Si vives en España es inviable que no conozcas el fenómeno Podemos dirigido por Pablo Iglesias. Pablo es en la actualidad un eurodiputado que arrasó en las anteriores elecciones europeas y consiguió 5 escaños con más de 1,2 millones de votos en España. Me encanta analizar su crecimiento y vincularlo a dos expresiones muy latinas:

Derecho de piso: entendido como el requisito de tener amigos, contactos o conocidos para entrar en algún puesto laboral o realizar la venta de un servicio. Los contactos son un buen valor del líder carismático, pero para responder correctamente también hacen falta otras habilidades curriculares o técnicas. Desgraciadamente en muchos casos tu experiencia y formación al cambiar de país pueden no valorarla, y se mira mucho aquello de ¿cuántos amigos o conocidos tienes en ese sitio? ¿quién te apoya? ¿de quién eres hijo? ¿por qué zona vives?

Cuidar la chacra (chacra viene a significar terreno): en donde una vez que hayas podido entrar en el círculo, sea por suerte, por méritos (raro), o sea por algún amigo, entonces… ¡la gente quiere proteger su lugar de trabajo y hacen la vida imposible a los que intenten entrar! ¡A salvar el fuerte!, y en donde te encuentras compañeros criticando a otros nuevos compañeros sin argumento profesional, sino con la primera tontería que se les ocurra. Su miedo emocional a perder su puesto, les hace inventar tonterías de calibres insospechados. Pura envidia.

Estas dos expresiones las llevo viviendo en primera persona y personalmente me parecen patéticas. Mi formación profesional es abultada y está compartida públicamente. Algunas de mis conferencias también están compartidas públicamente, en donde se puede comprobar mi forma de expresión. Mis libros también se pueden comprobar, y los dos primeros están editados (no auto-editados) y hasta en otros idiomas. ¿Pero saben qué? Como aquí se cuida mucho la chacra he tenido que escuchar ridiculeces cómo que hablaba con grosería a la gente, que gastaba bromas sexuales en clase, o que era agresivo en mi forma de comunicar. Tonterías sin sentido que se generaban sólo sólo para cuidar la chacra, porque si fueran verdad, no habría durado casi diez años vinculado a la formación rigurosa que he podido impartir en Esade.

Aún recuerdo la persona que me explicó la expresión derecho de piso al llegar a Uruguay. Le encantaba dar lecciones de comunicación diciéndome que era demasiado directo y que me tenía que “ganar el piso” porque por muy bueno que fuera aquí se empezaba de cero. A mí siempre me pareció una incompetente profesional, un modelo de persona a no seguir, por mucho derecho de piso que tuviera ganado. Su incompetencia la dejó demostrada cuando envió un e-mail lleno de faltas de ortografía a una directiva pidiéndome que me echaran. Daba lecciones y no sabía ni escribir ni resolver los conflictos. Mediocridad al poder.

Con Pablo Iglesias, al que llevo siguiendo día a día desde que consiguió ser diputado tras las últimas elecciones europeas, el fenómeno se comprueba con facilidad pues se pueden consultar los programas de televisión en YouTube. Primero se reían de él por no ser político (no tenía el derecho de piso) y considerarle un simple profesor de Universidad. Se equivocaron, porque en sólo 3 meses el grupo Podemos consiguió una barbaridad de votos, seguidores en redes sociales, y adeptos como no creo que haya habido un referente en la historia.

Y ahora que tiene ganado el derecho de piso con los votos obtenidos, el resto de rivales gastan más tiempo cuidando la chacra que haciendo su trabajo. No hay día que la prensa no hable de él, y algunas veces tengo la sensación de que tiene más espacio mediático que el propio presidente del gobierno (sí, ese que da ruedas de prensa sin preguntas). A Pablo Iglesias le han llamado de todo: terrorista, mal profesor, bolivariano, machista, y no sé qué cuántas cosas más, a cual más absurda y mal argumentada. Como suele ser habitual la verdad se acaba sabiendo, aunque es triste que se sigan emitiendo mentiras para engañar a la gente. Y es triste que todavía haya gente que siga votando a los que dicen y dicen mentiras para mantener ese derecho de piso basado en los amigos y no en la profesionalidad. Al final es una chacra llena de casta, como les gusta ahora llamar a los que están al servicio de los grandes poderes económicos.

Hay mucho que aprender de otras culturas, y sin duda, los latinos deben dejar en el pasado el triste amiguismo que abunda en infinidad de ocasiones. Las expresiones derecho de piso y cuidar la chacra espero que pasen a la historia cuanto antes, o seguiremos ofreciendo muy poca competitividad a nivel mundial, y continuaremos potenciando la corrupción, las mordidas, y todos los sobornos imaginables.

 

¡Recibe cada nuevo artículo por e-mail!

Incluye tu e-mail y serás el primero en recibir cada nueva entrada (NO SPAM)


GRACIAS POR COMPARTIR: Este contenido se puede compartir donde gustes bajo normas COPYLEFT


Acerca de 

Considerado un experto en felicidad y pionero crecimiento personal y profesional. Colabora numerosas veces en TV, radio o prensa y ha desarrollado la innovadora Tecnología de la Felicidad (miGPSVital y miGPSProfesional), basada en la Metodología Autocoaching. Autor de cuatro libros de crecimiento personal, decenas de artículos. Conferenciasta internacional que no deja indiferente.

Pin It on Pinterest

Share This