Cualquiera va a mirar el título y pensará… ¿se ha vuelto loco?, murmurando en paralelo… “¡nadie tiene miedo a ser feliz!, ¡todo el mundo quiere ser feliz! ¡yo quiero ser feliz!”, pero después de un tiempo meditándolo, permítanme que les haga pensar sobre esta creencia. Un ejemplo paralelo servirá para comprender este miedo oculto.

¿Quién no se quiere casar y tener el ideal presentado en las películas? ¿Quién no quiere vivir con el amor de su vida y construir la familia perfecta? ¿Verdad que todo el mundo quiere? Bueno, de partida supongo que sí, ¿pero qué pasa si no funciona y nos divorciamos? ¿Conocen a muchos divorciados que se sigan creyendo la película? Muchos dejan de comprar el cuento… aunque siempre he indicado a los amigos que pese a que las personas no seamos perfectas, sí podemos trabajar en buscar una relación perfecta.

Después de varios años, he podido aportar multitud de ideas para transformar la queja en energía para la acción. Te encaminan a la felicidad a partir de definir los cambios que permitan conseguirlo (ver aquí). A casi todo el mundo le encanta saber que pueden tomar las riendas de su vida, se entusiasman, y comienzan a leer los libros de autoayuda que aparecen en su camino. Muchos inclusos, afirman querer dedicarse al mundo del coaching o la psicología, porque creen haber encontrado el sentido de su vida.

Pero el camino no es todo de rosas. Un día llega un complicado obstáculo, y sin saber cómo, se encuentran con una nueva limitación que no saben superar. Viene el caos, el derrumbamiento, y una voz en el interior empieza a decir… ¡si es que no se puede estar en paz!, ¡ya te lo dije… siempre hay problemas!, ¡la próxima vez es mejor quedarse tranquilito! Ciertamente, es aquí cuando se comprueba el compromiso de las personas, porque muchas, como en el ejemplo de los divorciados, no se vuelven a creer el cuento de alcanzar la felicidad plena. Así surge un curioso estado, inconsciente siempre, pero real: el miedo a ser feliz.

Tenemos que aprender a ser felices incluso en la incertidumbre. Como comenta Nathaniel Branden: todo el mundo tiene derecho a ser feliz. Porque sólo así se aprende a vivir el momento…, y disfrutar del camino, por muchas cuestas que tenga.

¡Recibe cada nuevo artículo por e-mail!

Incluye tu e-mail y serás el primero en recibir cada nueva entrada (NO SPAM)


GRACIAS POR COMPARTIR: Este contenido se puede compartir donde gustes bajo normas COPYLEFT


Acerca de 

Considerado un pionero en comunicación y crecimiento personal y profesional. Colabora numerosas veces en TV, radio o prensa y ha desarrollado la innovadora aplicación de la felicidad miGPSVital, basada en la Metodología Autocoaching. Autor de cuatro libros de crecimiento personal y decenas de artículos.

Pin It on Pinterest

Share This