Por mi hijo he renunciado a mi propio tiempo libre, pues a él le dedico todos mis ratos libres.

Por mi hijo he renunciado a muchos cursos de crecimiento personal, pues él me enseña cómo crecer.

Por mi hijo he renunciado a ganar dinero a lo loco, pues él es mi mayor tesoro.

Por mi hijo he renunciado a mi carrera, pues él es mi mejor carrera como persona.

Por mi hijo he renunciado a excelentes trabajos, pues él es mi mayor trabajo.

Por mi hijo he renunciado a mi vida, pues él le da sentido a mi vida.

 

¿Se puede tener de todo y además cuidar un hijo? ¡Claro!, llevándote al hijo a la oficina, a la fábrica, a la consulta… Pero por mucha palabrería que se diga, por mucha conciliación que se pretenda, por muchas palabras sociales que se dispongan… ¡al final eso no es posible!, al menos en el entorno social latino en el que vivo.

Desgraciadamente conozco pocas personas con el valor para renunciar a su vida para cuidar de sus hijos como Dios manda. Muchos se quedan en las ideas, otros en las palabras, y muy pocos sabemos llegar a las acciones. A mi hijo le debo haber renunciado a todo esto. Muchas gracias Nico. 

¡Recibe cada nuevo artículo por e-mail!

Incluye tu e-mail y serás el primero en recibir cada nueva entrada (NO SPAM)


GRACIAS POR COMPARTIR: Este contenido se puede compartir donde gustes bajo normas COPYLEFT


Acerca de 

Considerado un experto en felicidad y pionero crecimiento personal y profesional. Colabora numerosas veces en TV, radio o prensa y ha desarrollado la innovadora Tecnología de la Felicidad (miGPSVital y miGPSProfesional), basada en la Metodología Autocoaching. Autor de cuatro libros de crecimiento personal, decenas de artículos. Conferenciasta internacional que no deja indiferente.

Pin It on Pinterest

Share This