Cuesta darse cuenta… ¡pero vivimos apegados a infinidad de cosas! Cosas grandes o pequeñas, relaciones con amigos, envidias a enemigos, creencias limitantes, normas obsoletas… ¡y cientos y cientos de cosas!

Del apego material ya hablé en “El mejor ejercicio de la vida: Desapego total de lo material”, y como compartía, ¡un día empecé a reducir mis posesiones a la mínima expresión! Y cuando digo mínima digo la mínima: la ropa, el portátil, los títulos académicos, y un regalo que me hizo mi padre antes de fallecer… ¡el resto ciao bye! En ese momento me di cuenta de que casi todo lo que cargaba de mudanza en mudanza era puro paseo con la creencia inútil de que tenía mucho valor. La verdad, no echo de menos nada, y mira que tenía cosas interesantes…

Tontería del yo más
¡Sin stress!, porque la verdad es que no te veo capaz de realizar tal desapego material. No es un reto, es una realidad, porque nos han enseñado desde pequeños aquello de “la tontería del es mío”. Me es imposible explicarte el valor que me aportó en mi vida, y como no hay forma de medirlo científicamente, ¡pues eso!, que no te preocupes porque no tengo ninguna estadística para demostrarte que te haría muy feliz.

El apego emocional es aún más difícil. Son innumerables las cosas a las que nos apegamos a lo largo de nuestra vida, supongo que con motivación social. Para empezar nos apegamos a nuestros padres, ¡que son maravillosos sí!, pero están para criarnos, no para que andemos pegados el resto de nuestra existencia. Desde aquí mencionaré que soy de las personas que más quiero a mi madre, pero no necesito de su aprobación para cualquier cosa que haga en la vida, sólo su compañerismo para los momentos en el que podemos compartir cosas.

Después está el apego por los hijos, ¡qué parece que hay que anteponer los hijos a toda la vida! Bueno, hace poco aprendí que daría mi vida por mi hijo, pero que tengo que anteponer mi persona a la de mi hijo, porque de otra forma soy su esclavo y no su maestro. Ahora le educo desde la libertad, sabiendo que un día volará libre, y donde solo estaré si me necesita. No me complicaré la vida si no me quiere compartir algo o simplemente decide vivir su vida. Habré consumido mucho tiempo de mi vida en su educación, pero él no me deberá nada, porque habré disfrutado de poder educarle.

Así tus hermanos, abuelos, familiares cercanos, etc… Todos están con nosotros y un día se irán (si es que no lo hacemos antes nosotros). Todos nos pueden acompañar y podemos generar relaciones maravillosas, pero somos personas también sin ellos.

Pedro Amador - Experto en felicidad
Los amigos, conocidos o saludos, más de lo mismo. No pasa nada por perder algún amigo, quizás sólo perdemos el contacto por un tiempo, quizás vuelvan a aparecer, o quizás nunca más sepamos de ellos y hasta nos borren del Facebook. ¿Y para qué llorar si no están? Mejor sonreír de que pudimos disfrutarlos.

Luego está la pareja, ya sea novio, prometido, casado, amigo con derecho a roce, ¡o la etiqueta que más nos guste!… ¡esa que siempre pensamos que tiene que estar a nuestro lado el resto de nuestras vidas! ¿Realmente no crees que cambiarás en el futuro? Capaz que te vuelves insoportable, ¡y que nadie estar contigo!

Los apegos a personas son los que generan unos vínculos más fuertes y que en muchos casos pensamos que quebrantarlos es algo sagrado. Desde mi experiencia la respuesta es no, no y no. Además no creo que por eso esté más vacío o lleno de amor. Quizás si te quitas el peso de mantener a alguien a tu lado, y pasas simplemente a que cada momento en cada relación hay que cuidarlo con esmero… ¡puede que empieces a ver las cosas desde otra perspectiva!

(continúa en la siguiente página)

¡Recibe cada nuevo artículo por e-mail!

Incluye tu e-mail y serás el primero en recibir cada nueva entrada (NO SPAM)


GRACIAS POR COMPARTIR: Este contenido se puede compartir donde gustes bajo normas COPYLEFT


Acerca de 

Considerado un experto en felicidad y pionero crecimiento personal y profesional. Colabora numerosas veces en TV, radio o prensa y ha desarrollado la innovadora Tecnología de la Felicidad (miGPSVital y miGPSProfesional), basada en la Metodología Autocoaching. Autor de cuatro libros de crecimiento personal, decenas de artículos. Conferenciasta internacional que no deja indiferente.

Pin It on Pinterest

Share This