Páginas: 1 2

Llevo varios días dándole vueltas al encadenamiento de coaches -o lo que sean- que iniciaron unas falsas acusaciones sobre mi persona y se fueron convenciendo entre ellos en efecto dominó. No soy nadie para juzgar a otros compañeros, pero permítanme que al menos me defienda como persona (no como coach) de sus falsas y públicas acusaciones, pues no benefician al sector, y seguro que las siguen haciendo.

Me animé a escribir tras leer las palabras de Leopoldo Abadía, que con gran humor e inteligencia, comentaba de los banqueros que han arruinado a España: “…pienso que sí que hay que dar nombres y apellidos, y que me gustaría mucho que se metieran a fondo con todos los señores de la lista que tiene…” (Editorial El Confidencial). Y tiene toda la razón del mundo, porque o se indican a tiempo a los responsables o pueden hacer mucho daño.

¿Piensan que hablo mal del coaching o de los coaches? No, porque llevo más de ocho años vinculado a la profesión y compartiendo una ingente cantidad de contenido, además de haber desarrollado la herramienta más potente, miGPSVital (con la Metodología Autocoaching), que ayuda a conseguir y gestionar clientes. Como muestra de ello, he recopilado primero a una lista de bellísimas personas con las que comparto o he compartido un montón de experiencias (si alguno quiere que le borre, sólo tiene que pedirlo). Están casi todos los que tengo conectados en Linkedin, pero realmente conozco a varios cientos más de coaches.

Zeynep Akalin, Fernando Álvarez González, Daniel Alvarez Lamas, Germán Antelo Solozábal, Isabel Aranda, Aída Araujo, Alberto Attias, Núria Aymerich, Blanca Bacete, Carmen Bahima Anguera, Maria del Pilar Bargallo Tizon, Soraya Bayo, Fernando Bayón Mariné, Maria Becerril, Juan Bellido, Libia Berbesi, Mar Bernad Albas, Cris Bolivar, Juan Carlos Bonilla, Leticia Brando, Koro Cantabrana, Ingela Camba Ludlow, Ericka Carapia, Javier Carril, Javier Carbajo, Carmen Cayuela, Miguel Del Cerro, Robert Dilts, Sheila (Bojovic) Chabowski, Cecilia Cosamalón, Daniel Costa Lerena, Antonio Díaz-Deus, Ana Embid Segura, Elena Espinal, Fredi Falk Vogelius, Diana Fontanez, Pablo Franzo, Monica Fuste, Mónica Galán, Salvador Galvez, Rosa Elva García Aguirre, Leire Garcia Galardi, Jose Pedro García Miguel, Jose Maria Gasalla, Fernando Gil Sanguineti, Marta Gimenez, Francisco Giménez Plano, Catherine Gilmartin, Esther Granja, Arancha Grau, Anne Grete Mazziotta, Lidia Muradep, Sharon Hall, Sanna Heyman, Synnøve Holte , Tim Ingarfield, Enrique Jurado Fernandez, Karen Kimsey-House, Henry Kimsey-House, Ramon Lacruz, Veronica Lamperti, Monica Larrabeiti Loizaga, Pedro Pablo Lasarte Romero, Roxane Loiseaux, Fernando Lopez, Enrique López de los Ríos, Maria Manzano, Moisés Martínez, Diego Martos, Jose L. Menéndez Cuenca, Borja Milans del Bosch, Odile Monroy, Bienvenida Morote Marco, Kyle Newman, Fernando Notaro, Okokon O. Udo, Omar Ossés, Mary Carmen Padró, Laura Pakarinen, Pilar Pardo Cembrano, Ovidio Peñalver, Liberto Pereda, Eduard Perez Carol, Jose Luis Perez Huertas, Fernando Perez Illana, Luis Picazo Martínez, Johan Premfors, Boris Prigmore, Silvio Raij, Fabián Ramos, Milton Rivera Manga, Jane Rodríguez del Tronco, Jimena Romero Oneto, Juan Carlos de la Osa, Pedro Rubio, Javier Rivero-Diaz, Marta RodriguezElena Ruiz, Fernando Sabatini, Fernando Saenz Ford, Olaia Sainz Garmendia, Ann Salsbury, Guido Samelnik, Jorge Salinas, Manuel Seijo, Sonsoles Seijas, Enrique Simó Kadletz, Mauricio Serrato, Eva Sørung, José Manuel Toledano, Alvarez Tomás, Loli Torres, Pablo Tovar, Matilde Ubeira, Santiago Vazquez, Antolin Velasco Maillo, Francisco Villalta, Lupita Volio, Estefanía Yome, John Whitmore, Mauricio Zambrano, Andra Zoe Tirb.


Indicada esta larga lista de personas (y los cientos que seguro que faltan) toca el turno para los supuestos coaches con los que quiero mostrar mi desconformidad por sus declaraciones o actuaciones. No juzgo si son buenas o malas personas, sólo afirmo, con los hechos documentados que incluyo, que no son profesionalmente de mi respeto.

Todo comentario sobre lo que es detallado es bienvenido pero les ruego se ahorren hablar sin sentido de mi persona (el comunicador), o de la experiencia que tuvieran ustedes con estas personas (que pueden haber sido muy buenas). Si alguno de los listados quiere discutir estas irregularidades mencionadas les recuerdo que siempre he estado abierto a ello.


 

DSilvia Pallerolaoña Silvia Pallerola(+500 contactos, SOLO UNA recomendación en Linkedin): es la primera que mostró ser una súper amiga y que luego resultó intentar engañarme. Tras la primera cena que tuve con ella el 15 de febrero de 2008, tonto que la invité, quedó súper encantada y se mencionaba súper amiga. Como Internet tiene rastro de todo, sólo hay que mirar este vínculo y verán que en la web de Doña Silvia Pallerola ponía en catalán: “Si vols saber què és l’autocoaching i posar-te en marxa ara mateix… visita els meus amics de autocoaching.info”. Que en castellano quiere decir algo como “si queréis saber qué es el Autocoaching, visita a nuestros amigos de…”. Para Doña Silvia Pallerola era todo maravilloso hasta que ejercí nuestros derechos y le rogué que retirara las menciones a nuestra marca (por aquella época en mi equipo todavía pensábamos que la justicia en España funcionaba). En ese momento Doña Silvia Pallerola, que pensó que había inventado el Autocoaching sólo por registrar un simple dominio .net, intentó sacarme el dinero de mala fe. Si quieren saber más de la historia, tienen toda la información en esta entrada “Las mentiras de Doña Silvia Pallerola”, que evidentemente, pese a las amenazas de su abogado, no se ha cambiado ningún hecho documentado.

Doña Silvia Pallerola ha hablado mal de mi persona y sin argumentos a compañeros como Robert Dilts, que se sorprendió cuando pudo comprobar personalmente mi punto de vista. Comprueben la entrada y no se pierdan los comentarios… ¡no hablan muy bien de las prácticas profesionales de Doña Silvia Pallerola!


NOTA: Al margen del proceso judicial con Silvia, si les interesa saber cómo está la marca de Autocoaching puede ver esta entrada, y todo sea dicho, se ha denegado en algunos países usarla como nombre genérico (ya saben que la justicia no es justa, y son tan incoherentes en el registro europeo que aceptan una marca denominativa que se llama “coaching ourselves” y deniegan la nuestra que utiliza dos palabras de distintos idiomas “Autocoaching”, ¡Viva la igualdad!). Por lo que a nosotros respecta, ya se habrán imaginado que el mundo conoce al equipo de la Metodología Autocoaching, y todo el pirateo que ha surgido al respecto. Hasta a Dolce Gabbana le copian los piratas, es normal.

registro OAMI - Marca Autocoaching


Viviane Launer
Doña Viviane Launer (+500 contactos, 14 recomendaciones en Linkedin): ¿Saben a quién llevó a declarar la anterior Doña Silvia Pallerola en la defensa de su juicio (7 de abril de 2011 en Barcelona) para decir que Autocoaching es hacerse coaching a uno mismo? A la fundadora de ICF España, Doña Viviane Launer, que indicó que le parecía de lo más normal hacerse coaching a uno mismo. No es alarmante si necesita aplicar del selfcoaching, pero preocupa que quiera entorpecer el lenguaje (al mencionar la marca Autocoaching en vez de auto-entrenamiento o selfcoaching) y no respetar intencionadamente nuestro trabajo en el mundo del coaching.

En esta entrada se comprueba como Doña Viviane Launer declaró en juicio -para Doña Silvia Pallerola- lo contrario de lo que aportamos en una testifical firmada por Don Luis Carchak (ver aquí) que indicaba que el coaching a uno mismo no tenía sentido, ¿pero qué credibilidad van a tener si la presidenta fundadora y el expresidente de ICF España se contradicen en un juicio? Ninguna. ICF España demostró mala fe y nula credibilidad.


 

Luis CarchackDon Luis Carchak (+500 contactos sólo 2 recomendaciones en Linkedin): expresidente de ICF España y los que habían tratado con él siempre me indicaron que me cuidara las espaldas. Al comienzo Don Luis Carchak mostró una falsa generosidad (después de que hubiéramos patrocinado su congreso con más de 7.000€) y me recomendó mintiendo para la certificación de ACC (ver aquí). No miente en que tuviera las competencias necesarias (por eso no me preocupó que me avalara), miente en que indica que me supervisó en procesos de coaching. Otros compañeros ya me han indicado que las falsas recomendaciones para las certificaciones es una práctica común en algunos coaches de ICF España, y en este caso, demuestro que lo hizo el mismo expresidente de ICF España, Don Luis Carchak (ver aquí). Esta prueba demuestra que las acreditaciones en ICF España son puro papel mojado. Sea como sea, no he obtenido ningún cliente por incorporar ACC a mi largo curriculum.

Por si esto no les preocupa, les recomiendo que repasen esta entrada, en donde se aporta como prueba la grabación de su conversación telefónica. En la misma amenaza a mi libertad de expresión (“Quiero que sepas que cualquier agravio en cualquier ámbito público, llamase web, llamase Facebook, lo que sea, dos horas después de eso, tú tendrás abierta de parte nuestra las acciones que corresponde”), y encima demuestra una nula capacidad de diálogo (“Revoco absolutamente mi compromiso de seguir comunicado contigo”). ¿Piensan que esto son formas de demostrar las competencias del coaching? Como muestra adicional se puede comprobar cómo gestionó para sus propios intereses el pasado Congreso Europeo de coaching de ICF en Madrid.

Todavía es más incomprensible que presente una carta de felicitación por la participación del congreso (ver aquí pág. 20) y luego presente un expediente disciplinatorio (ver aquí) con quejas sobre mi intervención en el mismo. ¿Se puede ser más incongruente? Es una forma de actuar sin credibilidad alguna.

Estando Doña Viviane Launer y Don Luis Carchak protegidos por su propia comisión de ética de ICF España, ya que decían que no podían actuar, y comprobando que no existían medios técnicos para depurar tales abusos, procedí a la denuncia pública en mi blog el 6 de septiembre de 2011 (ver aquí). Algunas personas no gustaron de esta actuación pública, pero entiendan que cualquier comportamiento de mala fe debe siempre ser denunciado (palabra de persona con valores, no de coach).

Como resultado presentaron por burofax un larguísimo expediente disciplinatorio sin haber ni llamado por teléfono para una sencilla mediación e involucraron a un conjunto de personas que presentaron falsos testimonios. Estas personas podrían ser demandadas ante instancias judiciales por las calumnias a mi persona, pero entenderán que no considero que la justicia sea de recibo para estas memeces. Comprueben a continuación el grado de malas prácticas de las siguientes marionetas.

(continúa en la siguiente página)