La mentira es la mejor arma para triunfar

Reflexión de

Se suele decir que la mentira es el arma de los débiles o que la mentira es el arma de los cobardes o incluso que en un mundo de mentiras la verdad es tu única arma. Hoy lo aprendí. Me ha llevado años resistirme, pero hoy la vida me ha enseñado que para triunfar muy rápidamente, es indispensable saber engañar sin ningún pudor. Es el abuso de confianza del que se aprovechan algunas personas tóxicas, que en mi glosario personal de términos, denomino cucarachas humanas (incompetentes profesionales).

Hace poco estuve en Dusseldorf y no quedé entre los 25 seleccionados para la final de un premio de emprendedores a nivel Europeo. Mi proyecto de Happiness Play es una revolución, está acorde con una pasión de más de siete años de trabajo, y tiene ya algunos clientes internacionales muy importantes. Pero habría sido mejor mentir, y haber mostrado cifras de facturación millonarias y con crecimiento exponencial de aquí a cinco años, aunque el mundo parezca constipado con crisis. Cuando lo hice en el pasado, obtuve matrícula de honor en el máster, aunque luego jamás hiciera ese proyecto por ser completamente irreal.

Más divertido ha sido poner encima de la mesa en una importante asociación de coaching las mentiras del propio presidente Luis Carchak. En este caso, este incompetente, está entre mis preferidas, ya que ni ha intentado defenderse de sus mentiras, simplemente ha mandado a otras cucarachas humanas en su nombre. Quizás peque de iluso al llevar el caso a la organización internacional, pero lo cierto es que empiezo a pensar que sería mejor mentirles para darles de su propia medicina y resolver todo antes. Este Presidente me animó a mentir con él desde el comienzo, como cuando apliqué para la certificación y él presentó por escrito (ver aquí) que me había supervisado haciendo coaching, pese a que nunca me ha visto trabajando.

De la Justicia de España y su Poder Judicial mejor casi ni hablo, porque me he encontrado unas cucarachas humanas de tamaño gigantesco. Un borracho sin carné de conducir me atropelló hace más de siete años y generó una mentira repetida diciendo que un toxicómano se había lanzado a la moto. Incluso incluyó a un amigo suyo como falso testigo en el juicio que no sabía ni mentir y se veía a kilómetros cómo le temblaba el pulso. Llegué incluso a pensar suicidarme, porque lo peor de todo, es que haya jueces que hayan alargado una mentira así , tanto del que me atropelló como la de unos médicos que me llamaron toxicómano sin prueba alguna. En el primer juicio que tuve hace siete años, debí haber mentido desde el comienzo, ya que estar bajo juramento sólo asusta en las películas.

Curiosamente también comparto muchas veces cartel con algunos conferencistas que se muestran como los grandes gurús del siglo XXI. Personas que hacen de alguna chorrada que han vivido una motivación para creerse los amos del crecimiento personal, pero que no han pasado nunca de leer novelas de ficción o libros de texto de otras personas. No es algo de lo que presuma, pero me temo que he tenido que vivir en primera persona crisis de verdad, y eso me ha servido para generar una metodología única en el mundo que ayuda a saber cómo ser feliz. Como hacen estos gurús, más me vale empezar a mentir y explicar que la vida es siempre un camino de rosas, porque parece que es lo que gente quiere escuchar.

Pero no hay problema. Me di un baño en la bañera del hotel, y pensé que en pocos años existirá una sencilla aplicación de móvil que detectará, quizás por el tono de la voz, cuando alguien nos está mintiendo. Entonces, y sólo entonces, los mentirosos, tramposos, manipuladores y demás razas de cucarachas humanas (incompetentes profesionales), se darán cuenta que no saben conseguir nada en el mundo.

La honestidad y la verdad es algo que pienso seguir defendiendo. No persigo el dinero, ni busco el halago, ni ser el centro del universo. Simplemente, me siento orgulloso de lo que soy, un experto en felicidad.

Gracias a mis enemigos. Gracias a mis amigos. Gracias a la vida.


Seguro que te gustará este video para veas que la gente no cambia con querer es poder
Compartir
Pedro Amador

Considerado un experto en felicidad y pionero crecimiento personal y profesional. Colabora numerosas veces en TV, radio o prensa y ha desarrollado la innovadora Tecnología de la Felicidad Happiness Play, basada en la Metodología Autocoaching. Autor de cuatro libros, decenas de artículos. Conferencista internacional.

Ver reflexiones y comentarios

  • La mentira no sólo es cuestión del "desesperado",
    tampoco es sólo cuestión del buen pensar.

    La mentira está en el mundo de los actos, de las tácticas,
    para ganar y sacar provecho de los errores infundados en el otro.

    Auto engañarse es una "debilidad" o "defensa",
    engañar voluntariamente es táctica dentro de una estrategia con una finalidad "práctica"....

    El término "mentira" tiene un sabor "moral" ...
    si lo traduces como "engaño",
    El engaño tiene un sabor "táctico".

    En el mundo de las intenciones, mentir vale la pena traducirlo por engañar. Y el engaño es un artilugio con finalidades prácticas.

  • Hola Pedro... buen tema de reflexión... considero que en muchas ocasiones hemos tenido esa sensación, en una sociedad en la que los valores como la HONESTIDAD, que no siempre son beneficiosos para uno mismo en sus resultados, se sepultan y hacen desaparecer. Su existencia además pienso que exige cualidades como valor, coraje y generosidad entre otros... Aún así... siempre he pesando que hay que mantenerse firme porque el mantener ese valor (y otros, nuestra esencia positiva por llamarlo de algún modo) hace que aquellas personas que merecen la pena aparezcan; si cambias... ese tipo de persona jamás se fijaría en tí. De modo que prefiero formar parte del que recibe la desilusión y el engaño, que cruzar al otro lado y ser la persona que provoca en los demás el engaño. Aunque ello en muchisimas ocasiones se considere un fracaso, para mi siempre será un EXito personal !!! El de saber una vez más, que he sido coherente con mi valores A pesar de todo!
    En mi opinión, no hay duda posible.... No, no debiste...! En todos los casos Triunfaste! Fuiste coherente contigo mismo siguiendo tu norte de valores.

  • La mentira, más allá de los problemas éticos,
    Tiene la virtud de falsear la realidad, el escenario,
    Y provoca DECISIONES EQUIVOCADAS,
    en base a los "supuestos" datos erróneos aportados, defendidos,
    y por tanto ES RESPONSABLE de muchos errores provocados, actitudes equivocadas y actos fallidos.

    Nota: No os olvidéis de su relación con el falso testimonio (y con el mobbing).

    La palabra tiene mucha fuerza, la mentira es su mal uso.
    La mentira acaba saliendo a la luz, pero el mal ya esta hecho....

    • Ángel, totalmente de acuerdo... pero hay mentiras que para cuando salen a la luz... ¡ya han hundido a muchas personas!

  • Yo también he tenido mis experiencias con las cucarachas humanas y bueno, y debo reconocer que han sido situaciones bastante amargas, pero no por eso dejo que mi verdadera esencia salga, trasciendo mi personalidad y me reafirmo en lo que yo soy y me siento orgullosa de ello, quizá me iria mejor si mintiera si fuera sibilina.... pero realmente merece la pena hacerlo???, merece la pena que alguien te respete por algo que es mentira????? Para mi no, desde luego, quien lo haga que sea por lo que yo soy, por mi auténtico yo, y con ello se recibe el mejor premio del mundo, el que incluso las cucarachas humanas persiguen: sentirte entero, feliz e íntegro con uno mismo.

    No conozco tú trabajo, pero por lo que estoy viendo es estupendo.

    Ánimo y adelante.

    Un abrazo. Laura.

    • Laura, muchas gracias por tus palabras... ¡creo que cucarachas hemos sufrido todos! y ya va siendo hora de que nos dejen tranquilos. :D

  • Si se me permite, me gustaría añadir una reflexión: en ocasiones, la cuestión de fondo no es tanto la mentira (que lo es, sin duda, en otras) sino el generar expectativas demasiado elevadas al potencial cliente; no es tan raro encontrar coaches que venden felicidad plena, autonomía financiera y logros sin límites, sin antes recordar que todo proceso tiene un coste y un tiempo, y que no necesariamente -ésa es la realidad- se llega exactamente adonde uno se había propuesto. Con lo que, el coachee puede tener la tentación de pensar "me han engañado".

  • Pedro... cada vez que leo tus experiencias, escucho detrás de ellas, la autoridad con la que lo relatas. Y cuando digo autoridad, estoy diciendo respeto por tus propias convicciones y valores. Leerte y escucharte, me hace sentido y reconforta mi alma. Gracias Pedro!

    • Lola...muchas gracias por el comentario... ¡y no dejes de compartir las historias!, para que consigamos un mundo mejor.

  • Mi compañero de viaje también ha pagado un peaje caro por no querer ser una cucaracha humana. Es más, muchas de esas cucarachas te empujan para que seas como ellas....ya se sabe "mal de muchos consuelo de tontos". Pero sabes Pedro, me quedo con la frase de mi amor: "prefiero dormir por las noches".

    Sigue así, duerme tú también a pierna suelta. Saludos

  • Yo me quedo con la integridad y el buen hacer, que eso a medio-largo plazo es lo que mejor funciona. Así que Pedro, ánimo, que todo va por el camino que debe ir. Me ha gustado tu escrito. Un abrazo. Rosario.

  • Nada más leer la "entrada" ya sabía por dónde iban los tiros. Hay que convencer a la gente que hacer las cosas bien es interés de todos y nada eso que sea de ilusos o peor aún de perdedores. El ejemplo en Europa Occidental está clarísimo los países nórdico pasan olímpicamente del “golfo simpático” mientras nosotros (los mediterráneos) los hacemos gobernadores o jefes de empresa y claros las cosas van como lo estamos viviendo en estos malos años, directamente o muy de cerca con amigos y familiares. La gente no cambia más de un 10% a la vez, por eso cuanto antes inicia el círculo virtuoso mejor nos empezará a ir a todos.

    • Augusto, gracias por tu comentario, y como dices... ¡tenemos tanto que aprender de los países nórdicos!

  • Cucarachas son seres que no tienen sentimientos,, todos somo espectadores de las malas experiencias que acontecen a lo largo de nuestras vidas, pero al contrario que las curachas, que no sienten, aprendemos y reaccionamos.
    El sistema está mal, estoy de acuerdo, las relaciones humanas se vuelven complicadas, estoy de acuerdo, pero la capacidad de adaptación, la fortaleza, los sentimientos humanos, capaces de resurgir de las cenizas en momentos adversos, son los que nos diferencian de ser cucarachas a ser humanos.

    Yo no soy cucaracha y las circunstancias han pretendido que me sienta como tal, pero, como ser racional, he aprendido ante las adversidades y me ha fortalecido, no culpo al sistema, ni a las personas a mi alredor, y sobrevivo, sin mas pretensiones.

    Acaso la felicidad no depende en parte de aprender de nuestros propios errores?

    • Bronte, ¡totalmente de acuerdo! Al final, haya cada uno con sus mentiras, pero a nosotros, que no nos afecte.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked*

Esta web usa galletitas