En este momento de la vida, y en cualquiera que se precie, tienes que recordar que existen sólo dos preocupaciones a tener en cuenta: la primera es la muerte, porque eso es realmente lo único que no tiene solución; la segunda es no inquietarte demasiado porque vayas a morir, porque tarde o temprano, y quizás cuando menos te lo esperes, ocurrirá.

Para todo lo demás, no olvides nunca el kit básico: un sonrisa, una caricia a quien te acompaña, un silencio respetuoso cuando tienes que apoyar a alguien, un pensamiento positivo, un abrazo a los amigos, un beso a la pareja, el mejor mimo a los hijos y familiares, un salto de alegría, y todo lo que se te ocurra y que quizás hace mucho que no expresas. Las emociones, no deben quedar retenidas, pese a que en muchas sociedades se empeñen en apagarlas.

Del resto no hace falta preocuparte, sólo ocuparte con esmero. Anticiparse al futuro, y pensar que todo va a salir mal, sólo te hará sufrir sin sentido.

¡Recibe cada nuevo artículo por e-mail!

Incluye tu e-mail y serás el primero en recibir cada nueva entrada (NO SPAM)


GRACIAS POR COMPARTIR: Este contenido se puede compartir donde gustes bajo normas COPYLEFT


Acerca de 

Considerado un pionero en comunicación y crecimiento personal y profesional. Colabora numerosas veces en TV, radio o prensa y ha desarrollado la innovadora aplicación de la felicidad miGPSVital, basada en la Metodología Autocoaching. Autor de cuatro libros de crecimiento personal y decenas de artículos.

Pin It on Pinterest

Share This