Estoy muy a favor de reivindicar los derechos de la mujer, ¡me parece excelente! Pero me parece que para conseguirlo no se debe destrozar el lenguaje como se está haciendo. En mi labor de escribir, intento cuidar el lenguaje al máximo, incluso mimando hasta el último adverbio o adjetivo.

Pero al igual que la RAE –“ya se ke importa poko a algunas personas” (puedes ver aquí alguna referencia)-, estoy cansado de la utilización de los nombres de mujeres y hombres. Es cansino tener que decir ahora presidenta cuando no existe el presidento, así que prefiero decir presidente. Cansado de decir gerentas de la empresa cuando no existen los gerentos, así que prefiero seguir con gerentes. Y así un largo etcétera.

Como dice el texto que remarco en el enlace ”si se aplicaran las directrices propuestas en estas guías en sus términos más estrictos, no se podría hablar”, vamos que acabaríamos hablando como esta excelente interpretación de José Mota, ¡No te pierdas el video, te vas a reír de lo lindo!

 

¿Y tú cómo lo ves?

¡Cada post en tu e-mail!

Incluye tu e-mail y serás el primero en recibir cada nueva entrada (NO SPAM)




GRACIAS POR COMPARTIR: Este contenido se puede compartir donde gustes bajo normas COPYLEFT


Pin It on Pinterest

Share This