Que los asesinos (malos malos malos a partir de ahora) son algo despreciable es una realidad obvia que compartimos casi de forma universal. Pero desde hace varios años intento comprender por qué se persiguen con todos los recursos a los malos malos malos y en cambio quedan habitualmente impunes los que roban cantidades ingentes de dinero (la casta con la denominan en el grupo político Podemos).

Vamos a usar el sentido común y te podrás sorprender de la reflexión que voy a compartir con esta pequeña historia que no está basada en hechos reales, sólo en la picardía. De antemano, y para evitar a los críticos empedernidos, no pretendo justificar ni una ni otra cosa, porque no hay justificación que quepa. Pero sí es mi objetivo mostrar que ambas cuestiones están igual de mal y deberían ser perseguidas en sus raíces con la misma intensidad.

Para empezar vamos a incluir a dos dibujitos. El de la izquierda es un malo malo y el de la derecha es un político. ¿Con qué ojos los vemos? Seguro que al de la izquierda con los peores ojos y con el de la derecha nos preguntaríamos los motivos que le llevarían a robar, porque quizás es un Robin Hood que roba a los ricos.

Asesinos politicos

 


Seguro te gusta este video donde explico cómo son los jefes tóxicos…


Bueno, hasta aquí no hay ninguna cosa extraña, es lo que pensaría casi todo el mundo si vemos algo así en los titulares de un informativo. Pero sigamos avanzando (pulsa para acceder a la siguiente página).
Ahora les comparto que el malo malo malo de la izquierda no tiene educación alguna, y pertenece a un grupo peligroso que ha extorsionado a altos empresarios y algunas veces ha acabado con la vida de personas.

El político ladrón de la derecha tiene estudios en algunas de las mejores universidades del mundo y se encuentra con sus abogados defendiendo un caso en el que parece haber sido involucrado en el robo de varios millones de dólares, pero que está presentando las pruebas para demostrar su absoluta inocencia.

-¡El malo malo malo tiene que ser exterminado!-, seguro que se escucha en el pensamiento interno de algún lector. Y a saber qué ha hecho ese político “presuntamente ladrón”, menudo pícaro.

Sigamos, sigamos, porque el poder de la perspectiva con la que interpretemos es fundamental para comprender cómo analizamos el mundo. Continúa en la siguiente página…

Ahora comprobamos como el malo malo malo de la izquierda, que apenas tiene conocimiento de otras culturas, costumbres o países, se vio formado desde la infancia en la ira y el odio hacia sus pueblos vecinos. Desde entonces ha desarrollado grandes habilidades en el manejo de armas, y es capaz de amenazar, secuestrar, e incluso matar a las personas que les indiquen.

Nuestro político -ya ladrón- de la derecha tiene abiertas tres diligencias en países distintos pues parece que ha podido estar blanqueando dinero en actividades sin justificar y que dispone de una alta cantidad de dinero en paraísos fiscales que todavía no ha podido ser investigado por haber recibido la información de los bancos. Algunos grupos de ciudadanos se están movilizando porque le acusan de haber cometido actos ilegales hacia sus familiares y puestos de trabajo, pero la prensa no está difundiendo tales noticias, y sólo se sabe de ellos por algunas páginas de Internet que están siendo cerradas.

Asesinos y politicos

 

 


¿Ya empiezan a sospechar? Algunas personas seguro que sí, pero también les aseguro que a la inmensa mayoría de las los observadores les importa bien poco algo así, y sólo siguen defendiéndose del malo malo malo mencionado. Continúa en la siguiente página…

El malo malo malo de la izquierda sabe que está mal lo que hace, pero entiende que un futuro mejor le puede esperar a sus hijos, porque el vio cómo su padre se suicidaba al no poder encontrar un trabajo que les diera de comer en casa. Ese día recibe órdenes y sale a matar a un nuevo objetivo indicado, con dos disparos en la cabeza. Es agarrado y llevado a prisión, aunque es un candidato a sufrir la pena de muerte por encontrarse en un país que la tiene legalizada.

El ladrón político de la derecha cada vez se ríe más. Han encontrado grabaciones en donde se le vincula a células malas malas que llevan formando para su uso en conflictos bélicos, y en donde también tiene personas a su disposición para hacer trabajos y acabar con ciertas personas que se acerquen mucho a la verdad. El último fue un juez del supremo que fue asesinado de dos tiros, pero afortunadamente se capturó a su víctima.

¿Ya te imaginas el final?

 


El malo malo malo, sin saberlo, trabaja para el ladrón político, y había matado por órdenes del mismo. Pero mientras que el malo malo malo pasará raudo por la pena de muerte, el político ladrón tiene capacidad para tapar todas sus huellas y seguir robando y hundiendo la economía de los países que quiera. Generando crisis, paro, hambre, abusos, y cada vez, consiguiendo que ser más ricos a costa de robarle a los pobres.

-Claro… ¡vaya cuento que nos has contado!-, bueno, ¿de verdad piensas que no existen cosas así en la realidad? ¿Has visto cómo persiguen a los países que tienen armas de destrucción masiva? ¿Por qué no persiguen igual a los países que fomentan las cuentas opacas en paraísos fiscales y que no permiten encontrar a los que roban?

Bush Jr., en nombre de EEUU apoyado con algunos líderes se pensó con legitimidad para invadir un país y matar a miles de personas, sin tener realmente armas de destrucción masiva. Después no lleva a las personas a la justicia, y como Saddam Hussein o Bin Laden, los eliminan sin menor explicación.

¿Qué no hará que la gente mate a  políticos corruptos sin la menor explicación? ¿No es defensa propia? O incluso mejor, ¿no es acabar con los malos malos malísimos? ¿No ha podido pasar eso con la reciente diputada Isabel Carrasco asesinada por una compañera de su propio partido político? Ahí queda la duda.



GRACIAS POR COMPARTIR donde gustes bajo normas COPYLEFT


Felicidad en tu Android

APP Apple Happiness Play

Felicidad en tu iPhone

APP Google Happiness Play

Pedro Amador
Sígueme

Pedro Amador

Director at Happiness Play
Considerado un experto en felicidad y pionero crecimiento personal y profesional. Colabora numerosas veces en TV, radio o prensa y ha desarrollado la innovadora Tecnología de la Felicidad (Happiness Play y Happiness Play Pro), basada en la Metodología Autocoaching. Autor de cuatro libros de crecimiento personal, decenas de artículos. Conferenciasta internacional que no deja indiferente.
Pedro Amador
Sígueme

Pin It on Pinterest

Share This