En serio, intentemos pensar un segundo cómo podemos explicar a un amigo, ¡oye esta persona es excelente, te lo juro! Veamos algunos “indicadores” habituales que la gente utiliza:

  • El número de seguidores en Twitter, Facebook o Linkedin (cuando sabemos que muchas agencias de marketing los compran).
  • El número de medallas de oro, plata o bronce que ha ganado en unas olimpiadas, o las competiciones deportivas ganadas (cuando nos han demostrado que hasta se puede engañar en un Tour).
  • La peor clase política de la democracia - PP - PSOE
    El número de votantes que le han elegido para un cargo público (cuando sabemos que las elecciones se manipulan muchas veces gracias a donaciones anónimas).
  • El número de personas con las que se ha acostado (cuando se debería valorar la calidad y no tanto la cantidad). Rara vez se valora que tengan pareja estable.
  • La cantidad de dinero que tiene y a ser posible que esté en la lista de Forbes 100 (cuando muchas veces no ha hecho nada para merecerlo, y no es más que un mero ladrón).
  • También se menciona el número de matrimonios por los que ha pasado (como quien conquista trofeos). Algunas veces se pregunta por el número de hijos que tiene (pobrines).
  • Casa Pueblo
    El número de casas o coches/autos que tiene (como si por eso se entendiera que viven mejor).
  • El número de discos que ha vendido (como si por eso se es mejor cantante que otro que no ha tenido dinero para comercializar su música).
  • El número de visitantes en un blog, por aburrido que sea (cuando quizás sólo habla de alguna tontería que encandila a la gente sin criterio),
  • El número de carreras universitarias, doctorados o másteres que ha realizado (aunque no hayan servido para trabajar).
  • La cantidad de amigos que conoce en la vida real, y de los que puede aportar el contacto, e incluso invitar a una fiesta o boda (aunque quizás ninguno le aguante).
  • El número de ediciones que ha realizado de un libro, o simplemente el número de libros vendidos (cuando quizás alguien ha vendido su vida y no sabe ni escribir).
  • Oscar Hollywood
    Si ha ganado o sido nominado para el Oscar (cuando quizás ese año no tuvo mucha competencia).
  • Si ha salido en televisión, principalmente programas tipo Gran Hermano (cuando quizás no ha terminado ni los estudios básicos), o revistas tipo Playboy.
  • Si ha ganado un premio Nobel (aunque desgraciadamente no le conozca mucha gente).
  • El dinero que gana por el trabajo, o lo mucho que ha pagado la empresa por tu traspaso (como el caso de algún futbolista que luego no tiene ni estudios).
  • Si se he hecho millonario con algún negocio menor (como repartiendo sobres entre sus compañeros).
  • Otros…

 

Es curioso que no se valore a quién falla, ni a quién no responde a la primera. Siempre hay críticas para todo el que no es un campeón. Pero al final, y desde mi punto de vista, la mejor forma que tenemos para valorar a las personas es porque no nos fallan. Cumplen las expectativas que nos marcan, se comprometen a hacer lo que dicen, no van por la espalda, y siempre nos dan un abrazo o apoyo emocional cuando más lo necesitamos. Con las crisis de valores que tanto se está viendo hoy en día, es fácil saber con quién contamos, ¿no crees?

¡Recibe cada nuevo artículo por e-mail!

Incluye tu e-mail y serás el primero en recibir cada nueva entrada (NO SPAM)


GRACIAS POR COMPARTIR: Este contenido se puede compartir donde gustes bajo normas COPYLEFT


Acerca de 

Considerado un pionero en comunicación y crecimiento personal y profesional. Colabora numerosas veces en TV, radio o prensa y ha desarrollado la innovadora aplicación de la felicidad miGPSVital, basada en la Metodología Autocoaching. Autor de cuatro libros de crecimiento personal y decenas de artículos.

Pin It on Pinterest

Share This