Seguimos teniendo cosquillas con algunas emociones y nuestros sentimientos son difíciles de apagar. La primavera nos sigue alterando la sangre, las sonrisas llenando de cariño, y las caricias adornan cualquier momento. No nos engañemos, estamos hechos para amar y recibir cariño, es nuestra esencia.

El problema viene al sentirnos inmersos en el capitalismo, puro fundamento del intercambio de servicios con el propósito de un beneficio. Dar para recibir algo a cambio. Vivimos inmersos, y por deformación profesional, acabamos llevando en muchos casos el formato a nuestra vida en pareja.

Estamos olvidando a amar sin obligaciones. Lo compruebo cada día en más parejas, que me comentan muchas veces, “mi pareja no hace nada por mí”, “soy súper maravilloso… ¡me tienen que hacer sentir bien!”, “no voy a ser menos, me tienen que dar a mi primero…”. Me temo que no, que no son buenos principios para el amor.

El amor tiene que fluir sin ninguna exigencia. Cuanto más tardemos en darnos cuenta, más tardaremos en sentir el amor verdadero. ¿A qué esperas?


(la canción es original, el video no, pero al menos se ve en todo el mundo).

¡Recibe cada nuevo artículo por e-mail!

Incluye tu e-mail y serás el primero en recibir cada nueva entrada (NO SPAM)


GRACIAS POR COMPARTIR: Este contenido se puede compartir donde gustes bajo normas COPYLEFT


Acerca de 

Considerado un pionero en comunicación y crecimiento personal y profesional. Colabora numerosas veces en TV, radio o prensa y ha desarrollado la innovadora aplicación de la felicidad miGPSVital, basada en la Metodología Autocoaching. Autor de cuatro libros de crecimiento personal y decenas de artículos.

Pin It on Pinterest

Share This