Repite conmigo… “no eres un robot”, “no eres un robot”, “no eres un robot” … ¡bien, lo haces de maravilla! ¡Pues claro que sí! ¿Qué te habías pensado? Pues sencillo, que eras un robot. ¿Acaso no hacen todo mejor? No te escondas, sabes que es así. Ahora con el “machine learning” (maldita palabra en inglés con lo fácil que es decirla en castellano) las máquinas están aprendiendo a la velocidad del rayo.

“Pero yo no soy un robot”, “yo no soy un robot”, “yo no soy un robot”, ¿y a quién le importa? ¿Crees que a los ricos les importas? Me temo que no, porque las máquinas tienen algo maravilloso… ¡no se quejan! ¡Y tú no paras de quejarte!

“Quiero ser un robot”, “quiero ser un robot”, “quiero ser un robot”. Así me gusta… ¡bienvenido al club! No te opongas, que no tienes nada que hacer, ¡y lo sabes! Serán 5, 10, ó 15 años, ¡los que sean!, pero te harán robot o te cambiarán por uno. ¿De verdad te vas a negar?

La gran cuestión será… ¿cuándo un robot rico se ponga a hacer dinero y lo haga mejor que los ricos que tenemos ahora que apestan a corrupción y venden a su madre por un puñado de dólares? ¡Entonces verás qué bien sienta haber hecho robots para hacer tu trabajo! La venganza está servida…

¡Cada post en tu e-mail!

Incluye tu e-mail y serás el primero en recibir cada nueva entrada (NO SPAM)




GRACIAS POR COMPARTIR: Este contenido se puede compartir donde gustes bajo normas COPYLEFT


Pin It on Pinterest

Share This