“Yo quiero estar contigo, vivir contigo, bailar contigo, tener contigo una noche loca” te diría Enrique Iglesias, mientras baila en unos parajes de Santo Domingo que lo hacen parecer un país maravilloso. Y lo es… pero encontramos poca gente que lo ponga entre sus países preferidos para vivir.

Uno enciende la televisión y la vida es maravillosa. Todo el mundo con maquillaje, cuerpos esbeltos y viajando por cualquier rincón del mundo. A ratos salen las noticias, donde se advierte la ruina de los políticos, los abusos más indignantes del mundo, o simplemente los últimos fichajes de la temporada deportiva. Entonces aparece alguna película maravillosa que nos devuelve la confianza en un mundo mejor. ¿Pero realmente este mundo es mejor que hace años? Te hacen pensar que sí, ¿o es que tienes dudas? Claro, vives muchos más años, viajas mucho más, tenemos tecnologías que están a nuestro servicio y nos hacen la vida más fácil. ¿Seguro?

Les voy a dar mi opinión personal… al igual que la tecnología nos está haciendo avanzar a pasos exponenciales, nuestra tontería se está viendo incrementada en los últimos años de forma pareja. “El dinero no da la felicidad”, dicen, pero la gente es capaz de traicionar por tener unos pocos de billetes más en su cuenta bancaria. Cuenta bancaria que se traiciona a sí misma porque pertenece a un sistema bancario que compra a toda la sociedad con tal de tener unos pocos de millones más en sus activos. Activos cada día más irreales pues se antojan transacciones electrónicas que un día pueden arruinar a un país porque acumula miles de hipotecas basuras.

Libertad de expresión, qué maravilla. Pero nuestra ceguera se incrementa cuando nos exponemos a noticias manipuladas que nos pueden hacer creer un día que beber dos litros de agua es sano y al día siguiente que es un abuso para el cuerpo. Noticias que nos dirán que los terroristas vienen del estado islámico que intenta invadir el mundo y que a la vez nos hacen ver que el mercado armamentístico, con EEUU a la cabeza, no deja de crear guerras para seguir lanzando misiles. Noticias que un día asustarán con el último mosquito o gripe aviar y al día siguiente nos dirán que la esperanza de vida se mejora con algún producto farmacéutico.

Después te lees el último libro de motivación, y te pones a hacer lo que más te gusta en la vida. ¡A disfrutar la vida con la libertad! Aunque sea una auténtica tontería. Así alguno se dedica a engordar a su novia hasta que pese más de 500 kilos, sin darse cuenta que con eso puede que la esté matando lentamente. Por más absurdo que parezca sale publicado en la prensa, porque hay libertad de expresión. Porque la libertad de las personas es buena.

Además, todo el mundo merece una presunción de inocencia. Porque si no es así nos están quitando un derecho fundamental. Pero sólo un tonto diría que la justicia funciona correctamente, ya que cualquiera sabe que los ricos son capaces de dilatarla hasta que quedan impunes sus faltas. Les graban diciendo que robaban y engañaban de mil formas increíbles. Pero hasta que no se dicte sentencia, tenemos que pensar que son inocentes, aunque tengan millones y millones en un paraíso fiscal. Porque claro, se merece que nos creamos el cuento de que todo es una manipulación.

Que nadie se preocupe… ¡que tenemos democracia y podemos elegir a los candidatos que nos ayudarán a conseguir países mejores! ¡Viva la democracia! Porque los países que no tienen democracia viven aislados y en continuo enfrentamiento. Cuando oigo esto me sonrojo más, porque durante años me he preguntado por la democracia que existía en EEUU al asfixiar a Cuba. A Cuba la podían asfixiar, pero a otros países de Oriente Medio ni los rozaban. ¡Viva la democracia!

Estoy totalmente a favor de la democracia, de disfrutar la vida, de la presunción de inocencia, de la libertad de expresión y si me apuras, del amor para toda la vida que pintan las películas de Walt Disney. Pero el sentido común está desapareciendo del mundo, nadie se está encargando de recuperarlo. Encima cuando intentas cambiar el mundo, te dicen la gigantesca tontería de que cambies tu perspectiva porque así verás todo de forma distinta. Así está mundo, lleno de imbéciles que cambian de perspectivas pero que no se dan cuenta de que el mundo no mejora.

Como dice ahora Enrique Iglesias, “bailemos hasta las diez, hasta que duelan los pies” … porque si pensamos lo que pasa… nos llevamos un susto.

¡Recibe cada nuevo artículo por e-mail!

Incluye tu e-mail y serás el primero en recibir cada nueva entrada (NO SPAM)


GRACIAS POR COMPARTIR: Este contenido se puede compartir donde gustes bajo normas COPYLEFT


Acerca de 

Considerado un experto en felicidad y pionero crecimiento personal y profesional. Colabora numerosas veces en TV, radio o prensa y ha desarrollado la innovadora Tecnología de la Felicidad (miGPSVital y miGPSProfesional), basada en la Metodología Autocoaching. Autor de cuatro libros de crecimiento personal, decenas de artículos. Conferenciasta internacional que no deja indiferente.

Pin It on Pinterest

Share This