado estarás para gestionarlas correctamente. En la consecución de las metas, el mayor motivo de estrés viene cuando se afronta la incertidumbre de algo, que no habías previsto inicialmente.

Si en algún paso observamos que existe un riesgo alto que te pueda impedir acabar en el tiempo deseado, puedes prever planes de contingencia para paliarlos, o incluso preparar una contraoferta, para conseguir algo parejo pero que quizá no era el objetivo inicial. El caso es saber siempre gestionar todo con la mayor destreza y sin caer en la desesperación (e intenta ser una persona que cumpla las reglas).


persona

coach trabajo

personas

▷ ¿Por qué la gente no cambia? Las mejores EXCUSAS

¡Las personas nunca cambian! ¡Las personas no cambian! ¡Hay personas que nunca cambiarán! Uno no cambia lo hacen cambiar. Supongo que piensas que hay personas que no cambian. Estás cansado de escuchar eso de cómo cambiar mi vida para bien, y que luego no das el primer paso. También te habrá dicho alguno que... "con el tiempo aprendí que las cosas no se pueden cambiar". Veamos los puntos importantes: ¿quieres excusas para no cambiar? ¡No te preocupes!, te comparto el nuevo excusómetro para espantar a todo el que te quiera molestar. ¡La gente no cambia! ¡Las personas no cambian! Usa estas respuestas como mejor convengas.

Son muy frecuentes las excusas, pero antes de continuar en ese bucle, quizás es el momento de pararte y pedir ayuda para que alguien te muestre cómo cambiar. ¿Te cuesta pedir ayuda? ¿No sabes decir ayúdame? Estamos aprendiendo muchas cosas, o más bien recordando, porque todo estaba ya en nuestra cabecita... aquí tienes otro artículo. ¡Anímate, la gente cambia! Al final hasta lo que parece imposible se puede hacer cuando se intenta.

▷ ¿Y POR QUÉ debería hacer cambios en la vida? Sentido de la vida

Quizás sea bueno entender el sentido de la vida para poder entender por qué deberías cambiar. Nadie puede cambiar a una persona pero alguien puede ser la razón para que una persona cambie. Realmente, ¿qué le da sentido a tu vida? No me respondas con lo primero que te venga a la cabeza, porque no puedes precipitar. Nadie pretende que sepas responder a todo, así que deja de sentirte evaluado.

Interioriza la pregunta. Si no estás seguro, piénsalo en mejor momento. Pero responde con humildad, con franqueza y desde tu interior. No intentes culpar a los demás, ni listes todos los obstáculos del camino. Por favor, por una vez reflexiona de que hay cosas importantes a las que prestar atención, y esta es una de ellas.

Cuando lo sepas, sabrás lo que te nutre de valor para entender cada paso que te lleva a buscar la felicidad o el éxito que consigues después de conseguir cada cambio. ¡Se acabó eso de pensar que la gente no cambia o que las personas no cambian! A esas personas tóxicas que piensan así... ¡ponlas bien lejos!

▷ Post mortem para empezar un nuevo cambio

¿Un nuevo cambio? La gente no cambia suelen decir, pero la realidad es que las personas cambian. ¿Aprendiste de los errores? Cuando comienza un nuevo cambio o una nueva temporada, con la disciplina del coaching podría explicar lo maravilloso de planificarse ese cambio lleno de metas. Visualiza todo lo que puedes conseguir, piensa en los recursos que dispones, y ponte manos a la obra. Comparte los pequeños logros con los compañeros, y verás qué pronto llegas a los objetivos.

Pero seamos prácticos, porque supongo que eso ya lo haces, y es bien sencillo. ¿Seguro? Compartiré la técnica del post mortem, que aprendí como ingeniero, y que aplica en los proyectos. Al terminar un hito importante es necesario tener una reunión con el equipo y evaluar qué funcionó bien y qué funciono mal. Todas las personas, sin limitación alguna, deben compartir sus experiencias, o callarlas para siempre.

Mejor mira las planificaciones de otros cambios. ¿Qué te marcaste que nunca conseguiste? ¿Qué pensaste que ibas a conseguir sin problemas y al final fue todo un sufrimiento? ¿Cuándo pensaste que alcanzarías los éxitos y qué te hizo demorarte tanto? ¿De verdad eres sincero al escribir tus objetivos? ¿Qué límites te marcas gratuitamente que siempre te impiden alcanzar lo que realmente deseas? ¿De verdad estás siendo sincero? Nadie te mira, ¿te atreves a criticarte y ser responsable con tu vida?

Es muy importante reflexionar lo que nos marcamos para el cambio anterior, pero es muy interesante poner la vista atrás, y pensar primero lo que nos hizo fallar nuestras planificaciones pasadas. Será nuestro pequeño secreto para que, por una vez, nos sintamos orgullos de nuestros fracasos y logros.

Es increíble como cambia la gente cuando ya no te necesita. Como suelo decir muchas veces, el caminar se demuestra andando, no diciendo a los demás que se estén quietos. ¿A qué esperas para disfrutar de un nuevo cambio lleno de retos? ¿O vas a seguir en la creencia de que las personas no cambian? ¿O apegado a eso de que las cosas que no puedes cambiar son las que te cambian?

▷ ¿Se puede cambiar? ¿Qué más información debería saber sobre el cambio?

Al final da igual si lo llamas las personas cambian, o las personas no cambian, o la gente no cambia, o una persona puede cambiar, o que la gente puede cambiar, o porque las personas cambian su forma de ser ¡el cambio es posible! ¡la gente cambia! Para eso nada mejor que apoyarte en la infinidad de herramientas que tengo recopiladas. Seguro te interesa trabajar con muchas de ellas:


frases de amor

frases de vida

frases facebook

▷ ¿ALGUNA APP ME PUEDE AYUDAR?

Quizás no lo conocías, pero por fin vas a tener tu asistente personal que te va a ayudar a ver cómo estás, saber lo que quieres en la vida, y a marcarte cambios. ¿A qué esperas para probar la primera APP de la felicidad? (tienes unos meses gratuitos de prueba)

⭐ Además de las frases y reflexiones de Las Personas Cambian o ¿la Gente No Cambia? ⭐ disfruta...

▷ Mejores Frases y Reflexiones para saber los Gustos de una Persona


frases de la vida

quiero ser feliz

gustos de una persona

depresión

 

▷ Lo mejor del Coaching Personal


estudia coaching

coaching historia

ejercicios de coaching

el coaching es una farsa

 

▷ Mejores reflexiones de superación de mis conferencias de motivación


que es la mas

querer es poder

desapego total

 

▷ Reflexiones de Liderazgo y Ejemplos de Poder


incompetente

clases de poder

relaciones toxicas

 

▷ Mejorar en la comunicación para decir la verdad


videos existantes

secretos del marketing

como etiquetar en youtube

 

▷ Reflexiones de enamoramiento con la fórmula del amor


emociones

mierda

valorar a las personas

 

▷ Reflexiones de la vida: las personas cambian


mapa de procesos ejemplos

mejor

el fraude del coaching

 

▷ Emigrar a Uruguay o vivir a Dubai


irse del pais

trabajar en uruguay

como es la vida en dubai