¿Quejarse por todo? | ¿Qué pasa cuando te quejas por todo?

por | Mar 7, 2017 | Comunicación y marketing, Gestion y liderazgo, Mejores reflexiones | 6 Comentarios

Aunque no lo parezca, la queja es como una bendición, ya que nos permite crecer. Hay estudios que muestran que la mayoría de los clientes insatisfechos (salvo en situaciones de monopolio o de altas barreras de salida) no se quejan. O lo hacen a su manera: se van directamente a la competencia. Por tanto, aprendamos a quejarnos y a escuchar las quejas, porque es la manera de conseguir avances en nuestro entorno.

Ahora bien, de la queja a la memez -una queja sin motivo o sin sentido común, formar una queja (según la R.A.E.), o como en algunas culturas se entiende como una pavada, bobada, o boludez- hay sólo una pequeña línea divisoria que mucha gente acostumbra a pasar por inercia. Una empresa, organización o persona que no escuche y analice las quejas con sus sugerencias, haciendo simplemente oídos sordos a las reclamaciones, acaban tropezando con la misma piedra.

Aquí tienen un pequeño decálogo para distinguir la queja de la memez que muestro en mis talleres:

  1. La queja se argumenta y se indica qué cosas se deberían hacer o decir distintas. La memez no.
  2. La queja indica rápidamente la norma, artículo, o regla que se está rompiendo. La memez no.
  3. La queja se fundamenta y se aplica con referencias de casos parecidos. La memez no.
  4. La queja evita adjetivos calificativos que no sean cuantificables. La memez no.
  5. La queja requiere de inteligencia para su interpretación. La memez no.
  6. La queja es un requisito indispensable para el cambio. La memez no.
  7. La queja acepta la mediación para encontrar una solución. La memez no.
  8. La queja acepta que se puede haber equivocado por haber realizado interpretaciones incorrectas. La memez no.
  9. La queja mueve a la acción. La memez no.
  10. La queja sirve para crecer desde el respeto. La memez no.

Ahora la pregunta para que reflexiones, ¿te quejas o no paras de decir memeces sin sentido? Es tu elección.

 

Pulsa sobre la imagen y podrás disfrutar en video de esta reflexión

Cómo parar de quejarse

6 Comentarios

  1. Hola estimado Pedro.

    Por si no lo recuerdas, yo soy de la escuela ontológica, y por lo tanto, me hace mucho más sentido diferenciar la queja del “reclamo”.

    Quejarse no tiene el poder del reclamo… Yo me puedo quejar del gobierno, del colegio, de los impuestos… pero más allá de expresar mi opinión al respecto (lo que por cierto es válido), el resultado es generalmente exiguo .

    Por el contrario, el reclamo es poderoso, por qué se hace cargo de una promesa no cumplida. Entonces, el reclamo nos permite exigir el cumplimiento de una promesa hecha por otro u otros. El resultado entonces me permite exigir que la promesa sea cumplida, una explicación, o al menos, una disculpa.

    Juan Carlos Jerez.

    Responder
    • Juan Carlos,

      Muchas gracias por la apreciación, que entiendo que es sólo un matiz del lenguaje. Lo cierto es que para escribir esto comprobé en la R.A.E. como quejarse es “Manifestar disconformidad con algo o alguien”, por lo que me parece que cuadra bastante.

      Desde mi punto de vista me gusta hablar de queja y queja sin sentido (memez), y marcar la diferencia entre esos dos aspectos. Pero si te gusta más reclamo vs. queja… ¡me parece fantástico!

      Un saludo,

      Pedro

      Responder
  2. Bueno pues me ha encantado! Cargado de razón y sutilezas! Gracias.

    Responder
  3. Muchas gracias por la aportación; es cierto, deberíamos quejarnos más pero con fundamento, entendiendo que nuestras sugerencias de mejora son un activo para el destinatario y perder el miedo a ofender, si no es de manera gratuita, no debe entenderse como ofensa sino como ayuda. Gracias.

    Responder
  4. ¿Qué tema tan interesante…y tan conocido para mi? 🙂 Tengo en casa un archivador con las quejas que voy poniendo……De la cultura de la que vengo, es algo muy normal y necesario para mejorar. Sin embargo aquí en España algo tan obvio para mi me ha causado más de una sorpresa y comentario de lo más extraño, que sigo sin entender……. pues pregunté a varias personas el motivo, por el que no se quejaban si se sentían estafadas o dolidos y ……….ante mi atónita mirada recibía en varias ocasiones la respuesta “por miedo a represalias” !!!!!!!!!!!
    Mucha gente en España descarga su ira con los que tienen a mano en el momento, en vez de hacer algo tan sencillo que pedir una hoja de reclamaciones…..Me hace mucha gracia cuando veo a la gente quejarse en los bares……en fin……Spain is different 🙂

    Responder
    • Marta, muchas gracias por el comentario, con el que comparto al 100% lo que indicas. Mi sensación es que es un tema cultural… y en España cuesta más llegar a poner una queja…

      Un saludo

      Responder

Muchas gracias por dejar tus reflexiones y comentarios...

  • Coaching
  • Gestion y liderazgo
  • Comunicación y marketing
  • Mejores reflexiones
La Vida Comunicación y marketing ¿Quejarse por todo? | ¿Qué pasa cuando te quejas por todo?