Páginas: 1 2 3 4 5

Llevo varios días dándole vueltas al encadenamiento de coaches -o lo que sean- que iniciaron unas falsas acusaciones sobre mi persona y se fueron convenciendo entre ellos en efecto dominó. No soy nadie para juzgar a otros compañeros, pero permítanme que al menos me defienda como persona (no como coach) de sus falsas y públicas acusaciones, pues no benefician al sector, y seguro que las siguen haciendo.

Me animé a escribir tras leer las palabras de Leopoldo Abadía, que con gran humor e inteligencia, comentaba de los banqueros que han arruinado a España: “…pienso que sí que hay que dar nombres y apellidos, y que me gustaría mucho que se metieran a fondo con todos los señores de la lista que tiene…” (Editorial El Confidencial). Y tiene toda la razón del mundo, porque o se indican a tiempo a los responsables o pueden hacer mucho daño.

¿Piensan que hablo mal del coaching o de los coaches? No, porque llevo más de ocho años vinculado a la profesión y compartiendo una ingente cantidad de contenido, además de haber desarrollado la herramienta más potente, miGPSVital (con la Metodología Autocoaching), que ayuda a conseguir y gestionar clientes. Como muestra de ello, he recopilado primero a una lista de bellísimas personas con las que comparto o he compartido un montón de experiencias (si alguno quiere que le borre, sólo tiene que pedirlo). Están casi todos los que tengo conectados en Linkedin, pero realmente conozco a varios cientos más de coaches.

Zeynep Akalin, Fernando Álvarez González, Daniel Alvarez Lamas, Germán Antelo Solozábal, Isabel Aranda, Aída Araujo, Alberto Attias, Núria Aymerich, Blanca Bacete, Carmen Bahima Anguera, Maria del Pilar Bargallo Tizon, Soraya Bayo, Fernando Bayón Mariné, Maria Becerril, Juan Bellido, Libia Berbesi, Mar Bernad Albas, Cris Bolivar, Juan Carlos Bonilla, Leticia Brando, Koro Cantabrana, Ingela Camba Ludlow, Ericka Carapia, Javier Carril, Javier Carbajo, Carmen Cayuela, Miguel Del Cerro, Robert Dilts, Sheila (Bojovic) Chabowski, Cecilia Cosamalón, Daniel Costa Lerena, Antonio Díaz-Deus, Ana Embid Segura, Elena Espinal, Fredi Falk Vogelius, Diana Fontanez, Pablo Franzo, Monica Fuste, Mónica Galán, Salvador Galvez, Rosa Elva García Aguirre, Leire Garcia Galardi, Jose Pedro García Miguel, Jose Maria Gasalla, Fernando Gil Sanguineti, Marta Gimenez, Francisco Giménez Plano, Catherine Gilmartin, Esther Granja, Arancha Grau, Anne Grete Mazziotta, Lidia Muradep, Sharon Hall, Sanna Heyman, Synnøve Holte , Tim Ingarfield, Enrique Jurado Fernandez, Karen Kimsey-House, Henry Kimsey-House, Ramon Lacruz, Veronica Lamperti, Monica Larrabeiti Loizaga, Pedro Pablo Lasarte Romero, Roxane Loiseaux, Fernando Lopez, Enrique López de los Ríos, Maria Manzano, Moisés Martínez, Diego Martos, Jose L. Menéndez Cuenca, Borja Milans del Bosch, Odile Monroy, Bienvenida Morote Marco, Kyle Newman, Fernando Notaro, Okokon O. Udo, Omar Ossés, Mary Carmen Padró, Laura Pakarinen, Pilar Pardo Cembrano, Ovidio Peñalver, Liberto Pereda, Eduard Perez Carol, Jose Luis Perez Huertas, Fernando Perez Illana, Luis Picazo Martínez, Johan Premfors, Boris Prigmore, Silvio Raij, Fabián Ramos, Milton Rivera Manga, Jane Rodríguez del Tronco, Jimena Romero Oneto, Juan Carlos de la Osa, Pedro Rubio, Javier Rivero-Diaz, Marta RodriguezElena Ruiz, Fernando Sabatini, Fernando Saenz Ford, Olaia Sainz Garmendia, Ann Salsbury, Guido Samelnik, Jorge Salinas, Manuel Seijo, Sonsoles Seijas, Enrique Simó Kadletz, Mauricio Serrato, Eva Sørung, José Manuel Toledano, Alvarez Tomás, Loli Torres, Pablo Tovar, Matilde Ubeira, Santiago Vazquez, Antolin Velasco Maillo, Francisco Villalta, Lupita Volio, Estefanía Yome, John Whitmore, Mauricio Zambrano, Andra Zoe Tirb.

 

Indicada esta larga lista de personas (y los cientos que seguro que faltan) toca el turno para los supuestos coaches con los que quiero mostrar mi desconformidad por sus declaraciones o actuaciones. No juzgo si son buenas o malas personas, sólo afirmo, con los hechos documentados que incluyo, que no son profesionalmente de mi respeto.

Todo comentario sobre lo que es detallado es bienvenido pero les ruego se ahorren hablar sin sentido de mi persona (el comunicador), o de la experiencia que tuvieran ustedes con estas personas (que pueden haber sido muy buenas). Si alguno de los listados quiere discutir estas irregularidades mencionadas les recuerdo que siempre he estado abierto a ello.

(continúa en la siguiente página)