La moda de quejarse

by | Nov 2, 2011 | Comunicación y marketing | 20 comments

Me encanta estar a la moda, siempre me ha parecido que había que ser cool para que la gente nos mire con mayor asombro. Observo mucho y tomo aquellas tendencias que parecen más interesantes. Ahora veo que lo último de lo último, lo que resulta ser más in, y que levanta pasiones, es sin duda quejarse. Echar la culpa a todo el que se mueva, y no parar de regalar lindas palabras a todo el que nos rodee. Así que me voy a aplicar el cuento, y como a me gusta demostrar que hago las cosas bien… ¡pues voy a quejarme! ¿Me acompañan?

Primero quiero mencionar que estoy hasta las santas narices del actual Presidente de Gobierno que nos ha hecho hundirnos en una de las mayores crisis. Pero me parece un aburrido el que puede llegar ahora, y además tengo la sensación de que nadie le votará por lo bueno que sea, sino por lo malo que es el actual. Pero ahora que lo pienso, también me repugna el anterior, porque parece que no hizo nada para prever todo lo que está pasando ahora. Y ya puestos, me da asco, el anterior del anterior, porque parece que se parecía a todos los demás. Para no bajar el listón, extiendo la queja a todo el que haya gobernado hasta la fecha en mi país, y supongo que así habré llegado a la época prehistórica.

También estoy aburrido del banco que me atiende, porque ahora no me quieren prestar dinero y en cambio me siguen cobrando hasta por respirar. Del otro banco en el que también tengo mis ahorros, me voy a quejar también, porque en vez de saber aprovechar la oportunidad de un nuevo cliente, dicen que mi histórico aún no es el debido. También de paso me quejo del Ministro de Economía, por no saber explicar a los bancos cómo tienen que tratar a un cliente. Ahora que lo pienso, me parece que el Banco Central Europeo también es un maldito desastre porque no paran de intentar salvar a países con los que simplemente se está especulando. Mejor sería que les despidieran a todos, y que nos embargara algún paraíso fiscal donde parece que siempre hay dinero. Por cierto, el Fondo Monetario Internacional creo que también es culpable de que el banquero que me atiende no quiera darme dinero, así que me temo que son lo peor de lo peor.

De mi jefe mejor no digo nada, porque puede que me esté escuchando. Pero también me parece un desgraciado que no tiene ni idea de lo que hace, y supongo que ha llegado al puesto porque conoce a alguien. La empresa estaría mejor si le despidieran de una maldita vez, y se fuera al circo, donde encontraría un lugar para sus tonterías. De paso, que cambien a todo el departamento de finanzas por retrasarse en mis pagos, y a los de recursos humanos por contratar a tanto payaso. En mi empresa son unos vagos, y da vergüenza que se paseen tan tranquilos.

Esto está lleno de imbéciles, y mejor no sigo porque no acabo nunca… ¡estoy rodeado de subnormales que no paran de decir tonterías! ¿Pero es que nadie mira el periódico que siempre leo para entender qué está pasando en el mundo? Hasta que no me hagan caso de una santa vez, no vamos a salir de esta.

 

Ahora en serio… ¿les es familiar algo de lo que han leído? ¿Verdad que apetece salir con unos tapones en los oídos para no tener que escuchar tanta queja? Todos tenemos algo de responsabilidad, porque en vez de atender a lo que nos están diciendo y cortar de la mejor forma, echamos muchas veces más leña al fuego. Reconozco que en el pasado he sido un especialista, y me costó un poco aprender a dejar de quejarme. Quejarse es gratis, no requiere pagar impuestos, y puede hacerse todo el día. Es divertido para desestrésarnos unos minutos, pero continuar en la queja de forma continua… sólo implica ganarse una enfermedad de por vida.

¿Quieren estar sanos y vivir más años? Conviertan sus quejas en energía para la acción… ¡YA!

20 Comments

  1. Muy interesante el post. Sobre todo porque es verdad. Es imprescindible que nos ocupemos de producir y nos olvidemos de lo que nos cuentan. De como van a sacarnos de la crisis y de muchas cosas más. Cada uno tiene su propia crisis y debe pensar como puede salir, no podemos seguir pensando que alguien vendrá a salvarnos del problema. Mi experiencia está siendo positiva y lo que hago es, no veo, ni leo, ni oigo noticias. Me formo y trabajo para obtener éxito en mi negocio. Fomento todo lo positivo y me funciona. No le echo la culpa a nadie por lo que no tengo o no consigo, soy yo el único responsable de lo que no consiga. Yo recomiendo un cambio de mentalidad en la sociedad española. Debemos dejar de ser conformistas, quejones y entender que estamos en un momento que se requiere una reprogramación de nuestro paradigma y pensar que podemos conseguir lo que nos propongamos con mucho esfuerzo y trabajo.

    Reply
    • Vladimir, muchas gracias por el comentario con el que obviamente me encuentro totalmente de acuerdo. Muy agradecido si compartes el blog.

      Reply
  2. Muchas gracias Pedro! La verdad, tienes razón, y lo hacemos todos, o la mayoría de nosotros. Gracias por hacerme reír leyendo el post!

    Reply
  3. Conozco a bastante gente así, como todos, pero en concreto conozco a una persona que se queja hasta por respirar (lo juro si hace falta), supongo que inconscientemente relaciona el hecho de respirar con vivir, y aquí ya viene la cadena. Vivir con tener que enfrentarse a un nuevo día, y el nuevo día con su realidad, y su realidad con los muchos problemas diarios de trabajo que le quitan el sueño y la tranquilidad, y la tranquilidad con la familia, que cada vez entiende menos la perra vida que lleva y no le compadece, por más se queja a todas horas, y con su mala suerte que hará seguro que lo que tiene pensado salgo mal, porque como a él todo le sale mal. Y con la sociedad de mierda que le rodea y está podrida y hace que sus hijos adolescentes no se preocupen por la ruina moral que nos ciega y nos envuelve, pero que a ellos les da lo mismo porque prefieren estar a su aire con sus amigos perdiendo el tiempo en la calle en vez de dejarse guiar por las siempre sabias palabras de un padre. Y por la falta de ética y honradez de una casta política que lejos de ser los representantes del pueblo, cada día son más representantes de corrupción e ineptitud. Y por lo que en su día pudo hacer y no hizo y hubiera sido un acierto, y ahora que su hijo le llega el momento no hace por idiotez, no por ignorancia como le ocurrió a él, y por supuesto lo lamentará.Y porque no es capaz de dejar de fumar porque ¿cómo coño va a intentarlo siquiera con todo lo que tiene encima ?.
    Y de no tener tiempo como el resto de los mortales para hacer nada de lo que le gusta, hacer deporte por ejemplo, porque aunque esté haciendo algo con lo que si disfruta no puede hacer algo que también les gustaría, y de encontrarse mal físicamente pero para qué va a ir al médico, él que no tiene tiempo para nada y además sabe lo que le va a decir perfectamente, pero él no puede hacerlo porque el trabajo se lo impide y ésta mierda de vida que lleva. Y de los bancos que tienen axfisiado sobre todo al pequeño y mediano empresario, y de la deshumanización e insolidaridad de la gente para con los demás, si el tuviera tiempo haría….
    Y de que los tomates ya no son lo que eran, ni las naranjas tienen tanto zumo como deberían tener, ahora que es su momento…. Así a groso modo, pero el abanico es amplíismo, daría para horas.
    En realidad creo que la gente así lo único que pretende es oír en alto lo que nadie les dice, y por eso no pueden reafirmarse en ¿ves como yo tenía razón, que soy lo más desgraciado que ha parido una madre?. Necesitan repetirse constantemente que el mundo tiene la culpa y ellos no pueden hacer nada, es por eso por lo que no lo intentan, pero si pudieran, vamos….Necesitan culpar a los demás de no hacer las mismas cosas que ellos no hicieron ni harán nunca, probablemente el reproche inconscientemente es para sí mismos pero nunca lo reconocerán, si no lo hicieron es porque para ellos era imposible hacerlo, ya sabes…este jodido mundo.
    Parece una tontería pero, para este hombre su principal problema es…respirar, algo tan tonto como eso, respirar.
    Pero bueno de todo se aprende, mi madre decía que nunca te acostarás sin saber una cosa más. Cierto, muy cierto, después de leer tu entrada, Pedro, me he dado cuenta de que este hombre no es un tocapelotas como yo pensaba, es un hombre moderno, chic, cool, guay….¡¡¡cuanto me queda por aprender, señor, cuanto!!”.
    Gracias Pedro.

    Reply
    • Paloma… gracias por el relato, ¡muy buen ejemplo! Supongo que tiene alguna necesidad no cubierta, como una descarada falta de atención… pero ya sabes que es el único que puede tener el valor por cambiar.

      Reply
  4. Genial, simplemente genial.

    Reply
    • Muchas gracias, y muy agradecido si compartes el blog.

      Reply
  5. La verdad es que tenemos un serio problema con esta mentalidad generalizada que nos invade y nos lastra.O la convertimos en energía o nos “secaremos” como una pasa. Muchas gracias Pedro por compartir!!

    Reply
    • Fernando muchas gracias a tí por comentar. Desde luego, no podía estar más de acuerdo.

      Reply
  6. Buenas tardes, Pedro y seguidores/as del blog.

    Otra forma “tóxica” de vivir, en la línea de las relaciones tóxicas que exponías en otro post. Me gusta tu forma de exponer las cosas, Pedro. Quizá es hora de posicionarnos del lado de lo políticamente incorrecto, que se ha convertido por convención en lo incorrecto sin fundamento. Gracias por la atención.

    Un abrazo para tod@s.

    Reply
    • Joan, ¡muchas gracias por tu comentario! Estamos en una época de cambios… y somos responsables de crear un futuro más decente … 😀

      Reply
  7. Buenísimo!

    Reply
    • 😀 … Laura, ¡no dejes de compartirlo!

      Reply
  8. La responsabilidad supone esfuerzo y hacer autocrítica; la queja nos libera falsamente, pero nos satisface ese autoengaño.

    Reply
  9. Excelente llamado de atención, me sentí completamente identificada con la forma en que me comportaba meses atrás. Realmente la queja constante solo desgasta, enferma, nos aísla y no nos permite disfrutar la vida en todos los ámbitos.

    Reply
    • Andrea, muchas gracias por el comentario… y felicidades por el cambio.

      Un abrazo

      Reply
  10. Jajaja casi me distorsionas la cabeza,yo llevo un tiempo que cuando me tropiezo si digo bien me tropiezo con alguien con ese sermon ,le dedico unos minutos…. y bien gracias que te vaya bien….jajjajjajaj

    Reply
    • Totalmente de acuerdo… además… que no falte la sonrisa 😀

      Reply
  11. Hola Pedro, te quiero agradecer que seas una de esas personas que apoyan la iniciativa de desterrar la queja de nuestra sociedad.

    Yo también era de esas personas gruñonas, muy gruñona hasta que una amiga, para mi como una herman, me hizo el siguiente comentario: “Deja ya de quejarte, te imagino como una de esas abuelas gruñonas rodeada de gatos” y adoro los gatos, sin embargo, me dije a mi misma que no quería convertirme en una persona así. Y ahí estoy…transformándome.

    Un abrazo y una invitación a romper con la cultura de la queja.

    Reply
    • Eva, muchas gracias por el comentario, y sobre todo… ¡muchas gracias por el cambio! 😀

      Un abrazo

      Reply

Muchas gracias por dejar tus reflexiones y comentarios...

  • Mejores reflexiones
  • Amar es para siempre
  • Experiencias de vida