Siempre comento que la mejor forma de entender las cosas es aportando un ejemplo, y qué mejor, que  explicar mi propia Carta a los Reyes Magos en la relación de pareja. Durante más de seis años he podido trabajar de forma consciente la pregunta… ¿cómo sería la persona que me gustaría que me acompañara el resto de mi vida? No me quedo en simplezas del estilo “me gusta alta, con bonitos ojos y que me quiera mucho”. Me refiero a que cada cosa que decía del estilo… ¡eso me gusta!, me preguntaba… ¿y por qué me gusta eso y no lo otro? Había que conectar con el subconsciente (o consciente emocional) y mirar en el pasado qué emociones positivas habría generado que hicieran que ahora eso tuviera un impacto de “deseo”. También era habitual que cuando algo no me gustara, igualmente me indagara… ¿pero por qué eso no me atrae lo más mínimo?, y analizar todos las emociones negativas del pasado que podían estar relacionadas con eso.

Reconozco que no es habitual este tipo de ejercicios, y que mucha gente ha pensado que no tenía “corazón” o emociones por querer llevar todo a un razonamiento mental. Siempre pienso que es irrelevante si tengo más o menos corazón que los demás, pero considero que debido a la larga rehabilitación físico-mental que tuve que realizar tras mi accidente, conozco mejor que mucha gente, cómo late mi corazón. No sólo cómo late, sino por qué lo hace. Ese es uno de  los mayores regalos que tengo todos los días al despertar, y por ello, siempre sonrío cuando alguien pone en duda a mi corazón.

Sólo amor
Para ello, y preguntando siempre a mi interior, no he parado de observar a mí alrededor todo tipo de detalles físicos, sociales, morales, psicológicos, etc. Así, mezclando experiencias y reflexiones he podido llegar al “prototipo” de persona que creo que me reportaría la mayor felicidad en mi quesito del amor. Esto es a día de hoy, porque obviamente nadie sabe lo que pasará mañana. Ya mencionamos que es bien distinto cómo se gestione luego la relación, porque el contexto determina que puedan ocurrir circunstancias para las que no habíamos previsto acción alguna.

Pero hay que empezar por algo, y nada mejor que el presente. Cuando se meditan los valores de cada uno, es más fácil comenzar a listar las preferencias naturales que tenemos. Siéntete cómodo al leer mías, pero reflexiona de forma pareja en tu interior, porque lo importante es que tu Carta a los Reyes Magos esté bien llevada al consciente:

La vida es lo que haces de ella.
Valor vida

  • Alguien que valore el respirar, y que sepa disfrutar cada segundo en que se llenan sus pulmones de aire, ya que aprecia estar viva. Después de haber estado muerto durante unos segundos, no comprendo a la gente que olvida el hecho de que llegando aire a sus pulmones tiene todo lo necesario para vivir.
  • Alguien que tenga valores, esperanzas e ilusiones, ya que le definirán siempre un camino a seguir cuando vengan malos momentos.
  • Alguien que sienta cada rincón de su cuerpo, en donde por ejemplo, al girar los pulgares juntos y sentir su tacto, perciba un cosquilleo espontáneo e intenso. Pero más importante aún es que cuando siente mi pulgar acariciar cada palmo de su piel, un fuerte impulso le hace recordar que ha merecido la pena vivir sólo por recibir una de esas caricias.
  • Alguien que sepa sonreír, hasta en las peores ocasiones. Es más, cuando tenga un problema y olvide la sonrisa, con un simple mimo, vuelva rápidamente a sonreír.
  • Alguien que quiera tener hijos, simplemente porque quiero tener la experiencia de dar cariño a un bebé, y sentir que es más importante que mi propia vida.
  • Alguien que haya tenido experiencias en su vida de las que se sienta orgullosa. No se debe sonrojar ante nadie por lo bien o mal que haya hecho algunas cosas, sólo avergonzarse de no haber sabido disfrutar todo un poquito más.
  • Alguien que se sienta libre, y nunca se sienta atada a mí. Ni por su parte que requiera que yo esté atado a ella. Cuando he vivido relaciones celosas en el pasado, hubiera o no motivo, siempre me ha parecido una falta de inseguridad que genera un grado de toxicidad en la relación que la acaba ahogando sin remedio.

Recuerda que te puedes apoyar en la Aplicación miGPSVital para trabajar tu carta a los Reyes Magos:

(continúa en la siguiente página)

¡Recibe cada nuevo artículo por e-mail!

Incluye tu e-mail y serás el primero en recibir cada nueva entrada (NO SPAM)


GRACIAS POR COMPARTIR: Este contenido se puede compartir donde gustes bajo normas COPYLEFT


Acerca de 

Considerado un pionero en comunicación y crecimiento personal y profesional. Colabora numerosas veces en TV, radio o prensa y ha desarrollado la innovadora aplicación de la felicidad miGPSVital, basada en la Metodología Autocoaching. Autor de cuatro libros de crecimiento personal y decenas de artículos.

Pin It on Pinterest

Share This