En todo momento estamos recibiendo datos a nuestro alrededor. Nuestra percepción selectiva nos hace prestar más atención a unas cosas que a otras, pero estamos siempre en continua defensa. Así nos pueden llegar dos datos: perrito y león, pero necesitan tener un contexto para que se conviertan en información procesable. Por ejemplo, de camino por nuestro barrio, no será igual si vemos a una vecina paseando un lindo perrito que si resulta que pasea un ¡fiero león! (por buena correa que tenga).

De ahí que sea muy importante poner los datos en contexto, porque de otra forma puede que nos cueste gestionarlos con acierto. Hemos de reconocer, y mira que hay que dejar de pensar en eso, que estamos en una situación financiera mundial un poco mala. Tenemos que pensar que todo va a ir a mejor, pero desgraciadamente, algunas personas sólo tienen el foco en pensar que vamos a quebrar sin solución alguna… muchos pesimistas en exceso.

Otras en cambio, preferimos soñar y no poner tanta atención en esas noticias negativas que nos ofrecen los medios de comunicación. Preferimos poner la atención en pequeñas cosas del día a día que nos hacen sonreír y que nos aportan un sentido a nuestro vivir. Así surgen los primeros datos de los últimos días:

Primer dato: vecina (pulse para leerlo)

Se escuchan por mi patio interior los gemidos de una vecina. Intensos y de forma reiterada.

Segundo dato: Magnum (pulse para leerlo)

Muchas noches disfruto de un helado, Magnum mini, que me permite aguantar mejor el sofocante verano de España.

Tercer Dato: Toldo (pulse para leerlo)

Mi gran amigo y vecino cercano, tiene una terraza fantástica, con un toldo bien abierto ahora que es verano.

Cuarto dato: Lengua larga (pulse para leerlo)

En la última reunión de esa terraza, una amiga diciendo que ella no “tenía pelos en la lengua”, que era muy directa, y que tenía la lengua muy larga.

Ahora sería maravilloso compartir todas las ideas que se habían comentado en mi muro de Facebook, todos los resultados de juntar el Magnum con la vecina, en el toldo, y los efectos sobre su larga lengua. Todas las combinaciones posibles, se han sucedido estos últimos días, y la creatividad en grupo, permite llegar a interpretaciones aún más audaces.

Hemos hablado de cosas divertidas, ¿pero se imaginan cómo seríamos si pudiéramos usar toda esa creatividad para conseguir un mundo mejor y no buscar cómo ser o tener más que el vecino? La co-creación o el co-liderazgo,  son procedimientos que están llegando con mucha potencia. Tenemos que escucharlos muy de cerca, porque van a ser la base de un mundo futuro que tendremos que co-crear entre todos. De forma responsable.

Yo por ahora, voy a ver si co-creo un momento para reconocer por el patio el toldo de mi vecina, y com-parto con vosotros los mejores momentos de cómo co-saborear el Magnum viendo el co-liderazgo de su larga lengua. Risas aseguradas.

Recuerden no perderse el próximo capítulo de “Vecinos con sabor”… sólo en los mejores canales de su televisor 😀

¡Recibe cada nuevo artículo por e-mail!

Incluye tu e-mail y serás el primero en recibir cada nueva entrada (NO SPAM)


GRACIAS POR COMPARTIR: Este contenido se puede compartir donde gustes bajo normas COPYLEFT


Acerca de 

Considerado un pionero en comunicación y crecimiento personal y profesional. Colabora numerosas veces en TV, radio o prensa y ha desarrollado la innovadora aplicación de la felicidad miGPSVital, basada en la Metodología Autocoaching. Autor de cuatro libros de crecimiento personal y decenas de artículos.

Pin It on Pinterest

Share This