¿Cómo saber si voy a un buen coach?

by | Aug 1, 2011 | Coaching | 19 comments

¿Buscas un buen coach? ¿Y cómo saber si vas a un buen coach? ¿Qué define a un buen coach? Algunas personas, habiéndose quedado desempleadas, realizan un curso express y se lanzan a ser coach… pero ya no porque esté de moda, sino por la simple avaricia humana: parece que lo pagan bien. Me recuerda al video Españistan, en donde hace unos años estaban muchos jóvenes dedicándose a la construcción como locos, sacando sueldos de 3.000€ al mes (con aquello de horas extras) y viviendo por encima de sus posibilidades. El ayudar a las personas es una pasión que no todo el mundo tiene, por mucha formación que reciban.

Llevo doce años trabajando en el mercado del coaching, y cada vez estoy más preocupado. Hoy en día buscas en Google España la palabra coaching, y ¡salen 2322 millones de resultados!, y eso me hace recordar cuando en España no llegaban los resultados a un millón. Siempre se dice que el mercado pone a todo el mundo en su lugar, y que si viene un mal pintor por tu casa, y hace una chapuza, pues se busca otro que lo arregle (pasando el primer pintor al grupo de personas “desaconsejadas”). Ahora bien… trabajamos con un coach, que no nos acaba de ayudar, ¿y cómo sabemos qué es bueno?, ¿cómo sabemos qué está haciendo mal su trabajo o es que el cliente no se acaba de comprometer? Vamos, ¿cómo sabemos que un coach es bueno? El daño puede que ya se ha hecho, y las personas no somos una pared.

Pedro, ¿entonces qué me recomiendas para buscar un buen coach? Para empezar hay que distinguir el coaching de la formación, mentoring, consultoría o psicología. Son cosas distintas. He explicado en multitud de veces la diferencia y en la entrevista que os incluyo abajo, podéis comprobar las diferencias. En general, en la formación un profesor nos enseña algo; en la consultoría un consultor nos aconseja algo; en el mentoring, un mentor nos aconseja y acompaña al comienzo de una actividad; y en el psicólogo clínico nos ayuda a superar nuestros obstáculos o traumas. Dicho muy resumidamente.

El coach por tanto no da formación, ni consejos, ni intenta tratar traumas. Al menos de forma estrictica, porque incluso yo en mis sesiones (las pocas que hago), muchas veces hago una mínima parada y aconsejo al cliente algún libro o alguna historia (storry telling), utilizando las mejores técnicas de liderazgo (aunque siempre pidiendo permiso). Entender esto es crítico para saber que muchos de los supuetos coachs, hablan de esquemas y diagramas que han visto en sus formaciones, pero en el fondo, siguen aplicando muchas veces la consultoría.

El coach acompaña al cliente, le deja palpar sus sueños y contrasta con sus intuiciones si la persona está alineada con su proyecto de vida. Comprueba que cada frase que termina funciona con su sentido en la vida, que algunas veces puede cambiar con los años. Se genera una alianza basada en la confianza (y apoyada en un contrato previo de servicios para mayores garantías), que en poco tiempo, se sabe si está generando resultados. Al buen coach le hace falta sólo una sesión para generar un impacto único.

Una conversación con un coach no te dejará que te enrolles en las cosas que te hacen explicar tu situación problemática, irá directo al problema, a lo bloquea, y dejará esas conversaciones para cuando tomes cervezas con tus amigos. El tiempo de la sesión de coaching es un tesoro, y en poco tiempo, se tiene que haber llegado a un compromiso, con tareas que el cliente se lleve a casa para la próxima sesión. Una buena sesión de coaching pasa volando, con un montón de ideas que el cliente tendrá que trabajar durante la semana y con la satisfacción de haber usado el dinero de la sesión en la mejor de las inversiones del mundo.

Además es importante que el coach tenga un lenguaje parecido al nuestro. Nadie dice que tenga que tener una carrera, un MBA, un doctorando, haber trabajado de director general, o tener cinco acreditaciones avaladas por escuelas de coaching. No, no es eso. Pero sí es importante que haya pasado por experiencias (o crisis) que le hagan entender la situación, y sin que la tome para prejuzgarla, sí la utilice para comprender tu vocabulario. En este aspecto, la empatía es un arma importantísima que se acompaña con la escucha, pero es complicado ser empático si no sé de qué me hablan. ¿Se imaginan a un coach deportivo de fútbol que nunca haya jugado al fútbol? Suena más complicado.

Tenemos que ser conscientes de que todos necesitamos ayuda en algún momento, y es importante dar con un coach adecuado. Tampoco tiene sentido la pregunta que me hacen algunas veces de ¿tú tienes un coach?, porque se puede responder que no. En general, yo sí tengo una coach, pero la utilizo cuando la necesito, no por costumbre. Porque si un coach te genera la obligación de verle cada semana, ya estamos en lo de siempre… generando una necesidad, y dejando que el coach no permita al cliente ser dueño de su vida.

Palabras de coach.

Además ahora puedes dar tus primeros pasos en el crecimiento personal y profesional con esta sencilla web: HappinessPlay.es


Seguro te gusta este video donde explico qué es el coaching...


▷ ¿Qué más información debería saber para saber si voy a buen coach?

Para eso nada mejor que apoyarte en la infinidad de ejercicios que tengo recopiladas en esta página de ejercicios de coaching. Seguro te interesa trabajar con muchas de ellas:

⭐ ¿ALGUNA APP ME PUEDE AYUDAR A SER MÁS FELIZ?

Quizás no lo conocías pero por fin vas a tener tu asistente personal que te va a ayudar a ver cómo estás, saber lo que quieres en la vida, y a marcarte cambios. ¿A qué esperas para probarlo? (tienes unos meses gratuitos de prueba)

19 Comments

  1. Buenas noches ! Los vengo a invitar a un curso de Coaching Ontológico muy padre que se imparte en el Camino Real Santa Fe y es una experiencia muy padre pues te brinda herramientas para cambiar de perspectiva y manejar muchas cosas de tu vida. Si quieren mas información mandenme correo jorgeesilvac@hotmail.com ¡Que tengan una excelente noche y tómense el riesgo en verdad vale la pena!

    Reply
  2. Un gran articulo y muy clarificador!
    ENHORABUENA PEDRO! Me encanta tu Blog!
    Ricardo

    Reply
    • Ricardo, ¡muchas gracias por dejar tu comentario! Y muy agradecido si compartes el blog con tus amistades.

      Reply
  3. Como siempre, un placer leerte Pedro. Tan inspirador. Me gustaría aprovechar tu artículo para hacer un guiño a los que, apenas llegando a este mundo del coaching “relativamente tarde”…si lo hacen/hacemos por verdadero amor al prójimo, por ponernos al servicio de los demás con nuestro propio bagaje personal y profesional, en mi caso de veinte años ya.

    Traemos todas aquellas experiencias vividas que nos han hecho más completos como personas, más capaces de estar, ser y escuchar, de acompañar…porque ya una vida adecuadamente aprovechada nos ha permitido estar cómodos con ser invisibles pero útiles.
    Precisamente el tema económico, al menos en España, no parece ser
    un aliciente en este camino. Más bien parece un “pufff, piénsatelo bien”…

    Admiro a todos los que nos habéis abierto el camino con vuestro buen hacer, sois nuestro ejemplo, y como decía antes, inspiración. No todos llegamos a estropearlo 🙂 de eso estoy segura.

    Reply
    • Raquel, muchas gracias por el comentario… ¡y mucho ánimo! queda todo por hacer (y en España ni te cuento).
      Un saludo desde Montevideo.

      Reply
  4. Muchas gracias Pedro por este articulo concuerdo contigo porque para mi el Coaching es una pasion, es un proposito de vida a traves de el cual puedo acompañar a las personas y decirles que si se puede lograr. Un abrazo desde Bolivia.

    Reply
    • Malee, un placer compartir la pasión. Un abrazo.

      Reply
  5. Estimados.
    El coaching y la Psicología difieren en mucho…

    Sin embargo conozco muy buenos Psicólogos-Coaches, Coaches mucho mejores que Psicólogos y viceversa.

    En el debate de Pedro respecto a “Como se conoce un buen Coach” hay conversaciones que son (a mi juicio) tremendamente interesantes al respecto y que dan luces de lo que el coaching significa (desde muchos puntos de vista)

    Lo que si Yo (Juan Carlos Jerez) tengo absolutamente claro es; “lo que NO ES Coaching”.

    * Quien “aconseja”, no es un Coach… Es un consejero.

    * Quien “sabe sabe mucho de un tema en particular” y ofrece su KnowHow, no es un Coach… Es un consultor.

    * Quien hace un “taller” (liderazgo, trabajo en equipo, etc), no es un Coach… Es un facilitador.

    * Quien hace “terapia”, no es un Coach… Es un Psicologo o un terapeuta.

    * Quien le dice a otro “Lo que tu tenís que hacer (chilenismo)…” no es un Coach… Es un amigo.

    Sin embargo un buen Coach también puede ponerse en esos roles. Pero sabe bien que papel está desempeñando. No se confunde, cuando hace coaching hace coaching.

    Y de esto yo estoy convencido.

    Juan Carlos
    jcjerezt@Openfields.cl

    Reply
    • Juan Carlos, muchas gracias por el aporte… ¡gran visión! 😀

      Reply
  6. Estimados… “hay de todo en la viña del señor”.

    Hay una distinción en mi escuela de coaching, que habla de los “dueños de la verdad”.

    Son aquellos que “creyendo legítimamente en lo que creen”, no se dan cuenta que es solo eso “una creencia”, y la enarbolan como una “gran verdad”, imponiéndosela a otros, con vehemencia y con tremendos y muchas veces poderosos argumentos, perdiendo con ello toda posibilidad de hacer los que un buen Coach hace… ESCUCHAR.

    Puedo hablar con propiedad de esta distinción, por que yo fui (y probablemente sigo siendo en algo) “dueño de la verdad”, y para mi fue un gran golpe descubrir que lo que yo creía como “verdad” no era mas que un ángulo muy limitado (producto de mi historia y mi biología) de lo que estaba observando. Mi gran dificultad para certificarme como Coach estuvo acá… Siendo “poseedor de la verdad”, LA ESCUCHA no me era posible, y por lo tanto la herramienta fundamental del Coach, ESCUCHAR AL OTRO, no estaba presente y por lo tanto no hay Coaching.. Es otra cosa.

    Yo distingo y me hago el juicio de un buen Coach, fundamentalmente por su escucha, por como presenta sus juicios, opiniones y también las verdades (desde el concepto ontológico).

    Por el contrario, cada vez que un Coach comienza a imponer su verdad, y a decir lo que está bien o está mal desde su “vara de medición”, mi juicio es que no está siendo Coach.

    Y en este camino del Coach, aprendí que un Coach no “ayuda” a un otro… Cuando “ayudo”, lo hago desde una posición de “superioridad”, colocando al otro “bajo mi poder”. Cada vez que pienso en “ayuda”, veo a un otro esperando que le digan lo que tiene que hacer y al “Ayudador”, con su ego en alto.

    Un Coach está “AL SERVICIO” de otro. No lo toma de la mano para cruzar la calle (ayuda)… Un coach le muestra que él si es capaz cruzar la calle, solo que antes no lo había visto (servicio). Acá el Coach, es un compañero, y su ego es más humilde.

    Por eso es que a mi modo de ver, la disciplina del coaching tiene el poder que tiene, y lo pierde cuando se sale de allí.

    Y esto lo notan los Coachees (Escuela ontológica) o clientes (como le dicen en la ICF).

    Todo lo anterior, desde mi humilde punto de vista, y del cual los que me leen, pueden estar o no de acuerdo…

    Gracias.
    Juan Carlos

    Reply
    • Juan Carlos, muchas gracias por tu comentario… ¡no podría estar más de acuerdo! Un abrazo

      Reply
  7. Hola pedro.

    Me gustó mucho tu reflexión… En Chile es lo mismo, y el problema que estamos viviendo lo coaches es que de alguna manera el problema que levantas está implicando un desprestigio de este arte. Digo arte por que provengo de los coaches ontológicos que estudiamos el coaching como eso.. el “Arte de Coaching Profesional” en las escuelas Newfield.

    Reconozco que existen estilos de coachings de muy buena escuela y calidad, pero también he visto como hoy en muchas partes se vende cualquier taller como “coaching”. sin la participación de ningún coach certificado. Son generalmente psicólogos que han leído un libro o visto un curso por internet y que se dedican a dar consejos y juicios que los delatan como NO Coaches.

    Estoy muy de acuerdo con la distinción de lo que “hace o no” un coach. Y lo mejor de todo, me encantó cuando dices que un coach logra su cometido cuando “le hace falta sólo una sesión para generar un impacto único.”… La cara de coachee se ilumina… Sale viviendo una nueva vida… Es lo poderoso de “un buen coach”… No se necesita más el resto es comercio.

    Hay que dudar de cualquier coach que nos promete resolver el problema… Un buen coach es casi invisible, por que está al lado acompañándonos. Un buen Coach Profesional (y con mayor razón cuando este ha sido psicólogo), esta al SERVICIO de su coachee y lo cuidará de manera, amorosa, estricta y poderosa. . El coach no es “LA” solución al problema… Es alguien que solo nos muestra que existen ventanas abiertas cuando tenemos puertas cerradas.

    Para aquellos que buscan un buen coach… Mírenlo a los ojos… El amor por su trabajo y su pasión por servir (ojo… no por ayudar) le iluminará la cara.

    Juan Carlos

    Reply
    • Juan Carlos, muchas gracias por el comentario, y totalmente de acuerdo en tus ideas. Sin duda… hay que mirar a los ojos de una persona y conectar. 😀

      Reply
  8. Pedro,
    Te felicito por tus valiosos comentarios directos y al punto, ya me imagino que para algunos no serás popular.
    Respecto a este tema tengo dos dudas que me gustaría escuchar tu opinión.

    En México también se está presentando el mismo fenómeno de crecimiento de certificaciones para ser coach. El nivel de preparación y en el mejor de los casos de profesiones de las personas que se certifican es muy diversa (un gran porcentaje terapeutas). Lo que he podido apreciar es que la mayoría de las personas están buscando complementar su portafolio de servicios y esto me lleva a las siguientes preguntas:
    ¿En España no han desarrollado alguna norma para evaluar los niveles de Coach?, pienso en algo como lo que hicieron los profesionales de la Calidad con los términos de Green Belt y Black Belt o lo que hacen en el mundo de la certificación de Proyectos con el PMI que implica no solo tomar un curso sino comprobar la trayectoria de la persona, así como las “horas de vuelo” que le indiquen al cliente a quién está contratando.

    La segunda duda es respecto a que si un coach, solo debe ser coach o si el nivel de la persona puede hacer que abarque diferentes disciplinas aplicando diferentes metodologías para ser por ejemplo Consultor o Coach de manera situacional. Personalmente a mi me parece de platicas que he tenido con “terapeutas-coach” es que si tienen una tendencia que querer tratar los temas con terapia cuando el cliente lo que necesita es un Coach y esto asociado a la práctica que tienen de manejar una relación con un cliente por muchos años con un ingreso asegurado.

    Gracias de antemano

    Reply
    • Jorge, muchas gracias por tu comentario, y paso a responderte:
      – Me temo que en el coaching estamos aún lejos de los niveles de certificación que se tienen en proyectos PMI, los cuales conozco muy bien como ingeniero informático. Me consta que ICF y EMCC están marcando las normas de certificación basadas en criterios ISO, pero me temo que todavía tardará un tiempo.
      – Respecto a tu segunda pregunta me temo que eso depende de la alianza que establezcas con el cliente. Si pactas hacer coaching, deberías hacer coaching. Si pactas que vas a incluir terapia, me parece que al menos deberías indicárselo cuando lo estás realizando. Personalmente distingo muy bien con los clientes cuando me salgo de algún aspecto de coaching y le recomiendo algún libro o similar (que sería un consejo).

      Reply
  9. Pedro, excelentísimo artículo ! Comparto contigo el hecho de que desde un tiempo hasta la fecha resulta excesiva la oferta de servicios de coaching, consultoría y todo lo relacionado al bienestar personal (terapias alternativas) tanto así que genera confusión y un poco de escepticismo al respecto.
    Se ha generado mucha oferta de profesionales de estas áreas , por un lado, por la incertidumbre y descontento en el mercado laboral y buscando la panacea instalando su despacho , por otro lado por personas que sí tienen una clarísima vocación/orientación hacia las personas y su desarrollo y por último una combinación de ambos factores.
    Ha habido un Boom en el que a la larga permanecerán los buenos Coachs (los coachs con Mayúscula), los que acompañan de verdad, que han recorrido primero el camino y los que no generan ninguna clase de dependencia en el cliente . Conozco algunos casos de personas que iniciaron procesos de coaching  hace año y medio y aún continúan en un supuesto proceso solo porque se “sienten bien hablando con su coach” ! menuda práctica que pone en entredicho la profesionalidad y honestidad del que acompaña a un cliente de esa manera. Así que no solo valen las acreditaciones de Asociaciones varias , nacionales e internacionales para garantizar el buen ejercicio de esta disciplina.
    Igual que tu ejemplo del coach deportivo, me viene a la cabeza el de un Cura/Sacerdorte (y con esto no pretendo herir sensibilidades ) pero me pregunto…puede un Sacerdote que nunca ha estado casado hablar desde una  experiencia inexistente en primera persona para acompañar y hacer sugerencias a  personas con problemas matrimoniales/relación de parejas ?  Yo diría que el enfoque no sería el adecuado, pero en fin, cada cosa en su lugar y un lugar para cada cosa !
    Gracias una vez más por tu valiosa aportación para todos,
    Un saludo,
    Dalia I.

    Reply
    • Dalía… excelentes aportes. La frase de “sienten bien hablando con su coach” me suena bastante… ¡y es lo preocupante! Que haya coachs que mantengan sesiones sólo por ganar dinero, sin saber plantear retos a su cliente.

      Y lo del curo… es divertido, pero ya sabes que no hay que haber matado para saber que no es bueno 🙂

      Un saludo

      Reply
      • Pedro, me parece que estás en lo cierto! Tienes toda la razón!  No cualquiera puede ser coach!

      • Ramona, muchas gracias por tu comentario.

Muchas gracias por dejar tus reflexiones y comentarios...