NO OLVIDEN LEER TAMBIÉN: Los 10 peores coaches que me he encontrado en el mundo del coaching.

Tendremos que esperar unos días para comprobar si la Comisión Ética de ICF España aplica correctamente sus propias normas y expulsa a dos miembros que han faltado al código deontológico que tenemos todos los socios de ICF (que se pueden comprobar aquí).

Por un lado, Doña Viviane Launer, en calidad de Fundadora de ICF España (ver aquí Declaración Vivian Launer), declara en un juicio público en contra de los propios principios que la Comisión de Ética (ver aquí). Vamos, formula incongruencias que no son propias de una persona con el cargo de “past president” de ICF España. Hay más información en esta entrada (ver aquí). Después de varios meses, no ha querido modificar su declaración en ningún aspecto pese a que sigue siendo la entrada más compartida de mi blog (más de 400 personas la han compartido en las redes sociales).

Por otro lado, el actual presidente Don Luis Carchak, ya no sé si por ignorancia supina o por abuso de poder jerárquico, ha cometido reiteradamente errores inaceptables en su gestión:

  • Permitió inicialmente que la Comisión de Ponentes seleccionara los talleristas del Congreso Europeo de Coaching ICF 2011, “a dedo”, es decir, sin ninguna RFP (Request for proposal, petición de propuestas abierta). Como muestra del no saber hacer, querían incluir mujeres como talleristas para contrarrestar que hubieran seleccionado sólo hombres como ponentes (según actas internas que así lo demuestran).
    En enero de este año tuve que elevar esta “falta de profesionalidad” a la Comisión Ética para que no quedarme fuera de los talleres. Como no soy mujer parece que a mí no me iban a seleccionar a dedo, pese a que tengo experiencia en otros congresos internacionales (se puede ver mi propuesta aquí).
    La queja presentada tuvo una doble motivación: por un lado el interés profesional y personal en ser tallerista en Madrid (mi ciudad); por otro, que se cumplieran las estrictas normas de selección de talleristas que “habitualmente” se realizan en todo congreso internacional de ICF (pongo “habitualmente”, porque ¿adivinan quién es tallerista y quién no lo es en el próximo congreso de ICF Chile?). La segunda es mucho más importante que la primera, pues nadie me aseguraba que hubiera otros candidatos mejores, y por ello tuve la ética de apuntar que debían hacerse las cosas bien.
    Reconocida la mala gestión y ejecución, un poco a regañadientes, aceptaron el cambio del método de selección, y Don Luis Carchak me dijo textualmente en una reunión de urgencia: “Pedro, eres un toca-pelotas, ¡pero gracias!” (¡glup!), nos dimos la mano, acordamos conversar por teléfono para cualquier problema, y nos fuimos todos tan contentos. Así fué como se aceptó recurrir un equipo de evaluadores europeos, y estos me eligieron para el congreso después de un proceso serio de evaluación de talleristas.
    Tengo la sensación de que a las personas no les gusta que les corrijan, y menos si tienen mucho poder jerárquico y poco poder experto. Pueden imaginarse que a partir de esta “corrección”, totalmente necesaria, mi presentación en el Congreso fue una pesadilla. Dentro de las acciones injustificadasl realizadas en mí contra baste mencionar que, sin consulta alguna, me hicieran presentar en paralelo a la misma hora que otra persona que trajeron y presentaron como ponente (figura en todos los carteles del evento con los ponentes principales). Como es lógico esto redundó en contra del número de asistentes a nuestros talleres, ya que este ponente estaba presentado en todos los carteles de forma destacada.
  • Burofax ICF España
    Una semana antes del Congreso, y como parecía que Don Luis Carchak no había quedado contento con mi admisión por un comité europeo, firmó un burofax en el que me expulsaba como tallerista, sin realizar una previa llamada o un simple e-mail para comentar la razón o el problema (que eran, en cualquier caso, incompetencias ajenas a mi persona). Para los que no residan en España, indicar que un burofax es una carta legal que se usa como última medida informativa y que tiene un carácter de prueba jurídica-legal. Este burofax está en manos de mis abogados, pero les incluyo aquí el e-mail que mandaron en paralelo que es copia exacta del texto (ver imagen a la derecha).
    Como se pueden imaginar su iniciativa no llegó a buen puerto, y pese a todas las trabas que puso en el camino, pude realizar el taller.
    Me imagino que tendrán curiosidad en saber cómo resolví este extraño incidente a unos pocos días antes del evento. No crean que se resolvió con diálogo ni mediación entre las partes, como cabría esperar entre coachs. Como no parecían dispuestos a dar su brazo a torcer, simplemente involucré a otros compañeros de ICF Mundial, dándoles a conocer cómo ICF España estaba aplicando normas dictatoriales. Estos hechos me han demostrado que las personas del board de ICF España no parecen tener miedo a equivocarse, parecen sólo tener miedo a que otros miembros de ICF Mundial vean que se han equivocado (¡lamentable!). No tardaron ni 48 horas en volver a incluirme en la página web de talleristas, ya que no había justificación alguna y comprobaron como su error podía tener visibilidad fuera de ICF España.

 

  • Don Luis Carchak, una vez pasado el Congreso, debería explicar los motivos que le llevaron a impulsar las anteriores acciones injustificadas. Numerosas personas socias de mi equipo le pidieron explicación de tales actos. Se entiende que una vez pasado el macro evento, y con la cabeza fría, es buen momento para explicar estas acciones y tomar medidas para que no se vuelvan a repetir este tipo de sucesos. Recordemos que  el equipo de Autocoaching S.L. ha patrocinado los tres últimos eventos de ICF España, y que a un cliente siempre se le tiene que tratar con respeto y cariño. Pero ni pasados casi tres meses ha sido capaz de dar una única respuesta sobre los hechos acaecidos.
    Bien al contrario, y para nuestra sorpresa, Don Luis Carchak en una llamada telefónica en el papel de inquisidor (que está grabada y se puede consultar aquí) me notifica que se ha decidido expulsarme como Vocal de la Comisión de Relaciones con Latinoamérica, sin más motivo que indicar que el mandato había caducado. Motivo que no es aplicable sin previo aviso, sin que exista una reunión de la junta (y su correspondiente acta), y sin que se aplique de igual forma y se expulse a otros vocales que llevan más tiempo. Vamos, por aplicación de una norma que no está contemplada en los estatutos y que está motivada por el simple deseo personal de Don Luis Carchak. Por si fuera poco, me expulsa cuando nadie se ha quejado de mi trabajo, un trabajo voluntario y que no es remunerado.

 

Estos son en mi humilde opinión motivos más que suficientes para que la Comisión Ética de ICF España actúe y tome medidas para evitar este tipo de faltas. A nivel personal no tengo nada contra ellas, e incluso me han aportado mucho al indicarme cómo no se deben hacer multitud de cosas. Pero a nivel profesional me queda claro que se esfuerzan en realizar acciones que van contra nuestra empresa y en contra de que consigamos hacer crecer el mercado del coaching.

NO OLVIDEN LEER TAMBIÉN: Los 10 peores coaches que me he encontrado en el mundo del coaching.

¡Recibe cada nuevo artículo por e-mail!

Incluye tu e-mail y serás el primero en recibir cada nueva entrada (NO SPAM)


GRACIAS POR COMPARTIR: Este contenido se puede compartir donde gustes bajo normas COPYLEFT


Acerca de 

Considerado un pionero en comunicación y crecimiento personal y profesional. Colabora numerosas veces en TV, radio o prensa y ha desarrollado la innovadora aplicación de la felicidad miGPSVital, basada en la Metodología Autocoaching. Autor de cuatro libros de crecimiento personal y decenas de artículos.

Pin It on Pinterest

Share This