¿A qué no estás dispuesto a renunciar?

Reflexión de

Es interesante, me dejó largo rato reflexionando. ¿A qué no estoy dispuesto a renunciar? Paré un momento de respirar y pensé... ¿podría renunciar a respirar? Me temo que quizás sí, pero no creo que dure mucho tiempo haciendo el tonto. ¿Podría renunciar a mi hogar? Sin problemas, a fin de cuentas soy un poco nómada ¿Podría renunciar a mi trabajo? Claro que sí, pero entonces... ¿de qué íbamos a vivir? Mmm... complicada pregunta.

Mi proyecto de vida de Happiness Play (antiguo Autocoaching) quedó definido hace algunos años en un programa de liderazgo... ayudar a las personas a que generemos un mundo mejor (ahora es complicado explicar qué es mejor, es algo largo)... ¿Puedo renunciar a mi proyecto de vida? Ahí sí que me quedé pensando... y me temo que no puedo renunciar a mi esencia, a lo que me forma por dentro, a lo que le da sentido a mi vida.

¿Entonces eso qué implica en el amor? Sencillo... que necesito encontrar a alguien que comparta mi camino. De ahí que mi Carta a los Reyes Magos en el amor sea tan concreta y requiera de alguien que sepa disfrutar la vida. Que quiera disfrutarla a mi lado, en donde en ningún momento se renunciaría a nada, porque sería nuestro camino conjunto. Supongo, que cuando se comparten los mismos valores y un proyecto de vida, entonces no se tiene que renunciar a nada en la vida.

Todo fluye, ¿te animas? Hoy puedes dar el primer paso... ¡comienza a pensar en tu felicidad en conseguirlafelicidad.com!

 


Seguro que te gusta este video donde explico qué hacer cuando parece no haber solución
Pulsa aquí si quieres ver reflexiones para la depresión
Compartir
Pedro Amador

Considerado un experto en felicidad y pionero crecimiento personal y profesional. Colabora numerosas veces en TV, radio o prensa y ha desarrollado la innovadora Tecnología de la Felicidad Happiness Play, basada en la Metodología Autocoaching. Autor de cuatro libros, decenas de artículos. Conferencista internacional.

Ver reflexiones y comentarios

  • alguien dijo *En una relación, en la que dos personas buscan su "media naranja", el resultado siempre serán dos "medias naranjas"*
    Cada uno somos íntegros como personas por nosotros mismos y no necesitamos de nadie para que forme nuestra "otra mitad"... pero eso sí, si encontramos a esa persona que sepa no "completarnos", sino REALZAR nuestra esencia y nos aceptará tal y como somos y nosotros, en respuesta, hagamos lo mismo, entonces tendremos una pareja feliz...Otra cosa que entendí ya hace tiempo es que, la verdadera unión de una pareja reside en la libertad, aunque suene a contradictorio.... Cada cual necesita de su espacio y una vez que pueda desarrollarse como persona dentro de ese espacio, puede compartirlo con la otra y así formar una feliz pareja....

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked*

Esta web usa galletitas