Creo que ya nunca me desplazaré como antes… tuve que dejar de coger taxis, porque me miraban todos con cara extraña, y ni que hablar de si decía que me iba a coger un avión. Así que me dijeron que tomara un omnibus en vez de autobús, o incluso pidiera un remix en vez de un taxi concertado.

Muchas veces más que currar, estaba sólo robando, y que no había algo tan trucho como mal copiado. La última vez que hice una factura resulta que se llamaba boleta, y que en vez de un CIF tenía un RUT, y que incluía mi cédula en vez de mi DNI.  Vaya kilombo que se había montado por este lío tan sencillo. Ni que decir tiene que en vez de ser forro, no había sido más que tonto.

Cuando acompañaba a los amigos, se sorprendían con la minas que encontraban en el boliche, que eran sólo algunas chicas de un bar. Además en los asados me di cuenta que llevaba chupando todo el día algo tan sencillo como beber un refresco. O que la mantequilla había pasado a ser manteca, los penaltis ahora eran penales, o el arquero no era más que un portero.

En fin… que habrá que acostumbrarse a decir pila en vez de mucho o el ta ta ta, en vez de vale. Total… ¿cuál es el problema de darle un poco de salsa a la comunicación? Personalmente estoy recopado.

¡Recibe cada nuevo artículo por e-mail!

Incluye tu e-mail y serás el primero en recibir cada nueva entrada (NO SPAM)


GRACIAS POR COMPARTIR: Este contenido se puede compartir donde gustes bajo normas COPYLEFT


Acerca de 

Considerado un pionero en comunicación y crecimiento personal y profesional. Colabora numerosas veces en TV, radio o prensa y ha desarrollado la innovadora aplicación de la felicidad miGPSVital, basada en la Metodología Autocoaching. Autor de cuatro libros de crecimiento personal y decenas de artículos.

Pin It on Pinterest

Share This