Es una utilidad estupenda que permite saber quién no juega limpio. Mucha gente te idolatra, te muestra lo mejor de su persona, y sin duda, se gana el estar entre tus contactos del Facebook (además en el grupo de los buenos amigos, no en de los saludados o superficiales). Pero luego, llega un día, y sin la menor de las explicaciones… ¡te borra como amigo! Uy… qué feo… siempre me pareció de auténticos maleducados que ocultan algo. Lo normal con cualquier amigo es que si existe la menor duda, y antes de malinterpretar nada, se agarra el teléfono, el Skype, un mínimo e-mail, y se pregunta o se explica lo que te preocupa. ¿Pero borrar directamente a un contacto? Ya les comparto que es un buen síntoma para detectar a los cucarachas humanas, término bien conocido por quienes seguimos este blog.

Yahoo MailCuando se tienen miles de amigos, la gente piensa que no te vas a dar cuenta, pero ¡es bien sencillo! Facebook no permite (sin un programa externo) exportar los contactos, así que se puede utilizar un pequeño truco. Tienen que tener abierta una cuenta en Yahoo Mail, y desde esa libreta de contactos podrán importar sus contactos de Facebook. Yahoo permite exportar los e-mails a Excel, así que desde ahí, se tienen que hacer copias periódicas e ir comprobando con una sencilla función qué e-mails están desapareciendo… ¡se detecta fácilmente quién te abandona en el camino!

Les podría mencionar ahora algunos presidentes de una organización de coaching, que siempre sonreían, teníamos el gusto de compartir largas veladas y se indicaban como los mejores amigos (alguno hasta está mencionado en los agradecimientos de mis libros). Me temo que a la hora de la verdad se han ido por la puerta de atrás borrándote del Facebook y pensando que no te ibas a dar cuenta. Esto no les hace ni mejores ni peores personas, sólo malos compañeros para futuros viajes. Una cosa es tener amigos virtuales, pero cuando un amigo de carne y hueso se marcha sin decir adiós… ya les aventuro que algo feo esconde.

Así que sean coherentes. Si quieren borrar a alguien del Facebook, porque quizás lo van a dejar de usar (je je, el Facebook, no el amigo) , no hay nada como mandar un e-mail de despedida. Así no pecarán de falta de respeto a la amistad… ¡una pequeña despedida es lo mínimo que se le pide entre amigos! Si no lo hacen, ya se pueden imaginar que será difícil volver a confiar en el futuro.