Hoy os incluyo una nueva colaboración de Edith Gómez, editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online, ¡y ya conocida por todos nosotros!. Siempre comenta que se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos. La podéis seguir en el Twitter @edigomben.


Los buenos hábitos serán los aliados más grandes que puedas tener en tu vida, incluso si se trata de pequeños hábitos, especialmente si eres una persona productiva. Adquirirlos no es una tarea fácil, e inclusive también debes ser precavido de no estar coleccionando en tu estilo de vida hábitos improductivos.

Cambiar un hábito que no es provechoso por uno bueno, generalmente es difícil.  Trazarse la meta de sacar un mal hábito de tu vida, puede ser una labor gigantesca. Sin embargo, muchas personas lo han logrado.

Para que no te apoyes solamente en tu fuerza de voluntad, aquí te ofrezco 8 estrategias que podrás utilizar y que maximizarán la productividad en tu vida:

  1. Asume compromisos

Aunque el camino de tomar buenos hábitos, o convertir uno malo en uno bueno, no sea nada fácil, es mejor hacerlo acompañado que solo. Debes vencer tu lado tímido y debes anunciar tus cambios, hazlo en voz alta, que suene, que se escuche en las reuniones familiares, cuando estés con tus amigos, por whatsapp, en un blog, o en foros de internet.

Tu compromiso debe ser público, lo más que puedas. Esta buena presión que ejercerás en ti te ayudará a no fallarte, a que esfuerzo no decaiga en momentos de debilidad.

  1. Practica

Cuando empiezas a cambiar de hábitos, esto se convierte en una habilidad productiva, y por ello debes permanecer en constante práctica.

Prepara tu calendario para practicar este nuevo hábito, al menos unos 30 días, claro que está cantidad de días puede variar en función del hábito que estés desarrollando.

Tómalo como un proyecto personal porque en realidad lo es. Se trata de un proyecto de un mes de duración, mínimo. Escribe tus metas y tus objetivos, planifica esto de inmediato. Apunta cuándo empezarás, en qué momentos lo del día lo estarás ejecutando, anota incluso los obstáculos que puedas identificar. Una vez que los has reconocido podrás superarlo más fácilmente.

  1. Mantente motivado

Debes encontrar las formas para mantenerte en constante motivación. Una gran ayuda para esto es la visualización.  Debes verte ya con el hábito adquirido y de los nuevos beneficios que disfrutas con este nuevo hábito.

Debes recordar siempre las razones por las cuales estás detrás de este nuevo hábito. Estas razones pueden venir de afuera, por ejemplo el haber leído en un blog que al hábito de anotar todo es beneficioso, o pueden ser razones que vengan de tu interior, porque quizás tú mismo te hayas percatado que olvidas muchas cosas, dejándolas de hacer, y esto ha tenido consecuencias notorias en tu vida personal y profesional, decidiendo en ese momento poner fin a ese problema, y te determinas en adquirir el hábito de anotar todo lo que se cruza en tu camino.

Debes saber que las razones que vienen de tu interior son incluso más poderosas y motivadoras que las extrínsecas.

  1. Sigue tu progreso

Antes que culmine la jornada, anota lo que hasta ese momento has logrado. Apunta si has conseguido practicar el hábito que te has propuesto. Al observar tu progreso te sentirás motivado. Haz esto cada día.

  1. Apóyate

Si lo deseas, puedes idear la estrategia de tomar esta labor como un juego. Conversa con tu pareja e intenten ambos la adquisición de un nuevo hábito. Compartan experiencias y con qué obstáculos tropiezan más. Al momento de celebrar el triunfo, también será más ameno si lo hacen en compañía.

Si deciden por esta opción encontrarán incluso muchas app para móvil que son divertidas y establecen “retos” compartidos con amigos reales o virtuales. Esto aumenta las posibilidades de éxito.

Puedes anclar tu hábito a una tarea o algo que realices ya de forma rutinaria. Por ejemplo, si tomas un café todas las tardes, y necesitas crear el hábito de apuntar las tareas del día siguientes, puedes mezclar ambos y hacer la revisión mientras degustas tu café.

Tener un hábito o una rutina con el cual anclarlo, incrementará el éxito.

  1. No olvides el premio

Adquirir un hábito no es fácil, parece como si lucharas contigo mismo. Por ello, tendrás que aprender a ser tu propio juez y no olvides darte un premio si tus resultados han sido satisfactorios. Gratificarte aumentará tus posibilidades de éxito, y esto es crucial durante los primeros días del proceso.

Aunque no sea todos los días, recuerda siempre gratificarte. Prémiate a los 3 primeros días de éxito, y al final de semana. Guarda el gran premio al finalizar el periodo de 30 días.

  1. Mantente enfocado

Es importante que estés enfocado en el hábito que tratas de adquirir. Utiliza todas las tretas posibles. Una opción sería colocar post-it en puntos estratégicos en los que vas a practicar el hábito, o el envío automático de email para ti mismo –puedes usar Google Calendar-, cambiar el fondo de pantalla de tu PC, entre otros.

Se vale disfrutar el proceso dando riendas a la creatividad.

  1. ¡Piensa positivo!

Elimina todos los pensamientos negativos, reemplazándolos por pensamientos positivos. Conversa contigo mismo en tono positivo y verás cómo cambia tu manera de pensar, sentir y ser en la vida.

cuadro de mandos de la felicidad



GRACIAS POR COMPARTIR donde gustes bajo normas COPYLEFT


Felicidad en tu Android

APP Apple Happiness Play

Felicidad en tu iPhone

APP Google Happiness Play

Edith Gómez
Sígueme

Edith Gómez

Periodista at Gananci
Periodista en Gananci.com, especializada en #MarketingOnLine. Me encantan las ideas de negocio y aportar una mirada creativa a este pequeño mundo
Edith Gómez
Sígueme

Pin It on Pinterest

Share This