Las ventajas del desapego emocional y físico

Reflexión de 2 weeks atrás

¿Desapego emocional? ¿Muy apegado a las cosas? ¿Desapegarse de las cosas y las personas? ¿Es el desapego una buena cura para el estrés? ¿Realmente se puede practicar el desapego emocional y físico? Pienses desapego o "no-apego", cuesta darse cuenta… ¡pero vivimos apegados a infinidad de cosas! Cosas grandes o pequeñas, relaciones con amigos, envidias a enemigos, creencias limitantes, normas obsoletas… ¡y cientos y cientos de cosas! Algunos gurús te contarán "las leyes del desapego para la liberación emocional", los "puntos clave para practicar el desapego", o "los principios del desapego para nuestra salud emocional". Pero es más sencillo, y seguro te gustan estas reflexiones con los principales tipos de apegos:

Cuando hablamos de desapego, también expresado como "No-apego", comúnmente nos referimos al estado en el que consigues suprimir tu lazo de unión al deseo por las cosas, personas u objetos existentes. Para realizar cualquier desapego, el primer paso indispensable es el reconocimiento del apego.

Desapego material

¿Desapego a lo material? ¿Cómo practicar el desapego material? ¡Desapégate de todo lo material que tienes y tendrás una nueva vida! Lo he leído en varios libros, y el caso es nunca me he cruzado con nadie que lo haya puesto en práctica. En las historias leía que alguien comenzaba a vivir como un mendigo y entonces, aprendiendo lo que es esencial en la vida, volvía al mundo consumista que nos rodea con una aureola de superhéroe. Como os comento, no conozco a nadie que hiciera nada parecido.

¡Sin estrés! ¡Sin ansiedad!, ¡Sin volvernos locos! La verdad es que no te veo capaz de realizar tal desapego material, ¿o si crees que se puede practicar el desapego? No es un reto, es una realidad, porque nos han enseñado desde pequeños aquello de “la tontería del es mío”.

Cómo practicar el desapego material

¿Cómo desapegarse de lo material? Sí, sí, el desapego total de lo material lo puse en la práctica y un día empecé a reducir mis posesiones a la mínima expresión ¡Sí, sí, comencé el desapego material!

Para conseguirlo tomé aire durante unas semanas, y empecé a meditar con el ejercicio más importante que he hecho en mi vida. Aprovechaba que me mudaba, y en este caso no cambiaba de ciudad, que he hecho en varias ocasiones, ni de país, que también he hecho en un par de ocasiones… ¡cambiaba de continente a más de 10.000 km! Entonces pensé las cerca de diez mudanzas de mi vida, y fui calculando cuántas cosas había arrastrado de forma innecesaria, sin ser utilizadas en los últimos años. ¿Apego a algo material que no uso? ¿Pero para qué? Y cuando digo a la mínima expresión, digo la mínima: la ropa, el portátil, los títulos académicos, y un regalo que me hizo mi padre antes de fallecer… ¡el resto ciao bye! En ese momento me di cuenta de que casi todo lo que cargaba de mudanza en mudanza era puro carga sin sentido que además defendía con la creencia inútil de que tenía mucho valor. La verdad, no echo nada de menos, y mira que tenía cosas interesantes como multitud de libros firmados por autores prestigiosos.

El ejercicio comienza con los CDs antiguos… ¡ahora uso Spotify y llevo dos años sin poner un simple CD de música! Sigue con los DVDs que ya no veo porque tengo todo en el ordenador. Continua con los apuntes y libros que no consulto porque Google es mucho más inteligente. Los cientos de revistas que ya no sirven para nada. Los miles de papeles que, de valer para algo, se pueden escanear. Los adornos que aburren hasta mi inconsciente. La TV que ocupa mucho espacio y que sólo la veo cuando corre Alonso en F1 (ahora ya ni eso). Y así… hasta que me quedé con mi ordenador que se puede cambiar por cualquiera (me interesa el disco duro), unas cámaras de video, un trípode, mi partida de nacimiento y los títulos de ingeniero y MBA en papel (que aunque escaneados, piden siempre los originales e incluso con estampas oficiales), y dos maletas de ropa porque todavía hay que abrigarse del frío y tampoco es plan de ir desnudo en verano. ¿Te lo imaginas? Seguro que pondrás algunos “peros”, por no decir miles.

Cuando practiques el mismo ejercicio, estarás preparados para ir a cualquier lado. Te darás cuenta de que tu vida está en su interior, no en el exterior. No te quiero engañar, no lo creía posible hasta que lo hice. Y ahora me siento más libre que nunca. En ese momento me preparé para esperar a mi primer hijo, a quien enseño a que no se ande apegando a tanta cosa material.

Me es imposible explicarte el valor que me aportó en mi vida, y como no hay forma de medirlo científicamente, ¡pues eso!, que no te preocupes porque no tengo ninguna estadística para demostrarte que te haría muy feliz. Mi reflexión sobre el apego a las cosas materiales es que, si sabes cómo trabajar el desapego, verás lo que me pasó a mí, que ya no me interesan las cosas materiales (solo las más básicas). Vamos las cosas materiales importantes en la vida.

Quede claro que esté historia está basada en hechos reales. Lo que ves en la foto es todo lo material con lo que salí de Madrid a Montevideo. Y unos años más tarde el desapego a lo material continuaba, porque después de haberme movido por Montevideo y Dubai más de cinco años, volví a mi sitio de origen con lo mismo. Ahora sin Spotify, y simplemente habiendo actualizado mi ropa y las computadoras. ¡Recomiendo mucho viajar libre de equipaje!

Desapego emocional

El apego emocional es aún más potente, porque alguna vez vivimos una dependencia emocional que nos dificulta el camino. ¿Pero qué es el desapego emocional? ¿Se puede estar emocionalmente desapegado? ¿Qué es a lo que más te apegas y valoras de las personas? El desapego emocional, o amar sin apegos, está ligado al bienestar y a la salud mental. Son innumerables las cosas a las que nos apegamos a lo largo de nuestra vida, supongo que con motivación social.

Desapego familiar

Para empezar, nos apegamos a nuestros padres, ¡que son maravillosos sí!, pero están para criarnos, no para que andemos pegados el resto de nuestra existencia. Desde aquí mencionaré que soy de las personas que más quiero a mi madre (también a mi padre pero ya falleció), pero no necesito de su aprobación para cualquier cosa que haga en la vida (deja a un lado a quién piense que tu vida es una mierda), sólo su compañerismo para los momentos en el que podemos compartir cosas. Igual pasa con tus hermanos, abuelos, familiares cercanos, etc… Todos están con nosotros y un día se irán (si es que no lo hacemos antes nosotros). Todos nos pueden acompañar y podemos generar relaciones maravillosas, pero somos personas también sin ellos.

Desapego con los hijos

Después está el apego por los hijos, ¡qué parece que hay que anteponer los hijos a toda la vida! ¿Cómo desapegarse de los hijos? ¿Cómo conseguir el desapego de los padres hacia los hijos? Bueno, hace poco aprendí que daría mi vida por mi hijo, pero que tengo que anteponer mi persona a la de mi hijo, porque de otra forma soy su esclavo y no su maestro. Ahora le educo desde la libertad, sabiendo que un día volará libre, y donde solo estaré si me necesita. No me complicaré la vida si no me quiere compartir algo o simplemente decide vivir su vida. Habré consumido mucho tiempo de mi vida en su educación, pero él no me deberá nada, porque habré disfrutado de poder educarle.

Desapego a las personas

Los amigos, conocidos o saludos, más de lo mismo. No pasa nada por perder algún amigo, quizás sólo perdemos el contacto por un tiempo, quizás vuelvan a aparecer, o quizás nunca más sepamos de ellos y hasta nos borren del Facebook. ¿Y para qué llorar si no están? Mejor sonreír de que pudimos disfrutarlos y centrase en lo mejor de la vida.

Desapego emocional pareja

Luego está la pareja, ya sea novio, prometido, casado, amigo con derecho a roce, ¡o la etiqueta que más nos guste!... ¡esa que siempre pensamos que tiene que estar a nuestro lado el resto de nuestras vidas! ¿Realmente no crees que cambiarás en el futuro? Capaz que te vuelves insoportable, ¡y que nadie quiere estar contigo!

¿Cómo lograr el desapego a la pareja? Los apegos a personas son los que generan unos vínculos más fuertes y que, en muchos casos, pensamos que quebrantarlos es algo sagrado. Desde mi experiencia la respuesta es no, no y no. Además, no creo que por eso esté más vacío o lleno de amor.

Cómo trabajar el desapego en la pareja

Quizás si te quitas el peso de mantener a alguien a tu lado, y pasas simplemente a que cada momento en cada relación hay que cuidarlo con esmero… ¡puede que empieces a ver las cosas desde otra perspectiva! Si te está costando y quieres saber cómo desapegarse de alguien, te recomiendo que ojees un ejercicio que desarrollé el desfibrilador emocional, que ha ayudado a muchas personas a practicar el desapego y conseguir el desenganche emocional.

Desapego total

Emocionalmente nos apegamos a muchas más cosas. A una religión, a un equipo deportivo, a un grupo musical, a una marca de vestir, a una forma de hacer las cosas, a demasiadas cosas… ¿y cómo sería tu mundo si te hubieran criado en otra cultura? ¿Verdad que verías todo desde otra perspectiva? ¿Y si pusieras en duda todas las cosas a las que estás apegado emocionalmente?

En la actualidad intento no ir apegado a nada físico ni emocional, más allá de las responsabilidades que tengo como contratado, ciudadano, padre, etc. Pero eso no son apegos, son responsabilidades como persona. Desapegado de tantas cosas me permito escuchar a todo el mundo, da igual su religión, sexo, edad, clase social, trabajo que realice, ropa que lleve, partido político al que vote, etc… ¡el mundo es infinitamente variado! No prejuzgo desde el minuto cero, lo que me permite comprobar miles y miles de cosas nuevas cada día.

Cuando se habla de cómo practicar el desapego, reconozco que no comparto algunas opiniones, como la del quejica sin sentido, pero tampoco me empeño en cambiar al que no quiere ser cambiado. Cada uno que cargue con su dependencia emocional y material. El respeto que nunca falte, porque quién desea vivir apegado a miles de cosas… ¡está en su derecho de vida! Yo al menos, vivo con el desapego y te para el estrés, te da descanso, te desahogas, te desbloqueas... Como persona desapegada ¡vivo material y emocionalmente desapegado! ¿Te animas al desapego? Verás lo bien que sienta decir. ¡me siento desapegado! o ¡me siento desapegada! Y como dice el desapego budismo... "lograr ser autónomos aunque no consigamos cosas o una persona en especial".

Seguro te gusta este video donde explico todo lo que necesitas en la vida, ¿preparado para el desapego?


Aprende algo de desapego emocional y disfruta este video donde explico mis mejores reflexiones sobre la felicidad

▷ Más reflexiones en YouTube

Pedro Amador

Considerado un experto en felicidad y pionero crecimiento personal y profesional. Colabora numerosas veces en TV, radio o prensa y ha desarrollado la innovadora Tecnología de la Felicidad (Happiness Play y Happiness Play Pro), basada en la Metodología Autocoaching. Autor de cuatro libros, decenas de artículos. Conferencista internacional. GRACIAS POR COMPARTIR donde gustes bajo normas COPYLEFT

Ver reflexiones y comentarios

  • El autoconocimiento es muy necesario mejorarlo. Yo lo intento escribiendo. Comencé un diario personal Mentalpage que está centrado en esta cuestión y ahora he ido mejorando mucho mis niveles de motivación y desarrollo personal. Les dejo link mentalpage.com ¡Un saludo!

  • Pedro eso no es desapego a lo material como indica el hinduismo y/o el budismo. Seguís dependiendo de tu computadora. El desapego comienza en un monasterio donde no ves a tu familia ni tenes ni una sola pertenencia más que tu creencia y tu meditación. Hay que leer un poco más antes de tirar flechas al cielo.

    • Mariano me alegra tu punto de vista y que me recomiendes leer, siempre es bueno. Pero la computadora es mi trabajo y me da de comer, y la cambio cuando puedo, por lo que no estoy apegado a la máquina en sí, sino al servicio que me ofrece.

      De todas formas, y a mi punto de vista, me parece más sencillo llevar un ordenador allí donde pueda, que necesitar de un monasterio.

  • Muy interesante la información que compartes Pedro.

    Personalmente pienso que hoy en día vivimos DEMASIADO APEGADOS a cantidad de cosas materiales (casa, coche, ropa, dinero, móvil…) y no materiales (opiniones de otros), cuando la realidad es que desapegarse sólo tiene ventajas.

    Eso sí, te confieso que actualmente estoy en proceso de desapego tanto material como emocional (el más complicado de todos), lo que me está ayudando a crecer como persona hasta niveles insospechados. Es complicado (y lo sabes), pero como siempre he tenido un punto “espiritual” es algo que ME LLAMA.

    Un abrazo,

    Pablo

  • Comparto lo del desapego emocional, pienso de esa manera y no sufro por la pérdida o la distancia de un ser querido. Aunque siempre está aquella gente o familiares que llaman a uno ¨frío¨, ¨egoísta¨ y hasta no pueden creer que no haya llorado por días ni sufrido la pérdida de mi padre, sólo la sentí. Entiendo a la muerte como parte de la vida y la vida continúa, conmigo o sin mí.

  • Es muy difícil conseguir un nivel de desapego que te haga sentir libre sin hacerte sentir solo... o al menos a mí me resulta dificultoso... :(

  • Buda dijo:

    El mundo está
    lleno de sufrimientos; la raíz del sufrimiento es el apego;

    la supresión del
    sufrimiento es la eliminación del apego.

  • Precioso artículo, me ha encantado. Yo trabajo el desapego, poco a poco voy consiguiendolo y la sensación es de liberación. Gracias por compartirlo.

  • Acabo de leer este articulo, en el momento en que me estoy despojando de todo, me siento mas libre y mi casa se ve mas grande de lo que imaginaba.

1 2 3

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked*

Esta web usa galletitas