Yo puedo, tú ni de lejos. Tú puedes, yo también.

by | Jun 21, 2013 | Gestion y liderazgo | 0 comments

En el ámbito del liderazgo encuentro una manía de dar ejemplos y pensar que aplican para todo el mundo. Seamos serios, cada persona vive en un contexto diferente, y por ello los ejemplos pueden ser interesantes, pero en muchas ocasiones no pasan de ser meras referencias.

¿Qué Steve Jobs es un ejemplo de superación y de liderazgo? Sin duda. ¿Qué Steve Jobs estaría en el paro en el contexto actual de crisis en España? Mmm… ¿verdad que ahí te hice dudar? Desafortunadamente está muerto y no lo sabremos nunca, pero ahora cada uno habrá imaginado lo que más le guste. Recuerdo que en la maestría acostumbraba a realizar escenarios, siempre para plantear con anticipación lo que podía pasar en la empresa.

Me enseñaron a abrir la mente a posibilidades, y a pensar desde distintos ángulos. Es bueno marcarse objetivos a largo plazo, y saber activarlos a corto plazo. Después, nos guste o no, es importante gestionar día a día todo lo que ocurre. En la vida pasa lo mismo. Hay que tener sueños, metas, y alinear nuestros valores para sentirnos lo mejor posible. Pero de ahí a la realidad, pueden pasar muchas cosas.

Desde mi punto de vista ya no hay modelo de liderazgo, de persona o de valores que garanticen el éxito. Las mejores prácticas de liderazgo deben servir de ejemplo, pero no como dogmas de fe. Lo vuelvo a repetir por si alguien no me ha entendido: está muy bien motivarse con ejemplos como Steve Jobs, Nelson Mandela, o el mismo Obama.

Pero si no usamos nuestro sentido común, y observamos nuestro contexto, nuestras reglas, nuestra gente,… sólo estamos perdiendo el tiempo.



👉 Vota mi candidatura al Word Happiness Awards de la ONU