– He pasado por muchas relaciones complicadas, los hombres sois muy perversos y parece que sólo buscáis lo que buscáis- decía ella con tono quejica.

– Bueno, te entiendo, pero yo vengo de una buena y prefiero no apresurarme en nada- le replicó él sin pensarlo dos veces.

– Claro, claro, claro, siempre es igual. Al final nada de compromiso. Que no sé si eres la mujer de mi vida, que no lo tengo claro, que vamos a ver como se da la cosa

– Si mujer, algo así, tampoco te tienes que preocupar.

– Ya, ya, pero aquí quieres que todo parezca normal, y vamos, que el sexo que no falte.

– Tampoco he dicho eso, pero vamos, si lo quieres reducir todo a esa tontería, ¡pues vamos adelante!

– Que te he dicho que no quiero nada de “touch&go” (aquí te pillo aquí te mato), que para eso ya tienes miles y miles de mujeres a tus pies.

– No sé dónde ves tantas mujeres, pero personalmente tampoco he dicho lo que busco. Sólo he dicho que ahora no estoy para complicaciones.

– Ya veo… huyendo del compromiso, y mira que me parecías un chico especial.

– Si mujer, tú también me pareces muy especial y realmente me encantaría empezar algo contigo si no tuviera el cacao que tengo en mil aspectos de mi vida.

– Al final siempre os salís con la vuestra, dejando todo en el aire.

– A los hechos me remito, todo poco a poco, avanzando y sumando. Creo que por ahora no me he ido a ningún sitio.

– Te quiero, y necesito ser correspondida porque de otra forma no dejaré que entrés en mi vida privada- replicó ella con templé.

– ¿Sólo es un te quiero lo que necesitas? ¿No te das cuenta de que ahora no estoy en mi mejor momento para comprometerme?

– ¿De qué huyes? ¿Vas a estar todo el día huyendo? ¿Quién te va a aguantar cuando seas mayor?

– ¡Qué stress!, no creo estar diciendo que huyo de nada, sólo que tengo que arreglar un poco algunos temas de mi vida. ¿Prefieres que sea un cabrón y te diga que te quiero mucho para pasarla bien contigo pero que luego me largue a la mínima de cambio como hacen los hombres mentirosos?´

– Yo quiero una persona comprometida, porque ya me aburrí de los mienten sin parar y sólo buscan lo que buscan.

– Pues eso, que yo ni ando mintiendo ni ando buscando nada que tú no quieras- argumentó el con claridad.

– ¿Entonces qué vas a hacer?

– No sé mujer, ya te he dicho que no pretendía poner ninguna etiqueta ahora a nada.

– Ya veo que no me quieres, siempre lo mismo.

– Qué sí, que sí que te quiero, que lo sabes… no me hagas parecer un estúpido.

– ¿Entonces me quieres?

– Estás muy quejica hoy. Sabes que sí que te quiero, pero que ahora no quiero poner etiquetas a la relación.

– ¿De verdad que me quieres? – preguntaba ella con cara de angelito.

– Que sí mujer, eso es más que obvio.

– Bueno, no te quiero perder nunca, y lo sabes.

– ¿Qué quieres decir con eso?

– Que quiero que siempre seas mi amigo.

– ¿Amigo? ¿Pero no me has dicho que querías un compromiso?

– Me parece que no me quieres y para eso prefiero que seamos amigos.

– ¿Pero qué me estás contando ahora? ¡Pero si te acabo de decir que te quiero!- respondía él un poco despistado con el giro de la conversación.

– Claro, porque no tenías salida alguna. Pero ya veo por donde andas, cómo todos los hombres.

– ¿Qué? No entiendo lo que quieres decir.

– Como amigo no te quiero perder.

– ¿Qué? ¿Pero no has dicho que me querías? ¿En qué quedamos?

– Como amigos, porque yo necesito alguien que me lo demuestre.

– Mira, no entiendo nada, las mujeres me volvéis loco. Mejor me voy a ver el Mundial. Hasta luego.

 



GRACIAS POR COMPARTIR donde gustes bajo normas COPYLEFT


Felicidad en tu Android

APP Apple Happiness Play

Felicidad en tu iPhone

APP Google Happiness Play

Pedro Amador
Sígueme

Pedro Amador

Director at Happiness Play
Considerado un experto en felicidad y pionero crecimiento personal y profesional. Colabora numerosas veces en TV, radio o prensa y ha desarrollado la innovadora Tecnología de la Felicidad (Happiness Play y Happiness Play Pro), basada en la Metodología Autocoaching. Autor de cuatro libros de crecimiento personal, decenas de artículos. Conferenciasta internacional que no deja indiferente.
Pedro Amador
Sígueme

Pin It on Pinterest

Share This