Recientemente se ha destapado el caso LuxLeaks uno de los mayores insultos a la inteligencia del hombre, que para quien no lo conozca, consiste en la implantación de leyes en Luxemburgo (¡país Europeo!) para que las empresas evadan impuestos legalmente. Sí, legamente las empresas pasan de pagar montos del 25 % ó 30 % a tipos inferiores al 1 %. Todo legal, oiga sí, legal.

 

Vamos, que el ciudadano “medio” pagando impuestos, ¿verdad que cada vez más?, pero los países y empresas saltándose la obligación. Cientos de empresas como Ikea, Pepsi, Amadeus, Walt Disney (¡alegría para los niños!),… que se supone que tienen un código ético, resulta que evaden pagar impuestos usando estos recursos que les provee Luxemburgo. Por cierto el que fuera Ministro del país, que aceptó esos acuerdos, Juncker, ahora es el mayor representante de Europa (ahora me da vergüenza decir que soy europeo).

Bush Jr. demostró lo fácil que es manipular “las verdades del estado” para invadir a un país como Irak y matar a miles de civiles. Ahora Juncker nos demuestra lo fácil que es evadir impuestos para así robar al ciudadano. ¿Qué va a ser lo siguiente? Reflexionemos…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

TIEMPO PARA REFLEXIONAR…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

MÁS TIEMPO PARA REFLEXIONAR…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

MUCHO MÁS TIEMPO PARA REFLEXIONAR…

 

 

 

 

 

“Según la historiografía clásica, la Revolución Francesa marca el inicio de la Edad Contemporánea al sentar las bases de la democracia moderna, lo que la sitúa en el corazón del siglo XIX.”, Wikipedia dixit. ¿Y qué tuvo en sus orígenes la Revolución Francesa?… “El conjunto de la población mostraba un resentimiento generalizado dirigido hacia los privilegios de los nobles y del alto clero, que mantenían su dominio sobre la vida pública impidiendo que accediera a ella una pujante clase profesional y comerciante”, Wikipedia dixit.

La gente dejó de tener miedo y tomó la Bastilla, para que al final fuera el pueblo el que tomara el poder de nuevo. Son muchos los movimientos que han surgido en esta línea, y me ahorro nombrarlos porque son de dominio público.

Confié en la Religión y todos sus mandamientos, aquello de “no matarás”, “no robarás”, etc… Después confié en la Responsabilidad Social Corporativa y en la inteligencia de los mercados de regular los abusos. Pero no funcionan, y a los hechos me remito.

¿Siguiente paso? Toca barrer todo el exceso cometido y parece que correrá sangre por el río… Aunque desde mi punto de vista, bastaría solo con que la ONU prohibiera el secreto bancario y que invadiera cualquier país que no lo condenara… ¿verdad que no se atreven?

¡Recibe cada nuevo artículo por e-mail!

Incluye tu e-mail y serás el primero en recibir cada nueva entrada (NO SPAM)


GRACIAS POR COMPARTIR: Este contenido se puede compartir donde gustes bajo normas COPYLEFT


Acerca de 

Considerado un experto en felicidad y pionero crecimiento personal y profesional. Colabora numerosas veces en TV, radio o prensa y ha desarrollado la innovadora Tecnología de la Felicidad (miGPSVital y miGPSProfesional), basada en la Metodología Autocoaching. Autor de cuatro libros de crecimiento personal, decenas de artículos. Conferenciasta internacional que no deja indiferente.

Pin It on Pinterest

Share This