Es algo que se nos ha pegado a todos, que haces inconscientemente en cualquier documento que desarrollamos. Nos vamos a Internet, copiamos, y ploffff, a pegar en nuestro fichero. Muchas veces ni pensamos, ni revisamos, ni siquiera incluimos la referencia. Copiar y pegar.

¿Has observado cuántas cosas atendemos de los demás que simplemente copiamos y pegamos en nuestra vida? Las escuchamos, y sin poner la mínima duda, las vamos repitiendo. Es la confianza que se ganan algunas personas porque son carismáticas o bien tienen conocimiento experto (por ejemplo un premio Nobel). Hasta que nos fallan…, y entonces pasamos a que vaciar nuestro “portapapeles” de todo lo que venga de esa fuente.

Bueno, el copiar y pegar es una habilidad interesante en esta sociedad tan acelerada. ¿Pero y si le incluyes sentido común? ¿Y si te paras a pensar cómo se ha generado esa idea? ¿Y si meditas realmente qué hay detrás de esa idea que copias mecánicamente? ¿Te atreves? Porque así te darás cuenta de que no es bueno abusar del copiar y pegar.

¡Recibe cada nuevo artículo por e-mail!

Incluye tu e-mail y serás el primero en recibir cada nueva entrada (NO SPAM)


GRACIAS POR COMPARTIR: Este contenido se puede compartir donde gustes bajo normas COPYLEFT


Acerca de 

Considerado un experto en felicidad y pionero crecimiento personal y profesional. Colabora numerosas veces en TV, radio o prensa y ha desarrollado la innovadora Tecnología de la Felicidad (miGPSVital y miGPSProfesional), basada en la Metodología Autocoaching. Autor de cuatro libros de crecimiento personal, decenas de artículos. Conferenciasta internacional que no deja indiferente.

Pin It on Pinterest

Share This