La situación en España parece insostenible: el paro bate récords y la esperanza de la gente cae en picado. Algunas personas nos aburrimos de esperar y  decidimos emigrar para mejorar nuestra situación personal. Ha sido la tercera vez que he cambiado de ciudad (Rotterdam, Barcelona y ahora Montevideo), diría de vida, y como me preguntan en algunas ocasiones, quiero compartiros algunas ideas. Son mi experiencia, no pretendo dar ninguna clase magistral. Si te gustan o tienes otras, siempre son bienvenidos los comentarios. Eso sí, nunca tomes nada al pie de la letra, porque lo que me ha funcionado a mí, puede que no te sirva a ti. Estas son las ideas que te quería compartir:

  1. Tu cabeza es tu peor enemigo. Tanto en la salida como en la llegada. Tu miedo habla a diario contigo: ¿estás seguro que tienes que salir del país?, ¿estás seguro que te va a ir mejor fuera?, ¿estás seguro de que no vas a extrañar tu país?, ¿pero realmente estás seguro de hacer algo de lo que no estás convencido?… y así hasta cuando te has mudado y empiezas… ¿seguro que debería haberme mudado?, ¿no me habría ido mejor en donde estaba? ¿por qué no me quedé en casita esperando que todo mejorara? Deja de ronronear y apunta con un bolígrafo… ¿qué es lo que quiero en la vida?, ¿qué me hace especial? ¿dónde puedo encajar mejor?… y no dudes en consultarlo con personas con más experiencia.
  2. No estás sólo. Por más que te hayas ido al fin del mundo, no te preocupes, siempre habrá algún compatriota que haya pasado por las mismas cosas que tú. Puedes ir a la embajada, al consulado, y empezar a buscar gente. Empezar a preguntar. Por mucha aventura que quieras, siempre es bueno preguntar a quien ya ha pasado por todos los trámites. Ahorrarás sustos.
  3. Coaching trabajo
    Las redes sociales
    … ¡están para ser utilizadas! Es muy fácil conectar por Facebook, Linkedin, VK, Orkut, o la red que más se utilice en el país de destino. En muchos casos se usan estas redes para auténticos chismorreos, pero la realidad, es que bien utilizadas, son la puerta para encontrar a gente interesante. Si quieres empezar a buscar, me puedes añadir en Linkedin en http://www.linkedin.com/in/pedroamador (acepto a todo contacto con foto y medianamente con vida), en donde tengo a más de 10.000 contactos y te puedo servir para ver gente que de otra forma no te muestra la red.
  4. Contrasta lo que te dicen. Hay muchos viajeros que han pasado algún día en el país al que quieres ir y por eso se creen con el conocimiento absoluto del mismo. Si no escuchas varias opiniones, desde distintos puntos de vista, permíteme decirte que estarás más que sesgado. Aquí en Uruguay me he encontrado personas que hablan fatal del país y otros que estamos enamorados. ¿El país es un camaleón? No, las personas tenemos preferencias distintas. Si quieres infórmate por Internet, usando distintos blogs, periódicos, y todo lo que se te ocurra.
  5. Prepárate para cosas nuevas. No te creas el rey del mambo, y por muy bien que te fuera en tu país de origen, en el de destino puede que haya que empezar de cero. No hay que renunciar a todo lo realizado o estudiado, pero ten presente que puede que se valore todo de forma distinta de donde procedes. ¿Qué llevas diez años trabajando en el mejor canal de televisión del país? Bueno, en el nuevo país quizás hablen otro idioma. ¿Qué has ganado todos tus juicios en los últimos quince años? Bueno, quizás aquí tengas que estudiar una nueva legislatura.
  6. Hay empresas que te ayudan a buscar trabajo. Parece obvio, pero algunas veces olvidamos que existen empresas de trabajo temporal (ETT), o bien empresas de colocación. Obtienen comisiones, porque tienen que ganarse la vida, pero son una estupenda manera de dar los primeros pasos en cualquier país.
  7. Genera múltiples oportunidades. ¿Piensas que vas a encontrar el mejor trabajo en la primera entrevista que hagas? Puede ser, pero desde mi experiencia comercial, para generar un cliente muchas veces hay que llamar a varias puertas. La puerta que menos resultados esperas es muchas veces la que se acaba llevando el gato al agua. O no. Pero cuantas más puertas abras, más posibilidades tendrás. Estadística pura.
  8. Coaching familia
    Paciencia, mucha paciencia
    . Los tiempos en cada país funcionan de forma distinta. Recuerdo que en Holanda cuando te traían un mueble a domicilio te decían una franja horaria de ¡una hora!, en la que atinaban con precisión. En España la franja aumenta a un día, y en otros países… ¡bueno tan pronto como sea posible! Para que la paciencia no se venga abajo, es buen tener un poco de margen económico, y quizás los amigos te pueden prestar algo de dinero.
  9. Insiste, insiste, insiste. No te desesperes a la primera de cambio, porque existen mil motivos que quizás no estás evaluando. Si no te llaman para una entrevista de trabajo no andes pensando que ya han cerrado la posición. Simplemente espera unos días y pregunta.
  10. Sí, te puedes equivocar. Y de lo lindo. Puedes llegar a cometer un error y no encontrar trabajo en el tiempo esperado, o simplemente no encontrar lo que esperabas. ¿Piensas que siempre vas a acertar a la primera? Bueno, si lo consigues… ¡felicidades!

 

Puede que salgas con un trabajo en firme, puede que no. Recuerda que no es fácil, pero tampoco imposible. ¿Te atreves?

¡Recibe cada nuevo artículo por e-mail!

Incluye tu e-mail y serás el primero en recibir cada nueva entrada (NO SPAM)


GRACIAS POR COMPARTIR: Este contenido se puede compartir donde gustes bajo normas COPYLEFT


Acerca de 

Considerado un pionero en comunicación y crecimiento personal y profesional. Colabora numerosas veces en TV, radio o prensa y ha desarrollado la innovadora aplicación de la felicidad miGPSVital, basada en la Metodología Autocoaching. Autor de cuatro libros de crecimiento personal y decenas de artículos.

Pin It on Pinterest

Share This