Arrojar piedras al tejado del enemigo

por | Feb 7, 2015 | Gestion y liderazgo | 2 Comentarios

En la práctica novena regla que utiliza un incompetente profesional

¿Estás aburrido de ver a personas que echan piedras en el tejado del otro? Parece que cada día abundan más jefes y políticos ineptos que, en vez de asumir su responsabilidad, culpan a todo el que encuentran en su camino. "Las reglas de un incompetente profesional" la entrada más leída de este blog y que incluso en Linkedin (10 rules of an incompetent professional) está cerca de llegar al medio millón de visitas (que se dice rápido). Allí se explicaba la novena regla que decía "Arrojar piedras al tejado del enemigo", y que cada día veo que usan más jefes mediocres que quieren justificar su trono.

Cuando empecé con la disciplina del coaching, ya hace más de diez años, en paralelo comencé estudios de PNL (programación neurolingüística) para potenciar mis habilidades de comunicación. La política, de la que mucha gente evita hablar, es para mí una de mis mayores aficiones y me encanta dedicar algunas horas de mi día en analizar lo que dicen unos y otros. Pero aunque pueda parecer complicado, lo hago desde una posición neutral, analizando simplemente las incoherencias en las que acaban cayendo ambos lados (que si la izquierda contra la derecha o los republicanos contra los demócratas).

En la política es donde se encuentra mayor demostración de "reglas de un incompetente profesional" pues parece el manual de usuario que aplica todo nuevo afiliado. En este caso recuerdo que las viví en primera persona en la mayor (y no por ello mejor) asociación de coaches del mundo. Me hice muy conocido y cuando empecé a aplicar la ética de la que hablaban, "cantando las cuarenta a los de arriba", me sorprendí cómo fui viviendo en primera persona estas reglas.

Con la novena, "Arrojar piedras al tejado del enemigo", hay varios ejemplos. El primero que siempre me viene a la cabeza es la persecución que le hicieron a Julian Assange cuando destapó todo la porquería de EEUU y sus atrocidades. Lo más curioso es que en vez de poner solución a lo que decía el mensajero... ¡se fueron contra el mismo sacando a la luz varios líos de faldas que "supuestamente" había cometido! Personalmente no tengo ni idea de las excentricidades del personaje, y mucho menos de sus líos particulares en la cama. Pero si algo tengo claro, muy claro, es que la Interpol no te persigue por "supuestamente" haber forzado a alguna mujer. En ese momento es cuando entendí que se estaba generando "porquería" para acabar con el mensajero.

Como segundo ejemplo baste echar una mirada del actual volcán político que está surgiendo en Europa con los movimientos ciudadanos. Primero ha sido en Grecia con Syriza en donde por la prensa ya tenemos claro que el Demonio se ha reencarnado como griego. Ahora que ha salido elegido democráticamente, tiene como misión hundir al país, a Europa, al Planeta y a todo el Sistema Solar. Personalmente me sorprende como algunos políticos y economistas no se dieron cuenta de que Lehman Brothers no valía una AAA, y en cambio piensan tener algún crédito adelantando el final del mundo.

Después será en España, donde Pablo Iglesias y su formación Podemos marcará un antes y un después en el panorama electoral. Había perdido la esperanza en España, pero desde hace un año sigo al detalle todos los avances de esta fuerza política, y comprobando día a día cómo los que van a acabar en la oposición intentan aplicar esta regla de hablar mal del enemigo. De esta nueva formación ya han dicho que colabora con terroristas, que se financian ilegalmente de fondos de Irán o Venezuela o que se dedican a defraudar con becas públicas o pagando menos impuestos. Eso sí, para darse cuenta de todo lo que han robado muchos de sus tesoreros, ministros o presidentes que han pasado por sus filas... ¡pues que no se habían enterado! ¡pobrecitos sufridores!

Cada vez que me hablan mal de alguien sin soltar ninguna prueba, siempre pienso, ¿pero qué estarán ocultando? Reconozco que en el pasado hablé muy mal de algunos presidentes de la asociación esa de coaching que ya no menciono porque olvidé el nombre, pero todo quedó bien documentado. Las personas con el tiempo han podido darse cuenta de quién aportaba pruebas y de quién acusaba para defenderse. Aunque como dice la décima regla... "todavía queda el complot".

2 Comentarios

  1. Buenos días, acerca de lo que usted dice de Los líderes de Podemos y sus “supuestas” relaciones con la dictadura Venezolana, hay cualquier cantidad de pruebas disponibles en Internet así como vídeos de intervenciones y declarciones específicamente de Iglesias y Monedero len actos públicos en Venezuela previos a la muerte de Chávez.

    Entonces nada de lo que se dice de ellos acerca de sus simpatías con la dictadura venezolana es falso, y los venezolanoa que advierten a diario a los españoles de esta realidad lo hacen por ayudar, para advertir a España de los peligros que implica elegir a comunistas a manera de voto castigo. Una lástima que usted califique como incompetente profesional a aquel cuya intención es advertir a los españoles.

    El título del post nada tiene que ver con el tinte político sesgado que usted le imprime.

    Feliz día…

    Responder
    • Juan, muchas gracias por su comentario, en el que me voy a permitir una pequeña reflexión… ¿en el programa de Podemos está la implantación de modelos según hayan colaborado en el pasado algunos de sus candidatos? Lo pregunto porque si esa relación que realiza es cierta, cabría pensar que la mayoría de los dirigentes del PP está siguiendo los modelos franquistas, ya que hay claras simpatías en el pasado.

      Le transmito mi idea, lo que haya hecho cualquier integrante o familiar de un líder de Podemos en el pasado, me parece que es bueno dejarlo en el pasado. Creo que es oportuno valorar a las personas por lo que hacen, no por lo que se deduce que pueden hacer.

      Responder

Muchas gracias por dejar tus reflexiones y comentarios...

  • Coaching
  • Gestion y liderazgo
  • Comunicación y marketing
  • Mejores reflexiones
La Vida Gestion y liderazgo Arrojar piedras al tejado del enemigo