“Espejito, espejito mágico… dime una cosa… ¿quién es la más hermosa?”, y así Blancanieves escuchaba la respuesta “mi Reina, tú eres la más bella”. Creo que la historia la recordamos todos los que hemos tenido una infancia de Walt Disney (si has vivido tu infancia con YouTube, puedes consultarlo en la Wikipedia :D).

Lo más curioso es sabemos que los espejos no hablan, al menos por ahora (¡toma emprendimiento que acabo de lanzar!). Pero creo que hay muchas personas que siguen viendo una inusitada magia cuando están delante del espejo. Su cerebro produce rápidamente la pregunta al aire y el inconsciente responde con rapidez. Pero si hay alguien al lado, la pregunta tras mirarse no falla, “¿verdad que estoy/soy… ?”

Después de muchos años de observar a las personas, y sin ser estudio de ninguna muestra de universidad ni de ninguna encuesta entre los lectores de una revista, te listo algunos tipos de personas:

  • Los que sufren de falta de autoconfianza, y por más que se miren en el espejo se ven siempre horribles… “¡cambia de espejo y ponlo de otro color!”, siempre pienso.
  • Los que sufren de falta de cariño a su figura, y siempre, siempre, siempre, se ven gordos. Su vista es capaz de detectar la diferencia de peso en un orden de 10 gramos, e incluso analizan que parte del cuerpo ha crecido. En muchas mujeres, siento decirlo, parece que esta preocupación viene “instalada de fábrica”.
  • Los que se ven el “rey del mambo”, vamos los amos del mundo, y piensan que están aquí para conquistar el mundo. Se miran de reojo y se guiñan un ojo a si mismos con picardía.
  • Los que se ven en un estado superior a los anteriores, vamos que no son los amos del mundo, son los amos del Universo. Estos saben que necesitan un séquito de “reyes del mambo” para conquistarlo todo, y observan que su carisma convincente les llevará a límites inimaginables. No se guiñan el ojo, pero se pueden hasta señalar con el pulgar al espejo y pronunciar cosas como “¡Tú sí que sabes!”, “Yes, you can!”.
  • Los despistados que no miran el espejo. Llevan años con un espejo en casa que nunca habían observado y que es la primera pareja o amigo que invitan a vivir a casa el que lo descubre. Les da igual lo que piensen los demás, pero también es verdad que muchas veces no aciertan al no estar habituados a auto-evaluarse.
  • Los actores nóveles que quieren triunfar y que le hablan al espejo como si estuvieran ensayando. Incluyen sus mejores poses, sus mejores frases, y se autoanalizan en tiempo real. Con el tiempo se darán cuenta que esto no se hace en el espejo, sino con una cámara que grabe y luego te permita analizar todo como observador.
  • Los defectuosos, que piensan que tienen una parte de su cuerpo que tienen que operar sí o sí, o no van a llegar a nada en la vida. Que si la nariz es ancha, que si la papada es exagerada, y así hasta una tipología de millones de partes del cuerpo que solo el cirujano más precioso conoce. Todos tenemos nuestros defectos, y es cuestión de verlo como una oportunidad o como una manía a compartir con el espejito.
  • Los autoconvencidos que se repiten frases de motivación durante minutos… “Eres el que va a convencer hoy a tu jefe de que te suba el sueldo”, que luego se pueden desmoronar cuando el jefe simplemente no está en la oficina.
  • Los nostálgicos, que siempre quieren ver en el espejo algo del pasado. “¿Te acuerdas cómo me sentaba este jean hace 20 años?, … vamos que se cerraba”, negándose a admitir que la vida hay que vivirla día a día, y que el chupete solo sirve cuando eres un bebé.

Al final es solo un espejo… ¡quién lo diría!, pero parece uno más de la familia. Y tú… ¿cómo te ves en el espejo?

¡Recibe cada nuevo artículo por e-mail!

Incluye tu e-mail y serás el primero en recibir cada nueva entrada (NO SPAM)


GRACIAS POR COMPARTIR: Este contenido se puede compartir donde gustes bajo normas COPYLEFT


Acerca de 

Considerado un experto en felicidad y pionero crecimiento personal y profesional. Colabora numerosas veces en TV, radio o prensa y ha desarrollado la innovadora Tecnología de la Felicidad (miGPSVital y miGPSProfesional), basada en la Metodología Autocoaching. Autor de cuatro libros de crecimiento personal, decenas de artículos. Conferenciasta internacional que no deja indiferente.

Pin It on Pinterest

Share This