Ayer me acerqué al cine a ver la película de Divergente, la cual no está del todo mal (aunque el final de la película tiene tramos un tanto fantasmas)… ¿y adivinas lo que vi al comienzo? ¡el anuncio que acabo de realizar para la Universidad de la Empresa! ¡Guauuuu! ¡en una pantalla de cine! Hace pocos días compartía en “PARA DUMMIES: Cómo hacer video profesional en 10 pasos” (una entrada muy recomendada), como había llegado a editar video pasito a pasito… y sin que mi cliente me dijera la mínima palabra… ¡me encuentro viéndome en el cine! Guauuu, se me cayó un poco la baba… ¡a tamaño gigantesco! cómo cambia la cosa de una pantalla a un cine… ¡es increíble!


Bueno, la reflexión que te quiero compartir no es si sabes hacer videos profesionales o no. O si te gusta verte en el cine, porque capaz que eres actor, productor, cámara, etc. y te aburres ya de verte. O si tenías ganas de ver la película de Divergente y estabas esperando que alguien te la recomendara.

No. La reflexión es que siempre estés preparado para lo inesperado. Y cuando ocurra algo muy bueno, no olvides decir… ¡guauuu! ¡hice un buen trabajo!, porque muchas personas olvidan de valorarse a sí mismas, y caen en el continuooooo “bueno, ¡tampoco era para tanto!“. Recuerda: eres el mayor impulsor de tus sueños. ¡A por ellos!

¡Recibe cada nuevo artículo por e-mail!

Incluye tu e-mail y serás el primero en recibir cada nueva entrada (NO SPAM)


GRACIAS POR COMPARTIR: Este contenido se puede compartir donde gustes bajo normas COPYLEFT


Acerca de 

Considerado un experto en felicidad y pionero crecimiento personal y profesional. Colabora numerosas veces en TV, radio o prensa y ha desarrollado la innovadora Tecnología de la Felicidad (miGPSVital y miGPSProfesional), basada en la Metodología Autocoaching. Autor de cuatro libros de crecimiento personal, decenas de artículos. Conferenciasta internacional que no deja indiferente.

Pin It on Pinterest

Share This