Cómo vender al hombre más feliz del mundo

by | Apr 3, 2012 | Reflexiones de la Vida | 16 comments

¡Asustado que sigo! Presentan a una persona -seguro excepcional- como “el hombre más feliz del mundo”, y digo yo como ingeniero, ¿me han comparado a mí con este señor? ¿Cómo saben que yo soy más infeliz? El sentido común, me dice que ya comienzan a manipular…

Ahora ojeo un poco lo que dice este señor, Matthieu Ricard, y me encuentro con un montón de características que gustan en nuestros tiempos modernos: biólogo molecular con un doctorado en genética (un científico interesante), habiendo dado un disgusto a sus padres por cambiar de rama, que se pasa a monje budista y nos cuenta que viene del Nepal con nuevas ideas, desconectado de los pecados sexuales o las posesiones materiales. ¿Así que es necesario desconectar del sexo para ser la persona más feliz del mundo? Y lo dice un francés, ¿seguro?

Mis amigos, ya lo decía Aristóteles, la felicidad es distinta para cada persona, y me aburro de repetirlo una y otra vez en mis charlas (ver aquí una conferencia íntegra de cómo ser feliz en el trabajo). Pero pensar que cada uno tiene que buscar la felicidad, parece que no cuaja tanto como dar consejitos de cómo ser feliz. Este señor (y los que lo venden como tal) deberían sentirse un poco incongruentes al presentar al hombre más feliz del mundo cuando a su vez nos pide que nos desapeguemos de los títulos.

Es el marketing vendiendo felicidad, y encima de forma engañosa. Recuerdo hace unos años una excepcional campaña de marketing que decía: “posiblemente, la mejor cerveza del mundo”. Tenían la humildad de incluir el “posiblemente”, y eso les hacía grandes. Ahora parece que en tiempos de crisis se olvida la humildad y se puede engañar libremente.

Muchas gracias por sus consejos, pero posiblemente, “Matthieu Ricard no sea el hombre más feliz del mundo”.

Si estás buscando ponentes para eventos no te pierdas unas de mis últimas conferencias en México

⭐ tips y reflexiones en YouTube



👉 Vota mi candidatura al Word Happiness Awards de la ONU



16 Comments

  1. Yo puedo decir que soy una mujer muy feliz en relacion a mi misma, no necesito ser “la mas” feliz ni compararme con nadie.

    Reply
  2. En lugar de “tu” quise poner “no”

    Reply
  3. Tu me parece agradable que para dejarte un comentario tenga que dejar mi mail y despues lo uses para promocionarte. En todo caso, por favor no me agregues a tu base de datos, no me gustan las recetas de felicidad. Respecto del post tu tambien das consejitos para ser feliz y la verdad que las recetas no funcionan para todos igual. CADA UNO ENCUENTRA SU FELICIDAD DENTRO DE SI MISMO Y A SU MANERA. PERO BUENO, UNO VE EN LOS DEMAS LOS ERRORES PROPIOS CON MEJOR CLARIDAD? Saludos desde Uruguay

    Reply
  4. hay dos tipos de felicidad , la que nace de la conciencia y de la disciplina y la que solo surge cuando colmas tus deseos del ego , la última se esfuma en cuanto vuelve otra vez el deseo y el sufrimiento de no cumplirlos es el purgatorio del alma.

    Reply
    • Yolanda, buena reflexión… ¡muchas gracias por el aporte!

      Reply
  5. yo soy la mujer mas feliz de mi mundo! :o)

    Reply
    • Margarita… ¡di que sí! ¡totalmente de acuerdo!, hasta lo leí en el último estudio de la Universidad de Harvard 😀

      ¡Muchas gracias por el comentario!

      Reply
  6. Es verdad que la felicidad es distinta para cada persona. No creo que una persona sea feliz cuando tiene rencor y resentimiento hacia otras personas y eso creo que por más que tengamos un concepto diferente de ser feliz, creo que todos sabemos que no podemos ser feliz con rabia, odios y sentir que tenemos enemigos. Pero supongo que hay denominadores comunes para ser feliz. Uno es levantarse con ganas cada día de disfrutar la vida, no ahogarse en un vaso de agua ante cualquier problema, aceptar,sin modificar mi ánimo, tanto a los críticos como a los aduladores, amar a mi entorno y a los demás, entregarme a ser mejor persona cada día, dar amor en el sentido del amor universal, el que daba Jesús a sus discipulos, el que da la Naturaleza a la Tierra. Me cae simpático este Ricard, con todos los lujos y seguramente placeres, se despoja de todo y parece encantado, quizá muchos deberíamos desapegarnos de las posesiones y de algunas creencias que nos impiden ser libres

    Reply
    • Leticia, muchas gracias por el comentario, que comparto en parte, pero a día de hoy, he descubierto que penas que hay denominadores comunes de cómo ser feliz… ¡es sólo una creencia!

      Reply
  7. Muchas gracias, hace un momento me dejaba llevar por las preocupaciones de siempre, que si las deudas, que si no me alcanza el dinero de fin de mes, en fin el proceso es largo pero el aprendizaje es superior, y entonces aparece en mi correo este tema tan interesante y a su vez inverosímil y arranca una gran sonrisa de mis labios, ¿No será que habremos muchos más felices de los que nos imaginamos? Que rico es el Mundo, realmente millonario!!!…

    Reply
    • Consuelo… muchas gracias por el comentario… ¡claro que somos muchos! ¡a ver si nos dan un premio! 😀

      Reply
  8. Jajaja, hola Pedro, me ha hecho gracia cómo has enfocado este post.

    Creo que la felicidad la obtenemos cada uno de una forma distinta, pero que el sentimiento que tenemos es similar y también podríamos hablar de diferentes grados de felicidad.

    Creo que no darle tanta importancia a “lo que tenemos” está bien, pero también entiendo lo que comentas con el tema de “vender felicidad”.

    Un saludo.

    Reply
    • Jesús, muchas gracias por tu comentario… ¡y es triste que usen la felicidad de forma comercial! Un abrazo

      Reply
  9. Lo que te digo en facebook, Pedro. Busca más sobre el tema y no te fíes sólo de una opinión, según veo.

    Reply
    • Miguel, muchas gracias por tus comentarios en Facebook. Me encanta que realices estas observaciones, y créeme que llevo tiempo analizando lo que han publicado de este señor (conocía la mayoría de los enlaces que indicaste).

      Te comentaré una cosa importante, y que está por encima de lo que haga o digan de este señor: considero que SIEMPRE es fundamental cuidar el lenguaje para evitar manipulaciones. El decir que este señor es el hombre más feliz del mundo, implica que se han analizado a todos los hombres y mujeres de este Planeta, lo cual es más falso que falso. Insisto, este tipo de manipulaciones del lenguaje me parecen atroces. Ahora bien, quien la comparte de base… pues… ¡tiene toda la razón del mundo!

      Un abrazo del que “posiblemente” sea el mayor experto en felicidad del mundo (pregunta a Google) 😀

      Reply

Muchas gracias por dejar tus reflexiones y comentarios...

  • Mejores reflexiones
  • Amar es para siempre
  • Experiencias de vida