Se franco, ¿has mentido hoy en alguna ocasión? Venga… no vengas mintiendo… ¿de verdad que has sido en todo momento honesto? Bueno, mejor lo pregunto de otra forma, ¿has ocultado lo que querías decir y lo has convertido en algo distinto que no era del todo cierto? ¿O te has callado lo que tenías que decir por miedo a ofender? ¿Quizás ni te diste cuenta de que te estaban preguntando a ti y obviaste responder para evitar decir la verdad?

Damian Goldvarg ICF coaching
Nos cueste reconocerlo o no, pasamos parte del día faltando al valor de la honestidad, porque nos han enseñado a que si dijéramos la verdad en todo momento, podríamos hacer daño en muchas ocasiones. Los hombres sabemos que a una mujer no se le puede decir que está más gorda o vieja. Y las mujeres bien saben de las exageraciones de algunos hombres y ni matizan.

¿Pero cómo sería el mundo sin mentira alguna? No cabe ocultación de la verdad, ni exageración desmesurada, ni simple mentira por piadosa que sea. ¿Estarías preparado para aceptar la realidad que ven los demás acerca de ti? ¿Estarías preparado para ofrecer la realidad que ves de los demás? ¿Estaría el mundo preparado para aceptarse a sí mismo en sus numerosas incongruencias?

No, francamente, lo veo imposible. Y para eso se han inventado un montón de instancias, como los pecados, el cielo, el infierno, los jueces,… o un montón de adjetivos como malo, bueno, honesto, infiel, desleal, mentiroso… por mencionar algunos.

Pero aunque lo vea tan imposible, en mi día a día, he aprendido a que sea posible. Cuando hablo con algunas personas se sorprenden de mi honestidad, y rápidamente indico que compartir cualquier café conmigo es un motivo para aceptar la vida tal y como es. Con un fondo que puede ser bueno o malo, pero que no se debe maquillar con un montón de formas para adular todos los comportamientos. Habitualmente los que me critican en las formas tienden a ser los más mentirosos, que tarde o temprano, acaban cayendo con todo el equipo.

Es una cuestión que debes elegir en la vida… ¿la bandera de la honestidad por poco comprendida que sea? ¿O la banderita de la sonrisa continua pese a ser una hipocresía evidente? ¿Cuál prefieres? Cuanto antes elijas, antes comenzarás a dar ejemplo de tus valores.

¡Recibe cada nuevo artículo por e-mail!

Incluye tu e-mail y serás el primero en recibir cada nueva entrada (NO SPAM)


GRACIAS POR COMPARTIR: Este contenido se puede compartir donde gustes bajo normas COPYLEFT


Acerca de 

Considerado un pionero en comunicación y crecimiento personal y profesional. Colabora numerosas veces en TV, radio o prensa y ha desarrollado la innovadora aplicación de la felicidad miGPSVital, basada en la Metodología Autocoaching. Autor de cuatro libros de crecimiento personal y decenas de artículos.

Pin It on Pinterest

Share This