Honestamente la gente se está volviendo muy sensible. Hace un par de semana tuve ocasión de comprobarlo con una persona que se dice “profesional” desde hace más de 20 años (omito el nombre para evitar lloriqueos). En una de las reuniones le dije claramente que estaba faltando a un requerimiento de la ley, por ejercer un servicio muy concreto sin tener la licencia de actividad. Tras la advertencia, le mencioné que no dudaría en llamar a la Policía si no lo arreglaba, pues debía dar parte de la infracción. Vamos, que con mi queja le advertía de su error.

– ¿Me estás amenazando? – me respondió en un tono un poco presumido.

– Pues hombre, si lo quieres llamar amenaza, puedes tienes toda la libertad del mundo, pero en mi pueblo a esto no se le llama amenazar, se le dice cumplir la ley.

– Esto es una amenaza, me estás amenazando, es lo que llevas haciendo desde el comienzo – siguió insistiendo sin más argumento que la repetición como empoderamiento.

– Que no, que no, que no, que te pongas como te pongas, no es una amenaza, es simplemente cumplir mis obligaciones de ciudadano.

Curiosamente tuve que llamar a la Policía, algo que no había hecho nunca. Luego un agente tuvo unas buenas risas cuando le expliqué que al que demandaba por incumplimiento de la ley me había dicho que le estaba amenazando. Risas con sentido, porque equivalen a pensar que Hacienda nos amenaza cuando nos hace una declaración paralela para pagar los impuestos correspondientes.

Lo mejor es darle una vuelta a la palabra amenazar, para comprobar según la RAE que una amenaza lleva a:

– Dar a entender con actos o palabras que se quiere hacer algún mal a alguien.
– Dicho de algo malo o dañino: Presentarse como inminente para alguien o algo. Una epidemia amenaza a la población.
– Dicho de una cosa: Dar indicios de ir a sufrir algo malo o dañino. La casa amenaza ruina.

 

Quizás avisar a alguien de que incumple la ley, sea algo como una epidemia, y que no merece la pena cambiar este sistema que tenemos en el que mucha gente traga con los abusos.

Y tú, ¿eres de los que dices que te amenazan o de los que cumples la ley?

 

⭐ Además de las reflexiones de La tontería de AMENAZAR ⭐ Cómo diferenciar una advertencia de una amenaza te recomiendo...

▷ Mejores Reflexiones de Motivación Y Frases de la Vida


crecer como persona

racional significado

las personas no cambian

frases de la vida

 

▷ Emprender con la disciplina del COACHING


ejercicios y dinamicas de coaching

zona de confort

coaching historia

tipos de coaching

video coaching

 

▷ Lo mejor en Liderazgo Transformacional


incompetentes

poder

vampiro emocional

 

▷ Proceso de comunicación: importancia de la comunicación


como hacer videos

estrategias de marketing digital

crear canal de youtube

 

▷ Mejores reflexiones y frases de felicidad


feliz

amarillo

desapego emocional

 


imagenes de felicidad


imagenes de la felicidad

 

▷ Reflexiones de enamoramiento y amor


imagenes de amor

emociones y sentimientos

el amor de mi vida

 

▷ Reflexiones y frases de la vida: todo pasa por algo


no existe

coaching estafa

analisis de procesos

 

▷ Emigrar por el mundo: Dubai o Uruguay


imagenes de trabajo

emigrar a uruguay

dubai mapa

 

 

Ey 👋 No olvides subscribirte

Título
La tontería de AMENAZAR ⭐ Cómo diferenciar una advertencia de una amenaza
Nombre del artículo
La tontería de AMENAZAR ⭐ Cómo diferenciar una advertencia de una amenaza
Descripción
Según la RAE una amenaza lleva a dar a entender con actos o palabras que se quiere hacer algún mal a alguien. ¿Amenazas o cumples la ley?
Pedro Amador
Happiness Play
Happiness Play
https://www.pedroamador.com/wp-content/uploads/2017/07/Pedro-Amador-blog-reflexiones-y-frases.png

Pin It on Pinterest

Share This