Si lo has querido, puede que ni lo hayas tenido.
Si lo has tenido, puede que ni lo hayas valorado.
Cuando hablabas ni siquiera pensabas lo que decías.
Cuando escuchas ni entendías qué te decían.
Si dormías quizás te olvidabas soñar algo importante.
Si estabas despierto quizás que soñabas todo el día.
Cuando lo has conseguido, puede que ni lo hayas disfrutado.
Cuando lo estabas viviendo, quizás que estabas dormido.
Si te querían, tenías cosas más importantes de las que preocuparte.
Y si no querías… ¿de qué te sirve la vida?

P.D.: Perdón por la dureza del título, pero creo que merecía la pena.

¡Recibe cada nuevo artículo por e-mail!

Incluye tu e-mail y serás el primero en recibir cada nueva entrada (NO SPAM)


GRACIAS POR COMPARTIR: Este contenido se puede compartir donde gustes bajo normas COPYLEFT



Pin It on Pinterest

Share This