Me van a perdonar el título, pero no hay día que no encuentre alguna persona a la que le hago de espejo gratis, y que me atribuyen directamente los problemas que sufren. Suelen ser personas que utilizan una cuenta anónima, o simplemente mandan un e-mail en privado. Afortunadamente, no recibo como propios los problemas de los demás, pero no quería perder la oportunidad de escribir una entrada con algunas reflexiones al respecto. La analogía de refrán del perro del hortelano creo que resume muy bien el problema de muchas personas, diciendo “el perro del hortelano no come ni deja comer” (ver aquí).

Si dices algo crítico, bien argumentado y con fundamentos para crecer, ya salta el que se da por aludido. En algunos casos existe un proceso de atribuciones incorrecto, porque parece que no se pueden decir ciertas cosas trabajando de coach, y todo sea dicho, el coaching es sólo una actividad dentro de mi amplio abanico profesional. Al escribir en un blog se escribe siempre como persona, con habilidades informativas, y se pueden describir historias de coaching, pero por definición se entiende que no estoy haciendo coaching al escribir.

Si dices algo positivo, salta el que menciona que escribo mucho y hago poco. De nuevo se critica sin observar el contexto, ni la persona, y sólo por andar llevando la contraria. Ese afán contradictorio es síntoma en muchas personas de un nivel de toxicidad muy alto, que parece pasean sin el menor de los reparos.

Lo mejor es quien dispara al aire cosas como: “Eso es sabiduría, sí señor…Adiós, Pedrito, creo que eres un cantamañanas, mucho más envidioso que todos a los que criticas”, en infinidad de casos sin indicar la más mínima argumentación, y simplemente indicando un insulto gratuito. Incluso se despiden  y todo… ¿para qué? Estos casos es cuando veo el espejo más reluciente.

Incluso ahora parece que todo el mundo es psicólogo, y sino, observen el e-mail que me llegó el otro día: “Tu problema no es otro que tu obsesión por el coaching y la felicidad; abandónalo cuanto antes, que te está trayendo por el camino de la amargura. Éste es el mejor consejo que te puedo dar”. Me pregunto si a partir de los textos de Shakespeare, también le hacían terapia gratuita.

Aunque me quedo con un comentario de una buena compañera Ingrid Silva Cárcamo de Facebook, que creo muy afortunado…

 “¿Por qué será que cuando Pedro comenta algo hay algunos que se dan por aludidos y se ofenden con los comentarios? ¿No será que su conciencia no está muy tranquila? El que nada mal hace, nada mal teme, mientras no te ofendan directamente ¿Por qué tenemos que ser tan quisquillosos con las opiniones de los demás? Además cada propietario de su pagina de Facebook puede comentar lo que se le de la gana y al que no le guste se borra como contacto y punto. Yo sigo a Pedro desde hace algún tiempo y jamás me he sentido ofendida ni tocada por las opiniones de él y de nadie, a no ser que sean groseros, de mala fe y me ataquen directamente. Cuando nuestras emociones toxicas nos están dominando siempre andamos a la defensiva y somos intolerantes con los demás, no nos dejemos llevar por ellas de lo contrario andaremos por el mundo a puñetazos.”

Pues eso joder no joderemos, pero ¡joder!, ¡qué ganas tienen algunos!

P.D.: para mis amigos latinoamericanos, ya saben que en España joder=chingar=coger=tirar=…

¡Recibe cada nuevo artículo por e-mail!

Incluye tu e-mail y serás el primero en recibir cada nueva entrada (NO SPAM)


GRACIAS POR COMPARTIR: Este contenido se puede compartir donde gustes bajo normas COPYLEFT


Acerca de 

Considerado un pionero en comunicación y crecimiento personal y profesional. Colabora numerosas veces en TV, radio o prensa y ha desarrollado la innovadora aplicación de la felicidad miGPSVital, basada en la Metodología Autocoaching. Autor de cuatro libros de crecimiento personal y decenas de artículos.

Pin It on Pinterest

Share This