¿Una pareja ideal?

¿Una pareja ideal?

- ¿Cómo sabes si estás con la pareja ideal? – pregunté con una dulce sonrisa.

– ¡Eso no hay forma de saberlo! ¡Claro que no!, es una química que se siente o no se siente- respondió mi vecina.

– No soy muy bueno en química, ¿de verdad no me puedes decir qué te hace estar bien con tu hombre maravilloso?, porque no creo que te pudiera recomendar un restaurante diciéndote únicamente que el cocinero cocina con una química espectacular.

– Pues no sé… supongo que es porque le quiero – repetía ella sin parar.

Para serles franco, soy testigo de este tipo de conversaciones casi todos los días. Son el indicio de que, tarde o temprano, cuando aparezca la tormenta, puede que la relación se rompa y no llegue a buen puerto. Tenemos que saber lo que nos une, y también lo que nos diferencia, porque de otra forma, viviremos de puntillas y un día nos podemos caer.

Existe un nivel emocional que es muy importante, y que es asociado comúnmente a lo que llamamos química, feeling, enganche,… Este nivel lo analizaré en otro momento, porque también se puede llevar al consciente mejor de lo que imaginamos. También existe un nivel racional, que cada vez se muestra más importante en el amor, y cuyo desconocimiento está llevando a disparar el número de divorcios.

Hace varias décadas nuestros tatarabuelos apenas tenían opciones, y continuaban con la pareja elegida de por vida. Pero hoy en día las posibilidades se han multiplicado de forma exponencial, y cuanto mejor sepamos qué pegamento une la relación, mejor sabremos despejar las dudas que nos llegan frecuentemente.

Desde el racional, y observando el Mapa de la Vida (que se puede leer aquí), es bueno tener un conjunto de preguntas sencillas para que conozcamos el pegamento de nuestra relación. Recordemos que no hay personas perfectas, pero las relaciones sí se pueden construir día a día de manera casi perfecta. Si a una persona le gusta viajar, y la otra no lo soporta, más vale tomar cartas en el asunto, porque seguro que existen otras personas con las características que buscamos. Es bueno tener un botiquín de preguntas para cuando conocemos a alguien y así poder entender si esa persona cumple nuestros mínimos requisitos de pareja ideal. Simplificando, dejo los mentirosos compulsivos fuera de este análisis. Para algunas áreas del Mapa de la Vida, les comparto algunos ejemplos:

  • Ocio: ¿te gusta viajar?, ¿prefieres playa o montaña?, ¿necesitas salir sólo con tus amigos frecuentemente?, ¿prefieres quedarte en casa viendo la televisión o salir con los amigos a tapear?
  • Familia y amigos: ¿tienes buena relación con tus padres?, ¿quieres tener hijos (o ya tienes)?, ¿te relacionas con tu ex-parejas?
  • Trabajo: ¿tienes un horario flexible o un horario fijo?, ¿sabes compaginar tu vida laboral con la personal?, ¿te traes el stress del trabajo a casa?

Son sólo algunos ejemplos, pero si comprobáis el Mapa de la Vida (aquí), os dará las ideas de las áreas en las que es importante tener una opinión formada de aquello que queremos. La cuestión no es que en una relación cuadre TODO a la perfección, pero sí los aspectos más importantes.

Os voy a presentar un ejemplo, muy habitual, que servirá para analizar cómo detectar toxicidades en las relaciones. Para muchas personas es muy importante el tema de la descendencia. Si preguntamos a una pareja, ¿quieres tener hijos en el futuro (aunque sean adoptados)?, nos podríamos encontrar estas opciones (los dudosos los dejamos también fuera de este análisis):

Lo más inteligente es buscar a una pareja que quiera lo mismo que tú, al menos para cosas tan importantes como esta. En cosas así no se puede fallar, porque aquí no estás preguntando si prefiere playa o montaña (que al final todos sabemos que se va un poco allí y otro poco allá). Estamos preguntando cosas vitales, y el problema es que muchas veces se juntan dos personas que comparten respuestas distintas (zona problemática) y piensan que con el tiempo el otro cambiará de opinión. Las papeletas para la rifa llamada fracaso, han quedado bien repartidas.

Vale, puede que cambie, ¿pero para qué empezar una relación con alguien que tiene necesidad de algo a lo que no estás dispuesto? ¿No es más fácil buscar una pareja, que mira que hay miles, que exactamente cumpla tus requisitos racionales? Aquí es cuando se escucha eso de… “el amor no tiene barreras”, a lo que yo rápidamente respondo… “y la tontería tampoco”.

Me temo que cuanto antes seamos responsables y evitemos relaciones tóxicas, antes estaremos dispuestos a saborear en su máximo esplendor eso tan bonito que es el Amor, ¿te atreves?

Incluye tu e-mail y serás el primero en recibir cada nueva entrada (NO SPAM)


GRACIAS POR COMPARTIR: Este contenido se puede compartir donde gustes bajo normas COPYLEFT

Acerca de 

Considerado un pionero en comunicación y crecimiento personal y profesional. Colabora numerosas veces en TV, radio o prensa y ha desarrollado la innovadora aplicación de la felicidad miGPSVital, basada en la Metodología Autocoaching. Autor de cuatro libros de crecimiento personal y decenas de artículos.

  • Pingback: Todo el blog en imágenes()

Pin It on Pinterest

Share This