¿No está de moda la igualdad de la mujer? ¿No hemos dicho que tenemos los mismos derechos? ¿No es cierto que ahora las mujeres conquistan a los hombres?

Llevo más de 20 años cortejando a mujeres y reconozco que me ha tocado invitar a cientos de comidas, cenas o aperitivos. Invitar a viajes con los gastos pagados, regalar flores, o conseguir todos los antojos que le viniera a mi pareja en gana. He pasado momentos increíbles, pero los resultados nunca han llegado a buen puerto.

Vamos a pedir como en El Secreto. “Quiero una mujer que me pida en matrimonio y que me diga que me va a resolver la vida” (a ser posible de una edad pareja a la mía o un poco menor). Que diga que va a ser mi princesa (o lo que guste) rosa (o del color que quiera) para toda mi vida y que sólo me tenga que preocupar por achucharla y mimarla todos los días. Quiero que me consienta, que me pague todos (o casi todos) mis caprichos y que soporte si algún día al mes lo tengo de mal humor.

Para que se vea que voy en serio, voy a destacar cuál es mi oferta, no vaya a pensar alguna señorita que estoy pidiendo sin dar nada a cambio:

  • Ofrezco excelente compañía, tengo miles de historias para compartir y me consideran muy divertido. Incluso puedo leerte por las noches algunos libros o artículos que he escrito.
  • No sé si soy el más guapo (¿no han dicho que no les importa el físico?), pero es demostrable que he traído a un niño que es de lo más guapos (el certificado ISO 9001 no lo tiene porque rompió la escala).
  • Adoro hacer cosas nuevas, y también saber acompañar en planes relajados en donde sólo tenga que acariciar el pelo de mi pareja mientras descansa.
  • Puedo incluso cocinar alguna sorpresa, y si es necesario, prometo quedarme en casa aprendiendo más recetas por YouTube para que esté todo siempre a su gusto.
  • Hablo algún idioma, así que podemos viajar tanto como guste. Al menos le echo una gracia increíble, de esas en las que se ríe todo el que nos acompañe en el ascensor.
  • En la cama, y sin entrar en detalles, simplemente mencionaré esa frase de un centro comercial que dice “si no queda satisfecha, le devolvemos el dinero”. Calidad garantizada.
  • Soy comprensivo con las amigas, les puedo dar conversación en los peores momentos. Con la familia también puedo extender fuertes lazos y colaborar en todo lo que sea necesario.
  • No estoy apegado a nada, si acaso a mi lindo hijo, que incluso enamora más que yo.
  • No me quejo sin sentido, y siempre sonrío hasta en los peores momentos.
  • Y lo más importante, estoy siempre ahí. Siempre. Siempre puedo acompañarte en cualquier momento, sea bueno o malo. Y si unos días también necesitas que no esté, lo entiendo.

 

Este mensaje va a llegar a miles de mujeres, que incluso se lo pueden mandar a todas sus amigas solteras. Si de verdad hay tanta igualdad… ¡encontraré el amor de mi vida! Muchas gracias por su ayuda y que Dios te lo pague. Espero sus invitaciones (sea por comentario abajo o por el formulario de contacto, prometo responder), y abstenerse mujeres que sólo quieran una noche loca (para eso ya está el Tinder, Happn, OkCupid, Badoo, o hasta el LinkedIn).

NOTA: Todas estas fotos no tienen más de un año.En ninguna hay Photoshop.

¡Recibe cada nuevo artículo por e-mail!

Incluye tu e-mail y serás el primero en recibir cada nueva entrada (NO SPAM)


GRACIAS POR COMPARTIR: Este contenido se puede compartir donde gustes bajo normas COPYLEFT


Acerca de 

Considerado un experto en felicidad y pionero crecimiento personal y profesional. Colabora numerosas veces en TV, radio o prensa y ha desarrollado la innovadora Tecnología de la Felicidad (miGPSVital y miGPSProfesional), basada en la Metodología Autocoaching. Autor de cuatro libros de crecimiento personal, decenas de artículos. Conferenciasta internacional que no deja indiferente.

Pin It on Pinterest

Share This