1. Muchos piensan que todo es posible. Bueno, que arreglen la corrupción, las guerras, el hambre, y que luego vean si se pueden aplicar el cuento. A ver si entienden que el contexto influye, y mucho.
  2. Algunos indican que sólo hay que cambiar de perspectiva para arreglar las cosas. Bueno, que vengan a cuidar a mis hijos, trabajen sin parar para pagar mi hipoteca todos los meses, y que luego me cuenten cómo lo ven.
  3. Muchos afirman que con el diálogo se arregla todo. Bueno, que se lo digan a las víctimas del terrorismo y de paso les mencionen que sobran las cárceles. Y como dice Risto Mejide, “si cuando hablas nadie se molesta, es como si no hubieras dicho nada”.
  4. Algunos creen que un cursillo de fin de semana les vale para ejercer. Bueno, mientras sólo se solicite que puedan pagar el curso, sin haber requisitos de aceptación o exámenes de ingreso, me temo que se pueden ir con el cuento a otra parte.
  5. Muchos mencionan ofrecer calidad sin saber lo que es. Bueno, que les autorice cualquier club de amigos no vale para que se piensen que tienen una ISO. El atributo de calidad lo otorgan organismos independientes o los clientes, no los propios coaches.
  6. Algunos dicen que si no estoy positivo y en armonía no conseguiré nunca estar bien. Bueno, que vengan a despedir a los cientos de empleados que me ha pedido mi jefe que despida simplemente porque hay que dar más beneficios.
  7. Muchos piensan que hay que tener un sueño para ser algo en la vida. Bueno, cuando acaben de ver películas de Walt Disney que vengan a contarme por qué murió el Rey León en la película.
  8. Algunos creen que toda persona de éxito tiene un coach. Bueno, nunca me han hecho coaching y tengo más éxito del que se puedan imaginar.
  9. Muchos afirman que el coaching va a ayudarme a conseguir cosas que nunca me había imaginado. Bueno, que se lo expliquen a mis consultores, que ya me ayudan a expandirme en mis negocios con análisis profesionales de lo que hace mi competencia.
  10. Algunos me vienen a vender sus paquetes de 24 sesiones para poder dar los primeros pasos en mi vida. Bueno, que hablen con mi terapeuta, al que no aguanté ni seis sesiones.

No nos engañemos, esta es la realidad que piensa la gente común.  Así que más le vale plantearse a los coaches charlatanes (o truchos)… ¿qué están haciendo mal? El coaching no pasa de ser un oficio (prefiero llamarlo disciplina o técnica) y no es una profesión reglada por el estado (sólo en algunos países como Inglaterra). Es decir, si un arquitecto te monta mal una casa, tiene todas las papeletas para ir a la cárcel. Si un vidente, coach, visionario, o lo que sea, te dice malamente qué hacer mañana, no hay forma de denunciarlo.

Para mí el coaching es una técnica que complemento con otras, y con el humo que hay en el mercado, lo menos que quiero es que me llamen coach. Soy ingeniero con una excelente maestría y demostrada experiencia en gestión empresarial, coaching, liderazgo y comunicación. Además hemos desarrollado una herramienta que ayuda al desarrollo personal profesional, como te presento en el siguiente video:

La palabra coach la utilizan muchos para vender humo. ¿Verdad que cansa?

TE GUSTARÁ… eBook gratuito con preguntas coaching

¡Recibe cada nuevo artículo por e-mail!

Incluye tu e-mail y serás el primero en recibir cada nueva entrada (NO SPAM)


GRACIAS POR COMPARTIR: Este contenido se puede compartir donde gustes bajo normas COPYLEFT


Acerca de 

Considerado un experto en felicidad y pionero crecimiento personal y profesional. Colabora numerosas veces en TV, radio o prensa y ha desarrollado la innovadora Tecnología de la Felicidad (miGPSVital y miGPSProfesional), basada en la Metodología Autocoaching. Autor de cuatro libros de crecimiento personal, decenas de artículos. Conferenciasta internacional que no deja indiferente.

Pin It on Pinterest

Share This