Sí, el coaching ayuda. ¿Pero está la gente preparada? Nos guste o no aceptarlo, normalmente la gente no quiere cambiar. Les aportamos un coach para que les ayude a conseguir sus sueños, evidentemente, a través de cambios ¿Y qué es esto del coaching? ¿Me va a ayudar a ser feliz? ¡Estupendo! ¿Cuándo empezamos? Siempre es así, y comienza un bonito paseo que acaba demasiadas veces en la pura realidad: somos nosotros los que tenemos que cambiar, y los demás no van a hacer el mundo como quisiéramos.

Preferimos ver la lista de jugadores en la selección de fútbol, con quién se ha acostado un famoso artista, o el último cotilleo de la princesa de moda, que pensar en nuestros proyectos futuros y lo bien o mal que estamos encaminados para conseguirlos. Proyectos, sueños, deseos, ganas de cambiar, sed de triunfo… Muchas personas hacemos frente al día a día pensando en que queremos cambiar, mejorar, pero no sabemos cómo, pensando en qué cosas queremos hacer, qué sentido darle a nuestra propia vida, cómo salir de una situación en la que estamos atascados. Probamos mil y una estrategias pero muchas veces el resultado no es aquello que deseamos. Entonces, cogemos el camino de la justificación, responsabilizando a alguien de lo ocurrido: cómo voy a cambiar si ellos no cambian, no ponen de su parte, nadie se esfuerza como yo… Y así vamos construyendo una cadena de responsables de habernos quedado “a mitad de camino” o “atascados” sin podernos mover.

Pocas personas saben aún cómo beneficiarse y revalorizar su valor a través de un proceso de coaching. Sacar lo mejor de cada persona, apoyarla y estimularla para que sea capaz de encontrar soluciones eficaces son tareas cada vez más necesarias en el ámbito empresarial y personal. El coaching nos ayuda a salir de esta conversación de no posibilidad y abrir nuevas puertas. No hay fórmulas mágicas ni recetas; simplemente el compromiso de generar un mundo en el que nos sintamos protagonistas y responsables de nuestra propia existencia. Si nos fijamos en la siguiente afirmación: me mojé porque llovió me pone en la posición de víctima donde las circunstancias condicionan mi vida y yo no puedo hacer nada para cambiarlo. Pero si vemos esta otra afirmación: me mojé porque no llevé paraguas, esto me hace ver la responsabilidad de mis actos y que yo no estoy en una posición victimista ni de pasividad.

El coaching es una disciplina que apunta a generar en el ser humano un cambio en el modo de verse a sí mismo y de ver el mundo que lo rodea. Muchas veces estamos sumergidos en que nuestra manera de ver o de hacer las cosas es la única, “la mejor”; creemos que el otro “está equivocado”, que “no sabe nada” y desde esa creencia invalidamos su opinión. El coaching, en cambio, trabaja desde otro paradigma: la validación del otro como un ser auténtico y  legítimo cuya opinión es tan auténtica y legítima como la propia.

¿Te animas a dar el primer paso? Puedes conectarte a http://www.migpsvital.com y, tras registrarte, verás todos los pasos incluidos en la Metodología Autocoaching®. Una sencilla rueda de la vida que te ayudará a realizar una foto de tu felicidad, para posteriormente indicar los cambios necesarios cuando alguna cosa que quieras no se cumpla. Cuando hayas dado tus primeros pasos de autoconocimiento, si es necesario, busca entonces a un profesional que te ayude a trabajar todo lo que te has propuesta. ¿Te animas?

Ya no ha excusas para no intentar conseguir todo lo que queramos.

¡Recibe cada nuevo artículo por e-mail!

Incluye tu e-mail y serás el primero en recibir cada nueva entrada (NO SPAM)


GRACIAS POR COMPARTIR: Este contenido se puede compartir donde gustes bajo normas COPYLEFT


Acerca de 

Considerado un pionero en comunicación y crecimiento personal y profesional. Colabora numerosas veces en TV, radio o prensa y ha desarrollado la innovadora aplicación de la felicidad miGPSVital, basada en la Metodología Autocoaching. Autor de cuatro libros de crecimiento personal y decenas de artículos.

Pin It on Pinterest

Share This