Un día como hoy nací ocho años atrás, después de pasar varios días en coma tras un brutal atropello por un motorista (ver aquí). Tuve que aprender desde cero muchas cosas que ya sabía en mi anterior vida de ejecutivo agresivo. Reaprender a dormir, a concentrarme, e incluso a memorizar. Saqué energías de donde ni podía imaginar, y con gran ímpetu, trabajé día a día en mi recuperación.

Llevaba una carrera profesional excelente, trabajaba catorce horas al día, siete días a la semana. Mi anterior vida me apasionaba, y tras el accidente, tuve que ensamblarme de cero, sabiendo que no volvería a ser el de antes. La rehabilitación que he vivido nunca fue un viaje sencillo. Mucha gente ya me decía… “no volverás a ser el de antes”, “confórmate que estás vivo”, “al menos lo puedes contar”.

¿Saben lo que les digo? En muchas ocasiones era un absoluto gilipollas (o boludo, como gusten). Puedo decir que me encantaba mi trabajo, que disfrutaba la vida sin parar, pero también puedo asegurarles que no era dueño de mi vida. Vivía constantemente intentando agradar a todo el mundo más que a mí mismo.

Durante estos ocho años he comenzado a disfrutar siendo dueño de mi vida. He aprendido a pensar lo que siento, a decir lo que pienso, y a hacer lo que digo. Con la práctica del sentido común, evitando ser una cacatúa sin sentido (ver aquí) e intentando cada segundo ser congruente. No paro de encontrarme personas que dicen lo contrario de lo que sienten, y hacen lo opuesto de lo que dicen o quieren, engañándose sin parar.

Tengo que agradecer la gran formación que llevo a mis espaldas, que me permite pensar y razonar todo lo que escucho. He aprendido a decir sin tapujos a la gente lo que pienso, potenciando lo que hacen bien, y comentando lo que hacen mal. Además he aprendido a decirlo con educación, aunque cada vez encuentro a más personas que huyen de las críticas, y por ello me alejan de sus vidas (buscando cacatúas sin sentido que les afirmen con facilidad).

Les comparto que escribir (tantos los libros como el blog), hacer coaching, mentoring y formar, me ha ayudado a pensar, entender, razonar y dialogar desde el máximo respeto. Les invito desde aquí a compartir estos aprendizajes del blog (www.pedroamador.com) con sus amigos. Y siempre quedaré agradecido por el tiempo que dedican acompañándome en mi sueño de conseguir un mundo más feliz.
Muchas gracias a todos,

Pedro Amador

Blog Pedro Amador

Incluye aquí tu dirección de e-mail para ser el primero en recibir cada nueva entrada (NO SPAM)

Cómo Vivir sin estrés y conseguir ser feliz
Ejercicios de coaching
Vivir en Dubai 2018
Conferencias de Felicidad y Motivación para la empresa

Felicidad en tu Android

APP Apple Happiness Play

Felicidad en tu iPhone

APP Google Happiness Play

Pin It on Pinterest

Share This
A %d blogueros les gusta esto: