¡Me encantan los gurús! Ahora está de moda eso de ser gurú. No entiendo del todo la explicación, pero parece que cuando sales en la televisión hablando de un tema concreto, ya te pueden catalogar de gurú. Lo habitual es haber hecho un doctorado lleno de estadística sobre un tema, haberse recuperado de una enfermedad terminal, o quizás haber tenido la capacidad de sobrevivir “por fortuna” a un trágico accidente.

Déjense de historias. Todos somos gurús. Los mejores gurús. Los gurús de los gurús. ¿Quién conoce y disfruta la vida mejor que nosotros? ¿Para qué necesitamos ver a una persona en la televisión o en una conferencia dando consejitos enlatados? Nos pueden ayudar un rato, pero ¿qué pasa mañana cuando nos levantemos con los cientos de problemas que tenemos?

Mejor, poner una pieza de autoconfianza en nosotros. Leernos un libro de buenas técnicas para mejorar aquello que nos guste. Dejar de juntarnos con quejicas tóxicos que nos restan energía y tener conversaciones productivas con buenos amigos.  Y siempre, siempre, siempre, evitar dejar la sonrisa en casa. Nuestra mejor habilidad como buenos gurús que somos: sonreír por lo bien que nos sentimos.

¿A qué merece la pena?

¡Recibe cada nuevo artículo por e-mail!

Incluye tu e-mail y serás el primero en recibir cada nueva entrada (NO SPAM)


GRACIAS POR COMPARTIR: Este contenido se puede compartir donde gustes bajo normas COPYLEFT


Acerca de 

Considerado un pionero en comunicación y crecimiento personal y profesional. Colabora numerosas veces en TV, radio o prensa y ha desarrollado la innovadora aplicación de la felicidad miGPSVital, basada en la Metodología Autocoaching. Autor de cuatro libros de crecimiento personal y decenas de artículos.

Pin It on Pinterest

Share This