¿Pero qué le piden las mujeres a una relación? De vez en cuando algunas personas se animan a compartir en este blog la interesante Carta a los Reyes Magos en el Amor (aquí se pueden ver algunas otras, incluso la mía). En este caso hasta se me mejorado el ejercicio incluyéndose también lo que no se quiere. Para los niños pequeños ya han pasado los reyes, pero para los mayores siempre recomiendo antes de empezar cualquier relación tener nuestra carta actualizada. Si quieres empezar la tuya, puedes ver “Cómo preparar la Carta a los Reyes Magos“.

 


Queridos reyes magos, esto es lo que quiero encontrar en un hombre:

Cuando pienso qué podría esperar de un hombre, lo primero que se me viene a la cabeza es qué quiero yo encontrar, y así empezar la búsqueda desde mi interior. Me siento orgullosa porque he cambiado y dejado de lado manías que no me hacían ser una compañera agradable.

Para empezar, quisiera tener a mi lado a un hombre que cuando me mire, ya sea a los ojos, o que yo sienta que me mira, sienta paz y afecto. Es decir, hablo de esa mirada que te hace sentir que estás en casa, confiada y amada. Sobre todo, cuando los días son difíciles y uno demanda esos ojos compasivos y comprensivos sobre la vida de una.

Definitivamente quiero un hombre que sea muy inquieto intelectualmente hablando, que sepa muchas cosas y que hable con pasión sobre ellas. No me interesa que sea un erudito, no, pero sí me encanta que estén bien enfocados en lo que sí saben y que bajo ninguna circunstancia se sientan menos que otra persona que “sabe” más cosas. No es la cantidad de conocimientos lo que me gusta, es la pasión que sienta por aquello que sí domina, o que ama hacer…

Conversador. Por supuesto que me agrada conversar, de muchas cosas y como suelo ser controvertida en mis respuestas, algo que anhelo es que más allá de contradecirme o tildarme de loca, es que me logre llevar con la misma charla hacia un punto medio y que además podamos discutir si hubiera algo que no es en común, pero sin necesidad de que haya cosas buenas y malas. Solo temas de conversación y que cuando no me pueda convencer o el tema se torne aburridor, me calle con un besito…así yo entiendo que ya es hora de cerrar el tema.

Me encanta que me abracen, las veces que quieran. Poder sentir los brazos y el olor del cuerpo de un hombre es muy tranquilizante…

Amo que sean puntuales, pero no quiero de ninguna manera que se pasen semáforos para llegar, no. Lo que quiero es que haya comunicación y me digan si se demoran, si ya no pueden venir o lo que haya que ser. Luego me contarán qué pasó, sin culpas ni excusas rebuscadas. La verdad y pasándome a otro tema, prefiero que sean muy sinceros así me duela esa verdad, y no que me digan una mentira o que se pongan a inventar mentiras.

Deben ser responsables. No solo por el hecho de que paguen sus cuentas y ojalá las mías (jejeje no me molestaría que fueran ricos, eso es chévere…). Pero volviendo a la parte de responsable, me gusta que sean valientes, capaces de hablar por sí mismos con quien sea y resolver asertivamente y sin moverse de su lugar, en cualquier situación.

Que sean ellos mismos, la verdad no me gusta estar con alguien que está inseguro de sí mismo. Lo que más me gusta es que se sientan plenos, tal como son. Con bigote, sin pelo, con gafas o sin ellas…como son, morenos, peludos…barbudos…yo que sé. Como sean que entiendan que lo que más me gusta es su condición de hombre, con todas las características de su personalidad y físico. Mejor dicho: “el hombre es como el oso” jejeje…pero sí, no me encantan los hombres muy femeninos…jejeje.

Sobre el tema de los detalles, amo sentir que pensaron en mí. Así sea para lo más obvio. No me molestaría recibir flores, amo las flores y nadie me ha dado flores, pensándolo bien, esa podría ser una gran razón para sentirme muy feliz. En realidad, yo quiero que me den todo lo que puedan y quieran sin ponerse a pensar tanto. Es la energía y la intensión. Antes recibí muchas cosas y caras…pero no me las dieron ni como yo quería ni cuando yo quería…es bonito ser acertados.

Que me consientan mucho, me encanta poderlos tocar y que me consientan también. Pero siempre en un lugar adecuado para cada situación. Me molesta mucho que me toqueteen en frente de mis hijas, por ejemplo. Eso es muy incomodo y nada que ver. Es decir que me siento mal. Cada cosa en su lugar. No obstante, un besito o algo así cuando nadie ve, es bonito.

Dentro de mis planes de vida para mi vida está el poder celebrar de manera especial las fechas que lo son, como los cumpleaños y así…no de manera comercial, aunque me encantan las sorpresas, la intensión no es que TENGAN que hacer algo o lo otro, no, yo creo que uno le da lo especial al día, y definitivamente que ellos fueran lo que cocinaran esas fechas o una salida a un parque…y si es plan romántico pues mejor que sean muy creativos…tantas cosas ricas que se pueden hacer.

Por otra parte, es de mucha importancia que sean muy considerados con mis amores, mis hijas. Y que entiendan que tengo responsabilidades con ellas que no puedo aplazar. Me importa mucho la manera en que me ayudan a entrar en sus ambientes, familia, amigos y etc. Creo que uno es el anfitrión para lograr que amen o que no a su pareja. Por supuesto que me considero una mujer agradable y social, pero siempre habrá un pegante emocional que el hombre pone entre uno y su familia y seres queridos. Esto me hace pensar también que me encanta que me defiendan cuando no estoy, porque yo lo hago, y que siempre resolvamos las diferencias lejos de esos ámbitos familiares.

Ahora bien, y como nos pasa a casi todas las mujeres, en los días de mi periodo soy bastante susceptible, esos días es mejor que tenga muchas cosas que hacer o que me entienda, la verdad ni siquiera yo sé qué me pasa…pero si me consiente y no me para bolas en lo que digo, será el héroe de mi vida.

Me gustaría que me animara a hacer cosas distintas y que siempre me diga su opinión, ojalá que sea contraria pero que no me haga sentir regañada. Necesito de ese apoyo, porque cuando estoy en los días de más trabajo y hay problemas, suelo soportarme en esos ojos y en esas palabras; si las dos son negativas, no me siento muy fuerte, a pesar de que sé que debo ser yo la gestora de mi vida, no puedo negar que me resuenan en la cabeza estos dos detalles para bien o no.

En cuanto a la intimidad…caricias por favor, caricias…antes de todo, y muchos, muchos, muchos besos. Me encanta que me besen y no solo en la boca…y lo que quiera hacer…con amor todo es bienvenido.

Respecto a su presentación personal, ni hablar, que se pongan lo que les guste y que sean arriesgados, que les guste oler a rico y vestirse no tan, tan clásicos…Me gusta que estén limpios y que su sonrisa sea saludable y el aliento fresco…pues dentro de lo obvio…normal. Tampoco que parezcan Charlie el de la fábrica de chocolates…jejeje…eso. Bonitos y eso sí, repito, seguros.

Sobre proyectos y la vida, espero que sea un hombre que se cuide mucho su salud y que nos alentemos ambos a tener buenos hábitos y cuidarnos entre los dos. Consentirnos, entendernos y hablar mucho. Prepararnos dentro de lo que es posible para cuando seamos viejitos, volvernos amigos…compañeros de vida. Defendernos de cualquier situación.

La verdad, luego de mi última experiencia amorosa siento que mi corazón está bien y en paz, pero, con una cierta dificultad para contemplar la idea de enamorarme. De todas formas, espero que llegue a mi vida un hombre amoroso pero serio, gentil, pero con fuerza y defensor de sus ideas. Que quiera una amiga y compañera. Que disfrutemos de lo que cada uno como ser humano podemos darnos. Y que un día luego de que tengamos tanta confianza, podamos reírnos hasta la madrugada, al calor de un vino, café, canelazo…lo que sea. Pero que estemos allí el uno para el otro.

 

Lo que no quiero encontrar en un hombre

 Bien, pues lo que no me encanta de un hombre si es más sencillo.

  1. Bertha Inés Duarte
    Lo que más me molesta de un hombre es que no esté conmigo, desde luego que sé que no podrá estar conmigo todo el tiempo y que necesita hacer sus cosas. Pero a lo que me refiero es que cuando estemos juntos pues nos acompañemos y nos consintamos…juntos venceremos.
  2. Que no me hable con respeto. Puede estar bravo, pero no ser grosero.
  3. Que me diga que lo que yo hago no vale la pena.
  4. Que me diga sí y no sea cierto.
  5. Que me diga que no y que no sea cierto.
  6. Que sea mentiroso y que me intente engañar.
  7. Que le gusten la música vulgar…que dice cosas feas y groseras.
  8. Que pudiendo darme algo no lo haga, y que espere hasta que yo me sienta muy mal para ofrecerme su ayuda. Que me deje sufrir por una necesidad cuando me puede dar la mano.
  9. Que no me deje dormir cuando estoy cansada y que sea desconsiderado cuando estoy rendida.
  10. Definitivamente que no sea celoso, no hay necesidad, yo soy súper fiel.
  11. Que no le guste bailar…que no sepa no es grave, yo le puedo enseñar. Pero que quiera salir a bailar, conmigo, obviamente.
  12. Que me quiera pegar…nuuuu
  13. Que me critique mis gorditos
  14. Que no me deje comer tranquila…
  15. Que cuando yo esté vestida me haga sentir incomoda, luego de salir de la casa…antes se reciben toda clase de sugerencias y críticas, constructivas.
  16. Que hable mal de las personas, en especial de las mujeres.
  17. Que pelee con las personas que le prestan un servicio (celadores, empleados de una cafetería o restaurante, etc).
  18. Que no consienta a su mamá y sea amoroso con su papá.
  19. ¡Que sea coqueto cuando está conmigo… waaa… uyy no!
  20. Que no me llame y que pase mucho tiempo
  21. Que me evada y no me diga qué pasa
  22. Que no se comprometan, que tengan miedo de sufrir o de arriesgarse…a esos les digo miedosos y los hombres miedosos no me gustan.
  23. Que se dejen llevar por la rabia y se enganchen conmigo cuando yo me ponga mamona…en vez de darme luces…
  24. Que no me ayude en la casa
  25. Que no me perdone fácil, cuando yo soy valiente y noble y le pido perdón. Además, que no olvide fácil y quiera luchar por la relación.
  26. Que no me consulte qué me parece el plan, digo para viajes y salidas. Sentirse como una mascota que lo guardan en el carro y se lo llevan sin más ni más…no…
  27. Hummm, que no sepa escribir bien mi nombre. Es Bertha, con h. 🙂

Creo que es momento de saber qué quiero y que no para poder tomar decisiones por mí misma.

 

¡Recibe cada nuevo artículo por e-mail!

Incluye tu e-mail y serás el primero en recibir cada nueva entrada (NO SPAM)


GRACIAS POR COMPARTIR: Este contenido se puede compartir donde gustes bajo normas COPYLEFT


Acerca de 

Considerado un experto en felicidad y pionero crecimiento personal y profesional. Colabora numerosas veces en TV, radio o prensa y ha desarrollado la innovadora Tecnología de la Felicidad (miGPSVital y miGPSProfesional), basada en la Metodología Autocoaching. Autor de cuatro libros de crecimiento personal, decenas de artículos. Conferenciasta internacional que no deja indiferente.

Pin It on Pinterest

Share This