Te comparto realidades que he aprendido y que practico. Me han llevado muchas alegrías y también muchas tristezas, pero me hacen sentir congruente con lo que siento/pienso, digo y hago. Medítalas, compártelas, y ponlas en acción. Esta crisis la hemos causado todos (cierto es que algunos más que otros), y por eso ahora tenemos que retomar muchos valores perdidos.

1 – Ni tengas miedo ni te preocupes (ver aquí). Cuanto menos apego tengas a las cosas y más te liberes del miedo a perder algo, más complicado será que te apliquen el poder del chantaje (ver aquí). No olvides que a lo único que hay que agarrarse con mucha fuerza es a la vida. El resto, puede ir y venir.

2 – Deja de hacerte la víctima (ver aquí). Es muy fácil decir… ¡ay qué mala suerte tengo! ¡Ay qué mal me trata la vida! ¡Ay que todo el mundo está contra mí! Cuando se juntan muchas cosas malas, no es mala suerte, sólo una posibilidad de aprender más cosas a la vez.

3 – No envidies a los demás (ver aquí). El capitalismo genera esta insatisfacción continua que nos lleva a la obsesión de consumir por consumir. Dejemos la envidia insana a un lado y aprendamos a sonreír por todo lo bueno que ocurre a nuestro alrededor.

4 – Deja de pensar que las cosas se arreglarán por si mismas. Eso sólo te hace un perezoso. El poder de la interpretación (ver aquí) es un arma de doble filo y muchas personas realizan una interpretación interesada de la realidad (bastante limitada en argumentos) que nos lleva a la ceguera continua.

5 – No mires a otro lado y denuncia a quien engaña. Es un ejercicio de doble moral el quejarse de los demás pero no hacer ni el más mínimo esfuerzo para cambiar la situación. Los latinos acostumbramos a no denunciar a quién se salta una norma, y simplemente miramos a otro lado. Aprendamos de otras culturas y tengamos el valor de denunciar a los mentirosos y estafadores, aunque sean familiares o amigos (ver aquí un ejemplo).

6 – Pasa a la acción. Querer las cosas está muy bien, pero deben estar siempre alineadas a un conjunto de cambios. Recuerda que querer no es poder, es sólo un requisito (ver aquí). Tenemos que aprender a ser felices incluso en la incertidumbre.

7 – Se responsable de tus actos, y deja de culpar a los demás de todo lo malo que haces. Recuerda que errar es de humanos, así que libérate de toda la ira, miedo y tristeza que te bloquea y aprende a perdonar (ver aquí), incluso a ti mismo.

8 – Predica con el ejemplo (ver aquí). Seamos serios, para hablar de los valores, o de la Responsabilidad Social Corporativa (la RSC), primero hay que practicarla. Para merecerse vivir en un mundo mejor, los primeros que tenemos que dar ejemplo somos nosotros.

9 – No te sientas solo, así que aprende que se puede pedir ayuda (ver aquí). ¿A qué esperas para dejar de aparentar? Sólo tienes que empezar a decir… “No he nacido sabiéndolo todo… ¡ayúdame!

1o – Si NO consigues que nada cambie, mejor cambia de contexto. Quizás no estás en el sitio adecuado, así que lleva todo lo que has aprendido a otro lugar, pero nunca pierdas tus valores (ver aquí) y todo lo que eres. Aunque pregúntate antes, ¿será que las cosas tienen que cambiar o que yo debería cambiar mi forma de ver las cosas?

¿Fácil de entender? Repasa cada día si lo estás llevando a la práctica…, no es fácil.

¡Recibe cada nuevo artículo por e-mail!

Incluye tu e-mail y serás el primero en recibir cada nueva entrada (NO SPAM)


GRACIAS POR COMPARTIR: Este contenido se puede compartir donde gustes bajo normas COPYLEFT


Acerca de 

Considerado un pionero en comunicación y crecimiento personal y profesional. Colabora numerosas veces en TV, radio o prensa y ha desarrollado la innovadora aplicación de la felicidad miGPSVital, basada en la Metodología Autocoaching. Autor de cuatro libros de crecimiento personal y decenas de artículos.

Pin It on Pinterest

Share This