¿Tiene alguna utilidad ser socio y estar acreditado por la organización ICF? La pregunta formulada así no tiene mucho juego. Es mejor preguntarse: ¿mi cliente necesita que esté acreditado por ICF? Dada la vuelta a la pregunta, les comparto lo que me han dicho la mayoría de mis clientes, ¿y quién es ICF?

Llevo años recomendando que los coaches tengamos algún tipo de certificación que nos proteja de los que dicen “ser coaches” por el simple hecho de leerse un libro o asistir a un curso de fin de semana. Para ello, me parece que deben existir organizaciones que velen por la profesión, al igual que existen organismos oficiales que velan porque un médico, ingeniero, abogado, etc, realice sus prácticas correctamente.

Después de varios años de haber colaborado con ellos, para el caso de ICF España puedo asegurar que no cuidan por la profesión, y que sólo es un mero paraguas de ingresos para unos pocos. Como bien sabrán los que me leen (incluso los enemigos, que sé que me siguen con envidia porque saben que no les tengo miedo), las cosas hay que argumentarlas. Aquí tienen unas ideas sencillas de entender:

  • Primero uno se hace socio de la organización, y en el caso de España, además te obligan a ser socio de España y de Estados Unidos. Es decir, hay que pagar dos cuotas para ser socio de pleno derecho (así lo llaman) de ICF España. En otros países no es necesario (ni que decir tiene que en Estados Unidos sólo pagan una cuota). No conozco ninguna asociación que te haga pagar una doble cuota impositiva de este estilo, y es de sentido común que es una absoluta tontería, porque muchos países (capítulos de ICF) sólo pagan una y derivan una parte de la cuota a ICF Mundo. Es como si la Asociación de Antiguos Alumnos de Esade (donde estudié el MBA) me hiciera pagar una cuota en España y otra ahora en Uruguay que me acabo de mudar (¡sería una memez!). ¿Se imaginan el motivo de por qué en ICF España empezaron a obligar a pagar dos cuotas?
  • ¿Sabían que las acreditaciones que otorga ICF (ACC/MCC/PCC) son temporales? Es decir, te las dan por unos años, y luego si no renuevas (es decir PAGAS de nuevo), te la retiran. Cuando no pagas, tienen gente (que los llaman “la comisión de ética”) que vela porque no sigas haciendo uso de la acreditación. Es decir… ¡es un diploma con fecha de caducidad! ¿Se imaginan que su Universidad le retira la carrera o diplomatura pasados escasos años? Se me hace impensable. ¿Ya han adivinado el motivo de por qué hay que renovar económicamente los certificados?

  • Luego están los congresos que organizan, que según dicen, pretenden hacer llegar el coaching a la población. El año pasado fue el Congreso Europeo en Madrid y asistieron más de 500 personas. ¿Piensan que tuvieron alguna repercusión en televisión? No. Es más curioso comprobar aún como el video del evento en YouTube tiene menos visitas que número de socios (hoy, después de 8 meses tiene sólo 620 visitas). Ni sus socios ven el video (y eso que es muy bueno, aunque manipulado, como explico aquí). Lo curioso es que la entrada al congreso costaba cerca de 1.000€, y que los costes eran bien bajos (el equipo del congreso colaboró gratuitamente, los talleristas, algunos conferenciantes,…). ¿Ya han adivinado qué les aporta estos congresos a ICF España?

(continúa en la siguiente página)

¡Recibe cada nuevo artículo por e-mail!

Incluye tu e-mail y serás el primero en recibir cada nueva entrada (NO SPAM)


GRACIAS POR COMPARTIR: Este contenido se puede compartir donde gustes bajo normas COPYLEFT


Acerca de 

Considerado un pionero en comunicación y crecimiento personal y profesional. Colabora numerosas veces en TV, radio o prensa y ha desarrollado la innovadora aplicación de la felicidad miGPSVital, basada en la Metodología Autocoaching. Autor de cuatro libros de crecimiento personal y decenas de artículos.

Pin It on Pinterest

Share This