Esta es la entrevista que se publica en el numero de julio de 2012 en la revista Equipos y Talento.

¿Cuál debe ser la formación de un buen coach?

Esta es una profesión que está reglada en muy pocos países, y mientras sea así, desgraciadamente se suelen escuchar simples argumentos de venta. Desde mi experiencia, y en los países en los que no exista una titulación oficial de coaching, la formación se puede entender en varios niveles:

  • Una base académica que mostraría la práctica de coaching de base. Puede ser psicología, sociología, una ingeniería, etc.
  • Un segundo nivel de metodología del coaching que se puede aprender en muchas escuelas de coaching, y además complementar con libros.
  • El tercer nivel de experiencia, se trabaja sólo en la práctica, y es lo que diferencia a los buenos coaches de los que sólo se aprovechan del tirón de la moda.

La medicina es un buen ejemplo para entender una equivalencia. Se puede estudiar medicina general, después especializarte en cardiología, y tras algunos años de práctica, ser un excelente especialista. Evidentemente, el precio se eleva en cada etapa.

 

¿Hasta qué punto es necesario que todos los empleados de una compañía lleven a cabo procesos de coaching?

El coaching acompaña a los empleados que lo necesiten y que estén dispuestos a ser ayudados. Los recién licenciados en coaching piensan que todo el mundo necesita coaching, pero desde la experiencia, se entiende claramente que el coaching es necesario sólo en algunos momentos y no para todas las personas.

El coaching profesional debe actuar sólo en procesos en los que puede dar valor, porque muchas veces, son necesarias otras prácticas como la formación, la consultoría o el mentoring.

 

¿Es sencillo hacer entender a los directivos de hoy en día que no sólo existe su manera de ver las cosas?

Según la cultura la respuesta puede cambiar bastante. En el mundo latino se tiende a creer que uno tiene razón pese a que falte al sentido común. Quien abusa del poder jerárquico suele tener más problemas para entender que existen otras perspectivas, pero afortunadamente es una limitación que suele tener fecha de caducidad.

 

¿En qué consiste el método de Autocoaching que ha desarrollado?

La Metodología Autocoaching es un conjunto de sencillos pasos para que cada persona pueda conocer su grado de felicidad y marcarse cambios para mejorar su vida. Creemos que somos las personas las responsables de tomar las riendas de nuestra vida. Debemos saber lo que estamos haciendo bien y en qué fallamos, para enmendar errores y potenciar los comportamientos y actitudes que más nos convienen. Esta metodología, con el motor de cambios de Coaching de la Variedad, es la base de la web www.happinessplay.comque apoya en los procesos de crecimiento personal.

 

A pesar de ser un libro con una completa metodología ¿podrías explicarnos brevemente que tiene de innovador?

Para Autocoaching el proceso de la innovación es estratégico y se aplica en beneficio de las tres partes involucradas (clientes, empresas y coaches). Además de las sencillas metodologías desarrolladas en los libros, nuestra principal aportación a este mercado es el Mapa de la Vida y el Coaching de la Variedad.
Esta metodología se apoya en El Mapa de la Vida y en el Coaching de la Variedad. ¿Cómo definiría estos dos conceptos?

La metodología se apoya en el Mapa de la Vida (extensión natural de La Rueda de la Vida) y en el potente motor taxonómico del Coaching de la Variedad. Ambos ofrecen a las empresas un ordenado y completísimo catálogo (de más de 260.000 gustos y 10.000 cambios), que configurado a su medida, facilita a los usuarios escoger lo que quieren y se proponen en la vida. Es el punto de partida para que las personas sepan elegir lo que necesitan, y se marquen cambios que transformen sus quejas en acciones.

 

¿Hacia dónde se encamina el coaching? ¿Qué nuevas tendencias acogerá?

Como mera finalidad comercial se está mezclando el coaching con demasiadas actividades tangenciales, lo que está confundiendo al consumidor final.  En España el coaching todavía está en fase de expansión, aunque ya es normal comprobar cierta especialización en el mercado. Al igual que ocurrió con la calidad, o los riesgos laborales, es necesario un grado de profesionalización que pasa por la estandarización y el control de los procesos de formación y ejecución del coaching por organismos del estado.

 

Además de centrarse en el trabajo en España, es conocedor también del mercado laboral en Latinoamérica. ¿Qué diferencias existen entre ambos a la hora de concebir el coaching?

En este aspecto es interesante pensar en lo globalizado del mundo actual, y es importante indicar que más que de países, hablamos de escuelas. Existen escuelas que basan el coaching sólo en la escucha, y otras, que parten de herramientas de análisis que ofrecen sólo resultados estadísticos pero que muchas veces no describen bien a las personas.
Lo importante es pensar que el coaching es una metodología de acompañamiento para resolver problemas que no sólo son del ámbito empresarial.

Ey 👋 No te vayas sin subscribirte

Pin It on Pinterest

Share This