Me van a permitir hoy un cuestionario sorprendente. Es sencillo y rápido, pero muy poderoso. Lo he podido experimentar con muchos clientes, y no deja de ilusionarme lo efectivo que es. Si les gusta, espero que lo puedan compartir con sus amigos y familiares más queridos, y así podremos ser un poco más conscientes de los sueños de las personas que nos rodean.

En cada pregunta selecciona la primera respuesta que te viene a la cabeza, y luego lee la parte correspondiente. Responde a todas en el orden establecido, y por favor, no te saltes ninguna.

 

Primera pregunta poderosa (pulsa para leerla)

¿Sabes lo que quieres en la vida?

  • No… Bueno, no te preocupes, nadie nace sabiendo. ¿A qué esperas para pensarlo? Si quieres, empieza repasando, ¿qué no quiero en mi vida?, se hace más sencillo. Una vez listadas las cosas importantes que no quieres, lista ahora un conjunto de cosas que sí quieres. Que no te genere ansiedad el no poder tener o conseguir todo, simplemente lista todo lo que querrías en tu vida y ya veremos cómo podemos intentar conseguirlo.
  • Si,… ¡qué grande eres! ¡Excelente!

Segunda pregunta poderosa (pulsa para leerla)

Continuemos… ¿sabes de verdad lo que quieres en la vida?

  • No… Tranquilo, poco a poco, ¿pero hiciste las listas anteriores? La lista de lo que no quieres debería ser sencilla para una persona creativa como tú. Mírala con cuidado para ser consciente de no caer en relaciones o acciones que te acerquen a lo que no quieres (sí, sí, es posible, por más que me intentes convencer de que no, te quedan otras opciones). Ahora mira todo lo que querrías, imagina que te llama Dios al teléfono móvil (si quieres haz que te llame tu madre/padre/jefe/coach si por ello lo ves más coherente), y te da a elegir… ¡sólo puedes seleccionar una cosa de la lista! ¿Cuál elegirías? ¡Ánimo!… Dios está expectante y sólo te va a conceder una. Marca la más importante en un color que destaque sobre las otras.
  • Si,… ¡eres el mejor! ¡Excelente!

Tercera pregunta poderosa (pulsa para leerla)

Avanzando un poco más, ¿de verdad me prometes que sabes lo que quieres en la vida?

  • No… Tranquilo, no te voy a engañar, no es fácil. Lo bueno es intentar trabajar en la opción marcada como más importante, pero siempre intentando integrar las otras elecciones que indicaste en la lista. Es normal tener miedo a que no se pueda alcanzar todo lo que se quiere, pero créeme que es peor tener la sensación de no haberlo intentado nunca. Medita sobre ello, porque eres la única persona que puede conseguir todo lo que te propongas. Nadie más. Si hoy no se te ocurre cómo conseguirlo, no te preocupes, busca quizás la ayuda de un amigo, familiar, coach, mentor, que te pueda dar nuevas ideas para alcanzar tus sueños. Pero no te quedes con las ganas. Por cierto, no lo olvides, quizás no lo consigas, pero llevarás siempre la sonrisa si lo estás intentado.
  • Si,… je, je, ¿ya te habías leído algún libro de Autocoaching? ¿El Capítulo del Yo Futuro del último libro-blog? No dejes de consultarlo en este enlace (pulsa aquí

Cuarta pregunta poderosa (pulsa para leerla)

Para terminar ¿verdad que es maravilloso hacer lo que te gusta en la vida?

  • No… ¡uff!, me temo que te fue mal en el pasado. Quizás deberías alinear mejor tu sentido de la vida, porque es el motor que te dará energía a cada minuto. En finanzas, siempre recuerdo una frase que dicen sobre el mercado de valores: “rendimientos pasados no aseguran rendimientos futuros”. Es decir, que te haya ido bien en el pasado, no significa que te vaya a seguir yendo bien en el futuro. Al revés, también es cierto: no haber tenido éxitos en el pasado, no es sinónimo de no poder conseguirlos en el futuro (cómo se dice, quien la sigue la consigue)… La gestión de la vida… ¡maravillosa hasta el último minuto! ¿a qué esperas?
  • Si,… Eres una persona iluminada, y se nota que estás sonriendo. No lo olvides.

Esto un ejemplo de sesión de coaching que se puede hacer para descubrir los sueños de un cliente. La verdad es que las preguntas las acabo de inventar, pero seguro que alguien dirá que son de alguna escuela de fulanito o menganito (ni idea). Francamente, es lo de menos, porque lo único importante de esta entrada es si has pensado en tus sueños. Si es así, comparte tus sueños como un comentario en esta entrada, y les ofreceré la máxima energía para que los consigas.

Ahora pregúntale lo mismo al primer niño de unos diez años que se cruce en tu camino. De verdad, prueba el ejercicio. No intentes contradecir lo que respondan desde tu lado relacional, sólo pregunta. Desde la curiosidad. Luego medita las respuestas, y quizás toca preguntarte, ¿cuándo perdí la ilusión?

No sé la edad que tengo, pero sigo queriendo ser astronauta. Seguro que no podré pilotar la nave, pero no pierdo las ganas de mirar la Tierra desde el espacio. Lo conseguiré.

¡Recibe cada nuevo artículo por e-mail!

Incluye tu e-mail y serás el primero en recibir cada nueva entrada (NO SPAM)


GRACIAS POR COMPARTIR: Este contenido se puede compartir donde gustes bajo normas COPYLEFT


Acerca de 

Considerado un pionero en comunicación y crecimiento personal y profesional. Colabora numerosas veces en TV, radio o prensa y ha desarrollado la innovadora aplicación de la felicidad miGPSVital, basada en la Metodología Autocoaching. Autor de cuatro libros de crecimiento personal y decenas de artículos.

Pin It on Pinterest

Share This