Aprendamos a LLORAR

by | Jul 18, 2012 | Motivación | 8 comments

Es una emoción que intentan apagar en muchos casos, ¡porque hay que demostrar que ya se es mayor! Bueno, ¿saben lo que les digo?, que yo de mayor quiero ser de nuevo un bebé, para poder llorar cuando lo necesite, cuando me sienta impotente, cuando no sepa qué hacer. Es de los mejores ejercicios inteligencia emocional que conozco. Es sano, te libera y te ayuda a comprender la vida. Muchas veces se llora incluso de felicidad, ¿no lo han hecho aún?, pues créanme que es cuando mejor me siento.

Otra veces lloro de auténtica impotencia. Es cuando habiendo practicado la honestidad hasta límites insospechados, me encuentro como la envidia de muchas personas es utilizada para mutilarme en pedacitos. Entonces aprendo que en ocasiones hay que modular más los mensajes o incluso comprendo que con ciertos incompetentes debo parar antes mi intelecto y pedir perdón a tiempo.

Ahora dame la mano, siente el tacto de las yemas de los dedos. Si es así, es que estás vivo, y merece la pena luchar por eso. Cuando antes lo interiorices, antes conectarás tu lado emocional con el racional. Mejor integrar que intentar limitar, así que aprende a sentir las emociones y a llorar si es necesario.

P.D.: Esta entrada va dedicada a una futura persona que me apoya mucho en mi vida y que me hace ser muy optimista.

Si buscas un ponentes para conferencias, seguro te gusta esta conferencia en la Feria de León

👉 Ver la reflexión en YouTube



👉 Vota mi candidatura al Word Happiness Awards de la ONU



8 Comments

  1. Coincido contigo Pedro, llorar en modo
    alguno es algo negativo e incluso, sin utilizarlo como un mecanismo
    de chantaje emocional, es algo positivo y síntoma de inteligencia
    afectiva. Aquí también surgen otros elementos los cuales pueden
    llevar a confusión; porque en definitiva una emoción no es más que
    el resultado de una manifestación del mundo afectivo. Como tampoco
    es lo mismo controlarse que reprimirse; el reprimirse en todo caso
    perjudica y se convierte en un mecanismo limitador. Y sí, lloré de
    felicidad y en más de una ocasión. Estupenda reflexión.!

    Reply
  2. Esther, muchas gracias por el comentario con el que obviamente me encuentro totalmente de acuerdo. Muy agradecido si compartes el blog.

    Reply
  3. El llanto nos conecta con nuestra vulnerabilidad y también nos conduce hacia nuestra fortaleza. Y compartir nuestras lágrimas con alguien nos permite salir de los pozos. Y llorar de alegría o reír para no llorar, es algo precioso, la emoción de sentir algo por alguien, de verle crecer y ampliar tu visión del mundo. Siempre hay gente que nos deja sin palabras y nos inunda en llantos de felicidad

    Reply
  4. Supongo que también le sorprende que en la iglesia se mencione continuamente el infierno… donde todo el mundo sabe que no hay que ir, ¿verdad?

    Reply
  5. Comparto tus conceptos Pedro!
    Me encanta tu PD!!!. Me emocioné y me llené de amor!

    Gracias!!!

    Reply
  6. Me gusta que me mutilen me inspiran ….me regenero …me sirve como el mejor antídoto….

    Reply
  7. Si yo he llorado de alegría y es magnifico la sensación es inexplicable…magnifica experiencia ….pero la gente no entiende el porque lloras y no es de pena es que reboso de alegría …yo llore en una selección de personal ¿porque? porque me fue a contratar una de las competencias mas fuertes de mi sector pero la que me hizo la selección de personal fue una inexperta lo tomo como un acto de debilidad ….cuando yo rebosaba de energías por todo mi ser…si ella condeno mi alegría y lo que lamento de todo que la selección fue echa por una multinacional Alemana fuertisima si una empleada de dicha firma ….no supo ver mas haya de aquellas lagrimas …ni tampoco pregunto …..me condeno …saludos

    Reply
  8. Muy cierto, llorar en ocasiones es necesario, a veces hasta de risa se llora, es importante educar a los varones para que no dejen de llorar cuando así lo sientan.

    Reply

Muchas gracias por dejar tus reflexiones y comentarios...